¿De quién son los derechos?
Publicado: 19/06/2015

¿De quién son los derechos?

¿Quién tiene los derechos sobre Tintín?

Tintín vive una nueva aventura tan singular e impredecible como sus viajes. Solo que en esta ocasión no transcurre en las estepas de un país exótico o en una isla remota, sino más bien en lo opuesto: en las cortes judiciales. Cuando Hergé, su creador, falleció en 1983, la sociedad encargada de los derechos de la caricatura se dividió en dos: la Fundación Hergé, dirigida por Fanny Remi, viuda del autor, encargada de la preservación de la obra; y Baran International Licensing, que cuidaba sus derechos y que luego se convirtió en Tintin Licensing TL. El arreglo funcionó hasta que Remi se casó y le cedió los derechos de ambas sociedades al controvertido empresario británico Nick Rodwell, quien cambió el nombre de Tintin Licensing a Moulinsart (el castillo donde vive el capitán Haddock), y comenzó una despiadada cacería a quienes hubieran usado la obra de Hergé sin autorización. Su metodología dio resultados: más de una asociación cerró sus puertas y las páginas web dedicadas al reportero belga desaparecieron. Pero este mes, gracias a una diminuta asociación holandesa de aficionados, pareciera que el reinado de Rodwell llegó a su fin. Cuando el británico demandó a los holandeses por publicar una revista que reproducía historietas de Tintín, apareció una misteriosa carta según la cual Hergé le había cedido los derechos de su obra a la editorial Casterman ¡en 1942! Como consecuencia, esta semana un tribunal de La Haya falló a favor de los aficionados, sentando un precedente que podría derrumbar el imperio de Rodwell, pues ahora más de uno planea demandarlo y recuperar las regalías que injustamente pagaron.
REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.