"Cesó la horrible noche": el Bogotazo a color
Publicado: 05/07/2016
Por REVISTAARCADIA.COM

"Cesó la horrible noche": el Bogotazo a color

Este viernes 8 de julio a las 3:00 de la tarde, en la Biblioteca Nacional de Colombia, se presentará el cortometraje de Ricardo Restrepo que narra y muestra imágenes filmadas por su abuelo del Bogotazo.

El Bogotazo es reconocido como uno de los momentos más violentos y turbulentos en la historia de Colombia. Se trata de uno de los episodios iniciales de La Violencia. La Biblioteca Nacional de Colombia hará un cine-foro el viernes 8 de julio con un cortometraje que mira desde una perspectiva personal al 9 de abril de 1948 y al impacto que causó. (Vea también: Del Bogotazo a Marquetalia).

Roberto Restrepo, médico, escritor y cineasta, entre otras cosas, documentó esta época con su cámara Bolex de 16mm mientras se paseaba por los alrededores de su casa, que quedaba cerca al Palacio de Nariño, donde precisamente ocurrieron los disturbios. Ricardo Restrepo, su nieto, se encontró con el material y lo recopiló para crear el cortometraje Cesó la horrible noche, estrenado el 9 de abril de 2014 y que ahora vuelve a ser proyectado.

                                                            
                                                            Cámara Bolex de 16 mm

Las inquietudes que retrata Restrepo son acompañadas en el corto por la narración de su nieto. En una época en la que las cámaras no eran de fácil acceso y cuando era inusual la documentación de la vida cotidiana por parte de personas particulares, el material incluye imágenes a color y personas que caminan frente a la cámara con cara de sospecha. Hay, además, sombreros, ruanas, tranvías y las ruinas del revuelto. El resultado: un retrato antiguo de una Bogotá que ya no existe. (Vea también: el amigo de Gaitán que retrató el Bogotazo).

En el documental Ricardo narra lo que podrían ser las intenciones de su abuelo, quien llamó a la Bogotá de esa época como una “sociedad de profundas distancias” en donde los adinerados socializaban y los trabajadores caminaban descalzos por la calle con sus ruanas y sus sombreros. Es decir que, más o menos, se esperaba que algo de tal magnitud sucedería, era una bomba de tiempo.

La misma crísis solicitó las atenciones médicas de Restrepo. Por cuenta de eso, atestiguó en un día más tragedias de las que la mayoría de las personas ven en su vida. Esa cruda realidad lo llevó a reflexionar profundamente sobre la vida, sobre los colombianos, sobre la situación del país. Esto lo muestra Ricardo cuando narra, en tono poético, algo que parece ser escrito por Restrepo:

En buena hora me dijiste que para olvidar las bajezas de los hombres había que aspirar otros aires de la patria, saturar la vista con panoramas y la mente admirándolos. Y en trueque de este consejo, eficaz fórmula para mi salud menoscabada y que me ha vuelto la serenidad y la alegría, quiero en una narración sintética hacerte vivir mis mismas horas y a solas decirte cuánto vale este país que ignoramos.

Así, Ricardo nos relata cómo su abuelo era un “intelectual decepcionado de su patria”, porque lograba ver en esa realidad, de manera muy minuciosa, donde otros no veían nada, la belleza que residía en Bogotá y que guardaba este país pero que pocos preservan. Afortunadamente, Ricardo encontró aquellos ojos visionarios que, a través de su cámara y su pluma, dejaron el material para que luego su nieto los plasmara en este cortometraje.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.