Rodrigo Rey Rosa
Publicado: 26/02/2014
Por RevistaArcadia.com

Rodrigo Rey Rosa

Leía por segunda vez “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” una tarde hace treinta y tantos años en la sala de la casa de mis padres. En la portada del libro –Ficciones de Borges– estaba el dibujo de una cabeza humana, el cráneo seccionado por un corte horizontal. Suspendidas dentro del cuenco craneal estaban unas figuras geométricas –un cubo, y dentro del cubo, una esfera (seccionada como el cráneo) y dentro de la esfera una estructura piramidal, y dentro, otra esfera–. Supongo que eso atrajo al estudiante de medicina con vagas aspiraciones a neurobiólogo que era yo en 1979, el que compró el libro la víspera en una pequeña librería en un sótano en el centro de la ciudad de Guatemala. A medio relato dejé de leer, me volví hacia los ventanales y me quedé mirando las copas de los árboles doradas a medias por el sol más allá del balcón con una mezcla de vértigo y felicidad. Acababa de hacer un descubrimiento definitivo acerca de mí mismo: quería ser escritor.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.