El encantador: Nabokov y la felicidad
Publicado: 12/12/2013
Por Revista Arcadia

El encantador: Nabokov y la felicidad

Lila Azam Zanganeh / Duomo

 

 

 

 

 

 

El encantador mezcla diversos géneros: la biografía, el reportaje, la crítica y la ficción. Pertenece a una categoría que, a partir de Oscar Wilde y  Borges, podríamos llamar crítica artística, para la cual el autor y la obra comentada no constituyen un dique sino una fuente de inspiración. Dice Lila Azam, la joven escritora francesa de origen iraní que vive en Nueva York y que ha deslumbrado a sus lectores con este original primer libro: “Para mí ha sido como bailar un tango con Nabokov. El encantador es un baile, a veces con acrobacias, en un espacio creado con el movimiento en círculos del baile”.

https://www.duomoediciones.com/cont/associatedContent/docsPot/encantador_FRONT.JPGPara que la crítica artística se justifique, el requisito básico es que esté bien escrita. Y El encantador es un logro de estilo, con una impecable traducción de Susana Rodríguez-Vida y una bella edición con fotos e ilustraciones. Una crítica vital, creativa. Y un gran homenaje al maestro. No es poca cosa, pero El encantador va más allá: se convierte en una de las más sugestivas lecturas que se han hecho del autor de Lolita, Habla memoria y Ada o el ardor.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.