La guerra
Publicado: 16/03/2010
Por Gloria Esquivel

La guerra

Pippo Delbono, una de las figuras más reconocidas del teatro italiano, trae una tropa de bufones que harán estremecer a los espectadores de la obra Guerra.

Ver el trabajo del actor, director y dramaturgo italiano Pippo Delbono (1959, Varazze) es presenciar la anarquía, la libertad y el caos. No solo porque dentro de sus obras logra conjugar influencias tan disímiles como las del teatro Noh y Kabuki con sus experiencias como alumno de Pina Bausch y algunos elementos tomados de las películas del polémico director y escritor italiano Pier Paolo Pasolini, sino porque dentro de su compañía, fundada en 1986 junto con el actor argentino Pepe Robledo, el director ha sabido encontrar belleza en lo marginal al incorporar a mendigos rehabilitados, ex cantantes de rock, un niño con síndrome de Down y a Bobò, un sordomudo de 72 años al cual el director conoció hace trece años durante una visita al manicomio de Averes y quien se ha convertido en la estrella central de sus obras.

Delbono presentará en el Festival Iberoamericano de Teatro Guerra, la cual escribió en 1998 inspirado en La odisea, pero también en el testimonio de un niño en medio de la guerra de Sarajevo y en su propia experiencia frente a la enfermedad y a la locura. Para Delbono, es una obra que no solo apela a las grandes guerras en las que la humanidad se ha visto envuelta: “La guerra es la monstruosidad que existe en cada uno de nosotros y el teatro puede convertirse en un proceso de conmoción que nos hace mirar ese monstruo”. Esta puesta en escena, que ha sido descrita como “furiosa” alrededor del mundo, ha cosechado grandes críticas por tratarse de un espectáculo en donde la gesticulación y las acciones físicas de los actores logran desplazar los textos.

Y es que pareciera que el teatro que escribe, dirige y actúa Delbono fuera la historia de su vida contada a través del cuerpo. Es un teatro lúdico que busca reivindicar la figura del bufón: hace reír, estremece a la audiencia y entiende la inmensa emotividad que se encuentra detrás de lo marginal. Además, es un rito de libertad total. Un lugar en donde el caos se canaliza y se transforma en belleza.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.