Pedro Libre!
Publicado: 12/09/2014
Por Daniel Correa*Bogotá

Pedro Libre!

Pedrito Martínez pisó el escenario del Teatro Libre sobre las ocho y diez de la noche del jueves 11 de septiembre en lo que fue su primera visita a nuestro país como líder de su propio cuarteto.

Vestido completamente de blanco como lo reza la tradición santera y con una copa de vino en la mano, saludó efusivamente al público colombiano y brindó por su cumpleaños número cuarenta y uno. 

Su música en Bogotá fue como un soplo de brisa marina en medio de las montañas y el cemento gris. Cantos entonados desde el corazón con afinación perfecta a cuatro voces y una aplanadora rítmica como base fueron el engranaje de una máquina de peso pesado que sacudió anoche el altiplano cundiboyacense.

 Con un sonido típicamente cubano y urbano, heredero de la Timba y la Rumba, y con sabor a Soul y Jazz se dio inicio al concierto entre aplausos y declaraciones tempranas de amor para el público asistente. Pedrito estaba feliz. Sus compañeros de escena también y los asistentes al Teatro Libre no escatimábamos en aplausos y elogios para cuatro artistas que llegados desde la capital del mundo y con sus raíces en Cuba y Perú, se sintieron privilegiados de compartir su música y su ancestro africano. El Pedrito Martínez Group suena a barrio latino adornado por letras que le cantan al amor y a la conciencia, a la aventura de la vida y los problemas cotidianos. Pedrito es una bomba rítmica de presencia impactante y un carisma arrollador. Maestro de  ceremonias y juglar urbano. Poseedor de la tradición africana y cubana, de cantos y golpes de tambor milenarios y misteriosos. Sensei de los tambores y la voz, del lenguaje de la calle y la alegría cubana.

 Sentada junto a Pedrito y comandando a la par estuvo la no menos brillante, Ariacne Trujillo, con dedos como bailarines en miniatura recorriendo el teclado de su piano sin descanso y con precisión suiza; y con un manejo impecable de la técnica clásica, del lenguaje del jazz y de la música popular, deleitó al público no solo con su piano sino con una voz llena de Soul y el inconfundible movimiento de cintura cubano. Hubo guiños y mimos fáciles al público que dejaron la sensación de que esta es una banda más natural de lugares más cálidos para compartir su música con un trago en la mano y bailando hasta el amanecer.

 Pedrito tiene mucho camino por recorrer en el mundo de la música, esperemos que sus exploraciones nunca paren y nos vuelva a sorprender.

 


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.