Nace en Buenos Aires Paseo de la historieta
Publicado: 23/07/2012
Por EFE.

Nace en Buenos Aires Paseo de la historieta

Desde hace algunos días la conocida escultura de Mafalda, instalada en el barrio porteño de San Telmo, tiene acompañante: se trata de una figura de Isidoro Cañones, el "playboy" de la saga "Patoruzú", del dibujante Dante Quinterno.

En lo que será el nuevo paseo público dedicado a personajes populares de la historieta argentina se ubicarán varias estatuas más con personajes como Larguirucho, creado en 1967 por el dibujante hispano-argentino Manuel García Ferré, y Clemente, personaje de 1973 por el historietista argentino Carlos "Caloi" Loiseau.

El artífice de esta iniciativa, impulsada por el Gobierno de Buenos Aires, es el artista plástico Pablo Irrgang quien ha venido creando estas figuras en resina y fibra de vidrio, como parte de actividades que se enmarcan en la reciente inauguración del primer Museo de la Historieta argentina.

El paseo se completará con esculturas de Matías, el niño creado por el dibujante Sendra en 1993; el Loco Chávez, el periodista al que dieron vida Horacio Altuna y Carlos Trillo, y las chicas curvilíneas de la historieta "Divito". Tendrán también su lugar en las calles de San Telmo: Don Fulgencio, de Lino Palacio, el propio Patoruzú, y Gaturro, el gato de ácidos comentarios salido de la imaginación de Nik.

"Estos personajes nos representan y con ellos fuimos creciendo, compartiendo aventuras inolvidables. Es un homenaje que desde la ciudad les hacemos a los grandes autores de la historieta argentina y queremos que los vecinos lo disfruten en familia", dijo el jefe de Gabinete de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, en declaraciones para el diario Clarín, de Buenos Aires.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.