El patio de los vientos perdidos
Publicado: 10/12/2014
Por Revista Arcadia

El patio de los vientos perdidos

Roberto Burgos Cantor / Seix Barral



Hace 30 años, cuando se publicó El patio de los vientos perdidos, Roberto Burgos Cantor era un escritor en pugna por conseguir un lugar desde el cual decir. Decir la vida de su infancia en Cartagena, de sus fantasmas, de un incendio en la vieja casa familiar; decir la migración a la ciudad y el encandilamiento por la literatura. Hablar desde la vocación solitaria después de haber estudiado Derecho y ganarse la vida como abogado. Escribir una novela como esta en la que, tras Lo amador, su primer e imprescindible libro de relatos, aparecían también los músicos, los boxeadores, los solares olvidados y las mujeres, como Germania, aquella solitaria mujer que sabe de todos, aunque nadie sepa de ella. Una novela que hoy se lee de otra manera, acaso más comprensiva, menos apegada a la idea de entonces cuando se suponía que todo debía ser opuesto a García Márquez. Y no, Burgos, Caribe también, reivindicó su pasado, su ciudad y su lenguaje. Y lo podemos seguir leyendo gracias a esta reedición.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.