Piedad Bonnett
Publicado: 26/02/2014
Por RevistaArcadia.com

Piedad Bonnett

Muchas cosas incidieron en mi vocación de escritora: mis lecturas infantiles, sobre todo, que me llevaron a creer durante años que en algún lugar existían las hadas y los gnomos de los cuentos de Andersen y Perrault. Pero recuerdo mucho una experiencia muy sencilla que creo que me decidió a dedicarme al oficio. Tendría yo unos quince años cuando me encerré en la biblioteca de la casa de mis papás a leer Crimen y castigo. Yo estaba sola, llovía mucho ese día en Bogotá, y con el ruido de la lluvia afuera yo me hundí en la novela, literalmente transportada a otro siglo, otra ciudad, otra cultura, experimentando un placer inmenso mientras leía. En algún momento alcé los ojos del libro y los clavé en la calle, que veía a través de un ventanal, pero en la que no reparaba hacía mucho rato. Había dejado de llover, el pavimento estaba aún empapado, y una luz plateada, misteriosísima, lo invadía todo. Fue una pequeña epifanía: me dije que la de esa tarde era una forma muy honda de felicidad, y que quería pasar el resto de mi vida leyendo, y tratando de escribir relatos que causaran en otros tantas emociones como las que aquella tarde me había dado Dostoievski. Dos años después entré a estudiar Literatura. 


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.