La noche del Archivo
Publicado: 16/09/2015
Por Revista Arcadia

La noche del Archivo

El Archivo General de la Nación pasa por un momento crítico. Desde hace seís meses está sin director.

El Archivo General de la Nación, el establecimiento adscrito al Ministerio de Cultura encargado tanto del patrimonio documental del país como de la formulación y el control de la Política Archivista, atraviesa un momento crítico. No solo lleva desde el 18 de febrero sin director general, sino que desde entonces dos de sus cuatros subdirecciones, la del Sistema Nacional de Archivos y la de tiade (tecnología e información), se encuentran acéfalas. Su último director, Carlos Alberto Zapata, ocupó el puesto durante cuatro años gracias a una licencia que le otorgó el Banco de la República, donde trabaja como asesor del Departamento de Gestión Documental.

“Yo tenía la esperanza de que tan pronto renunciara, algo que no hice de manera abrupta, sino con tiempo, se designara de manera rápida al sucesor, un archivista o un historiador para continuar el proceso de modernización que se había logrado consolidar durante esos cuatro años”, afirma Zapata, quien además asegura que “no es ajeno al sector público que cuando hay un intermedio en la gestión, hay una especie de disminución en la dinámica en la cual se venía trabajando”. Se puede especular sobre el porqué no se ha nombrado un director: un candidato rechazó el puesto, la experiencia requerida en el campo digital limita el número de aspirantes, quizá se trata de una cuestión política a causa de las elecciones para la alcaldía. La situación, de todas formas, no deja de ser insólita. Como dice Zapata, “Colombia es modelo de desarrollo archivístico a nivel iberoamericano y eso ahora no se puede perder”.

REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.