¿Dónde está Dios en todo esto?
Publicado: 14/04/2015

¿Dónde está Dios en todo esto?

Arcadia y Cine Colombia estrenan Timbuktu el 21 de abril en una función exclusiva para los lectores de la revista. Nominada al Óscar como Mejor película extranjera y ganadora del Premio del Jurado Ecuménico en el Festival de Cannes, la película explora la vida de una comunidad bajo el poder del régimen Islamista.

La cinta del director Abderrahmane Sissako inicia con una escena en la que un grupo islamista intenta matar en un carro a una gacela disparándole una y otra vez. Es la imagen violenta de un grupo que arremete en contra de la naturaleza por deporte. La imagen sirve como metáfora de lo que sucede en el resto de la película: una sociedad a la que le oprimen su naturalidad hasta ahogarla por completo. 

Timbuktu, una ciudad del oeste africano en Mali, es invadida por un grupo jihadista que desconoce las tradiciones culturales de la región e incluso su idioma. Como el retrato de cualquier otra invasión, la llegada de este grupo a la ciudad plantea el problema de enfrentarse con un desconocido del que no solo ignora por completo su cultura, sino que, para  problematizar aún más el asunto, tiene una interpretación muy distinta del islam. 

Un hombre interrumpido mientras ora en una mezquita les dice a los líderes jihadistas: “Acá en Timbuktu usamos la cabeza y no las armas para consagrarnos a nuestra religión”, y un segundo hombre pregunta: “¿dónde está Dios en todo esto?”, después de que el nuevo régimen prohíbe la música, el fútbol, el uso de pantalones largos para hombres y que las mujeres anden con la cabeza y los pies descubiertos. La población de Timbuktu cuestiona el control extremista del jihad. Mientras que unos se reúnen a cantar en sus casas en la noche, otros juegan partidos de fútbol con un balón imaginario, que suspenden cuando los líderes del jihad aparecen, y aparentan que están estirando. 

A pesar de que el grupo islamista se presenta de una manera humanizada, la película no deja de lado el violento horror que vive esta comunidad en nombre de la religión (una visión de la religión completamente distorsionada donde los pecados más castigados resultan ser el adulterio y la música). La película se estrenó en Europa después del atentado contra la revista Charlie Hebdo y el alcalde de Villiers-sur-Marne, un suburbio de París, no dudó en prohibirla en las salas de cine locales argumentando que la película reivindica el terrorismo. En una entrevista de Sissako con el New York Times, el director dijo que no representa la realidad mostrar al jihad como una persona completamente mala, y que no tiene ninguna similitud con él. 

En este sentido es que se humaniza al grupo extremista: no olvidando el horror, no revindicando la violencia, sino mostrando la fragilidad del ser humano que tal vez sin pensarlo se vuelca hacia el terror, como explica Sissako. En Timbuktu los representantes del jihad llegan a cuestionarse por qué hacen lo que hacen. Por qué cantar está mal, por qué jugar fútbol o fumar está mal, en especial al verse confrontados con la imposibilidad de cumplir sus propias leyes. La película plantea la controversial tesis de que simplificar el extremismo religioso en dos polos opuestos no tiene sentido. Afirmando así que el otro nunca puede ser completamente malo. 

*Arcadia y Cine Colombia estrenan Timbuktu el 21 de abril a las 8:00 pm en una función exclusiva para los lectores de la revista en el Centro Comercial Avenida Chile. Para ganar sus boletas, participe a través de nuestras redes sociales


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.