Confundiendo historias
Publicado: 15/03/2010
Por Luis Bernardo Yepes Osorio

Confundiendo historias

Luis Bernardo Yepes Osorio reseña Confundiendo historias de Gianni Rodari Ilustraciones: Alessandro Sanna Kalandraka, Libros para Soñar, 2004 32 páginas

El señor Bianchi tenía por costumbre contarle a su hija un cuento cada día, pero como su profesión lo obligaba a viajar por toda Italia, muchos se los contaba por teléfono y eran cortos, pues las llamadas a larga distancia suelen ser costosas. Una de esas historias es sobre un abuelo que intenta contarle el cuento de Caperucita Roja a su nieta, pero lo hace mal, lo enreda. Quizá adrede, para que la niña lo deje leer el periódico en paz.

Esta divertida historia (que apareció por primera vez en 1962), se publicó en formato álbum en 2003 con el título de A Sbagliare Le Storie y Antonio Rubio la tradujo al castellano en 2004 como Confundiendo historias. Al divertimento propio del relato se suman unas ilustraciones consecuentes con ese tono jocoso característico en las narraciones de Rodari.

Las ilustraciones de Alessandro Sanna dan cuenta de un ambiente urbano donde el personaje central de la historia, Caperucita Roja, interactúa con el abuelo mientras los lectores sabemos que es la nieta quien lo hace, o por lo menos es así como lo plantea Rodari en su texto. Este artilugio de Sanna hace que los niños se identifiquen de nuevo (si alguna vez han leído la versión del cuento de los hermanos Grimm), con ese personaje entrañable de la literatura infantil. A medida que la historia avanza, el ilustrador logra, con sus dibujos de trazos sencillos y empleando técnicas como el collage simple, ir más allá de los fragmentados diálogos.

Estamos frente al clásico libro álbum que clama por una lectura simultánea de texto e ilustraciones.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.