15 minutos para denunciar el maltrato contra la mujer
Publicado: 19/11/2015
Por María Alexandra Cabrera

15 minutos para denunciar el maltrato contra la mujer

El artista y presentador de Los puros criollos debuta como director en una obra que cuestiona el porqué las mujeres deciden callar ante cualquier tipo de violencia. ¿Las motiva la vergüenza, la impotencia, el miedo o el pudor? Una pieza de microteatro en el marco del festival Ni con el pétalo de una rosa de Casa E.

La historia inicia cuando una joven ama de casa, vestida con un diminuto vestido negro, recibe al público como los invitados a una importante cena. Se ve feliz, está preparando un suculento lomo y espera con anhelo la llegada de su marido. Él aparece en escena como un hombre encantador y amoroso. Pero en medio de su melosería comienzan a surgir comentarios sutiles que van dejando huellas en su esposa.

“Ese vestido es lindo, pero para tierra caliente”,  “ahora hay celulares inteligentes, deberían hacer una esposa inteligente” o “dale, empodérate chiquita, empodérate”.   Con cada comentario aparecen marcas en el cuerpo de la mujer quien, poco a poco, va perdiendo el brillo y la alegría del comienzo. Decide callar y encerrarse en el baño, el único lugar donde no puede fingir.

La comedia de humor negro Componte, niña, dirigida por Santiago Rivas, es una de las propuestas más interesantes del festival Ni con el pétalo de una rosa, organizado por Casa Ensamble. Esta es la segunda edición del evento que inicia el 22 de noviembre y se llevará a cabo hasta el domingo 29 de este mismo mes en Bogotá. Algunas obras seguirán en cartelera hasta mediados de diciembre.

La idea es denunciar la problemática de la violencia hacia las mujeres con siete obras de microteatro, cada una de 15 minutos, que abordan el tema desde diferentes miradas. Este año, el país invitado de honor es Uruguay, pero además habrá obras de México, Francia en conjunto con Senegal y Argentina.

“Queríamos hacer reflexionar al espectador hasta qué punto uno participa en ese juego perverso motivado por la excusa del amor -dice Rivas a propósito de su obra- En la violencia no hay víctima sin victimario”. La propuesta de montaje, en la que todos los espacios son creados a través de palabras pegadas en las paredes, es acertada. Al igual que el recurso de una gran pantalla en el centro del escenario que nos permite espiar a la mujer en la intimidad del baño.

La obra logra mantener el ritmo y crear una atmosfera de tensión e intensidad en la que, inevitablemente, el público termina participando. Somos testigos silenciosos de un tipo de maltrato psicológico que se disfraza de ligereza para ser aceptado socialmente. Clara Sofía Arrieta y Federico Nieto nos van envolviendo en su historia de pareja. Un historia que termina repentinamente, como empezó, y que nos deja con ganas de más. Los invitados somos despedidos rápidamente de la cena. No hay tiempo para los aplausos. No hay redención para nadie.

Dirección: Santiago Rivas

Actuación: Clara Sofía Arrieta y Federico Nieto

Escrito por: Clara Sofía Arrieta y Santiago Rivas

Producción: Ana María Cabrera y Ricardo Guerrero

Escenografía y utilería: Carolina Assik y Lulú Salgado

 

 


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.