Adiós a Francisco Porrúa, el editor de Cien años de Soledad
Publicado: 23/12/2014
Por RevistaArcadia.com

Adiós a Francisco Porrúa, el editor de Cien años de Soledad

Francisco Porrúa, editor de Cien años de soledad murió a los 92 años el pasado 19 de diciembre en el Hospital de la Esperanza de Barcelona. Porrúa publicó Rayuela de Cortázar y tradujo varias novelas de Tolkien y Bradbury.

 Nacido en La Coruña en 1922, Francisco Porrúa fue hijo de un marino mercante y vivió desde los dos años en Argentina. Estudió Literatura en Buenos Aires y en 1955 fundó el reconocido sello independiente Minotauro. La casa editorial publicó importantes obras de la literatura universal y se convirtió en una de las principales editoriales de ciencia ficción en español. Su primer libro editado fue Crónicas marcianas de Ray Bradbury con prólogo de Jorge Luis Borges.

Porrúa trabajó también como editor de Sudamericana, sello del cual fue Gerente General. Su paso por esta editorial fue crucial para que muchos lectores conocieran las obras de autores como Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Manuel Puig, Alberto Girri, Juan José Saer y Alejandra Pizarnik, entre otros.

En 1965 Gabriel García Márquez le escribió una carta a Francisco Porrúa en la que le contaba sobre un nuevo proyecto. “Estoy trabajando en mi quinto libro: Cien años de soledad. Es una novela muy larga y muy compleja en la cual tengo fincadas mis mejores ilusiones (…) A pesar de las dificultades con que trabajo en este libro que he planeado durante unos 15 años, estoy haciendo esfuerzos para terminarlo a más tardar en marzo”, decía el Nobel colombiano.

Cuando Porrúa recibió las primeras páginas del manuscrito de Cien años de soledad, no tuvo ninguna duda. “La publicación ya estaba decidida con la primera línea, con el primer párrafo. Simplemente, comprendí lo que cualquier editor sensato hubiera comprendido en mi lugar: que se trataba de una obra excepcional”, dijo el editor. La novela se publicó en junio de 1967.

Editor, traductor y un lector voraz, Porrúa fue un hombre reservado. En el libro Aquellos años del boom dice, “El editor debe ser anónimo, el editor no es más que su catálogo, no cuenta más que con eso. Si el catálogo es bueno, tú eres un buen editor; si no, lo eres malo (...) El editor desaparece con su muerte y no deja más que unos libros editados”.

Maricarmen Porrúa, hermana menor del editor  dijo en una entrevista con el diario el Clarín que su hermano tradujo un infinidad de libros de ciencia ficción del inglés al español usando seudónimos para los cuales usaba los apellidos de su familia.  “Paco no era ostentoso. Ese era su estilo”, dijo Maricarmen Porrúa.

 

 

 
 

 


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.