Memorias de un punk
Publicado: 26/02/2016

Memorias de un punk

Albeiro 'el 9' Lopera registró el conflicto de Antioquia y Medellín, así como la cotidianidad de esta ciudad, a través de su cámara. Las fotografías de este personaje hacen parte de la colección del Museo Casa de la Memoria de Medellín y Tragaluz editores acaba de publicar un libro con su historia.

El 9, Albeiro Lopera. Tragaluz Editores. Textos de Alfonso Buitrago. Editor gráfico: Stephen Ferry.

Albeiro Lopera fue bautizado ‘el 9’ por un punkero que vio su figura espigada, con la cabeza algo doblada sobre el pecho. Eran los años ochenta y el punk había llegado a Medellín a través de acetatos y casetes piratas en los cuales se oían grupos como The Damned, The Exploited, 4 Skins, Sex Pistols o Dead Kennedys. Medellín era un hervidero de violencia por cuenta de una guerra sin cuartel desatada por el Patrón, Pablo Escobar, que cosechaba adolescentes para convertirlos en asesinos a sueldo. Bello, municipio conurbano de Medellín, no era la excepción. Allí nació ‘el 9’, hijo de un obrero de Fabricato y un ama de casa. Allí conoció el pun’, a sus amigos, hizo el colegio y comprendió, siendo un niño aún, que su cuerpo albergaba un mal con el que tendría que convivir toda la vida: una terrible cirrosis.   

Hace pocos meses, la editorial Tragaluz, con el apoyo de la Casa de la Memoria de Medellín publicó El 9, Albeiro Lopera, un estupendo libro escrito por Alfonso Buitrago, bajo el cuidado gráfico del fotógrafo Stephen Ferry. El 9 es un personaje deslumbrante que se hizo fotógrafo debido a la insistencia en encontrar un lugar desde el cual hablar de su ciudad. La misma que lo hizo un callejero empedernido, en la que bebió y fumó lo que pudo y pogueó con la generación del No Futuro que se dio a conocer gracias a la mirada de Víctor Gaviria, director de Rodrigo D, que reunió a un grupo de muchachos que soñaban con gritar: “¿Cómo me calmo yo todo rechazo?/ Ya ni con drogas, ni con alcohol/Ya no consigo ninguna reacción”. 

 
El 9 tomando fotos en el zoológico. Medellín. Archivo personal. Sin fecha.       

El texto de Buitrago es una minuciosa crónica que repasa la vida de El 9, desde sus días de punkero en el centro de la ciudad, hasta su ingreso en la vida de reportero gráfico primero en el periódico El Mundo y luego en la agencia Reuters. El 9 se convirtió en un testigo de una guerra sin cuartel, aquella de finales de los años 90, cuando los paramilitares arrasaron a sangre, fuego y motosierra cientos de municipios colombianos. Estuvo allí para documentar, armado de su cámara, la tragedia de miles de habitantes de un país a través de sus fotografías punkeras, de sus enfoques y la velocidad de su disparo.


Punkeros. Centro de Medellín. Sin fecha.

La vida de El 9 es una parábola de lo que significó para una generación crecer en una ciudad que, como la Medellín de entonces, se llenó de miedo. Su trasegar por este mundo, que terminó hace un año, hace posible que muchos conozcan a un fotorreportero cuyos archivos hoy están, para el bien de todos, en el Museo Casa de la Memoria de Medellín.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.