El mar
Publicado: 15/03/2010
Por Nahum Montt

El mar

Nahum Montt reseña El mar de John Banville Anagrama, 2006 222 páginas

Existen novelas “vértigo” que te arrastran por el tobogán de una trama deslumbrante; novelas en las que es imposible detenerse y cuya zambullida violenta al final te sacude como una bofetada. Novelas “Caperucita Roja”, que sin sospechar el desenlace, te transmiten el placer de tomar el camino más largo y te convierten en un paseante que se deleita en la lentitud. Novelas “arenas movedizas”, que te paralizan y sumergen, de manera implacable, en lo más profundo y misterioso de una subjetividad rica en contrastes y reflexiones. Existen pocas novelas capaces de despertar sensaciones tan contradictorias. El mar, de John Banville, es una de ellas.

¿Y cómo lo logra? “El pasado late en mí como un segundo corazón”, afirma Max Morden, el narrador, un diletante obsesionado con escribir sobre la pintura de Pierre Bonnard, al hospedarse en una vieja pensión en Ballyless, pueblo de la costa irlandesa. Y la clave está allí. Tres niveles de pasado confluyen en la narración. El primero, o la punta del iceberg, es el presente que se transforma en pasado inmediato; transcurre en la pensión en compañía de la anciana administradora, la señorita Vavasour, y el coronel Blunden, un militar abandonado en la soledad de aquella casona antigua. El segundo nivel del pasado está marcado por la evocación de Anna, su esposa que recién ha fallecido y su hija Claire, a la que es incapaz de comprender. El tercer nivel está dado por la evocación del mismo lugar en un verano de su infancia, cincuenta años atrás, cuando conoció a la familia Grace; primero se enamora de la señora Grace y después de Chloe, la hija, acompañada siempre por su hermano mellizo Myles y Rose, la niñera.

Los tres tiempos, ráfagas de recuerdos manejadas con brutal indiferencia y calculada inmediatez, se funden ante la presencia del gran personaje de la novela, el mar, “donde todas las cosas que me habían desconcertado de pequeño quedaban resueltas, todos los misterios se aclaraban, todas las preguntas se respondían, y los momentos transcurrían gota a gota, casi sin darte cuenta, gotas doradas una tras otra, hacia el descanso eterno y definitivo, casi sin darte cuenta”.

“Un magistral estudio del recuerdo del dolor, la memoria y el amor”, reza el acta del jurado que le otorgó el Booker en 2005. El mar ganó entre 109 libros inscritos por las editoriales y en el camino quedaron novelas de McEwan, Ishiguro, Rushdie, Coetzee y Barnes.

Nacido en Wexford (Irlanda), en 1945, John Banville llega a nuestro idioma con la potencia y el carisma para convertirse en autor de culto. Su trayectoria literaria se remonta a 36 años atrás y El mar es su decimocuarta novela.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.