Recursos humanos
Publicado: 15/03/2010
Por Felipe Cala Buendía

Recursos humanos

Felipe Cala Buendía reseña Recursos humanos de Antonio García Ángel Planeta, 2006 345 páginas

Una cinta roja atraviesa la portada del libro: “Antonio García Ángel fue seleccionado por la Rolex Mentor and Protégé Arts Initiative para escribir esta novela con la tutoría de Mario Vargas Llosa”. Más allá de la estrategia publicitaria que este anuncio entraña, su efecto es el de depositar una gran responsabilidad sobre los hombros del joven escritor. Pues es innegable que alguien que recibe un jugoso adelanto en dólares por una novela inexistente, que además habrá de ser escrita bajo la supervisión de uno de los autores latinoamericanos más importantes, no puede salir con un chorro de babas.

Recursos humanos no es el caso y García Ángel cumple con cada una de las expectativas generadas por la cintita roja. La suya es una historia cotidiana, anclada en las profundidades de la clase media bogotana: la misma que se desgasta en la rutina del trabajo, que hace proyectos en el aire y que sueña con eternos planes de financiamiento para comprar casa propia. Ricardo Osorio, el protagonista, es el jefe de Recursos Humanos de una empresa que, tras innumerables remodelaciones, se ha convertido en un laberíntico emporio del que no se sabe muy bien qué es lo que hace. Su misión, durante estos diecisiete días, es la de organizar la fiesta de aniversario, mientras lucha por salir impune de un matrimonio asfixiante y largarse con la voluptuosa amiga de su mujer. Sobra decir que esto no es tan fácil como parece y que, para lograrlo, Osorio tendrá que echar mano de todos los recursos humanamente posibles.

García Ángel se aparta así de las balaceras, narcotraficantes y escándalos de corrupción a los que nos había acostumbrado la literatura nacional de las últimas dos décadas. Lejos está esta novela de la consabida fórmula de sexo, drogas y rock ‘n’ roll. Sexo sí hay –afortunadamente para Osorio–, pero es un sexo cotidiano y motelero, propiciado apenas por un infructuoso deseo de evasión; las drogas son inexistentes, a no ser por los incontables cigarrillos del protagonista o la ocasional marihuana de algún personaje; y el rock ‘n’ roll va por cuenta de un trío tropical, contratado para amenizar la fiesta.

En últimas, Recursos humanos es una novela refrescante, que juega sin pretensiones con los recursos propios del género y que, sobre todo, nos hace sonreír con el cinismo de quien se mira recién levantado en el espejo del baño.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.