Sandra Borda comenta 'Marea humana', el documental de Ai Weiwei
Publicado: 26/06/2018
Por Sandra Borda

Sandra Borda comenta 'Marea humana', el documental de Ai Weiwei

Nuestra columnista Sandra Borda comenta el más reciente documental del artista y activista chino Ai Weiwei: una mirada sobre la tragedia de los migrantes alrededor del mundo.

Siempre he pensado que lo mejor de ir a cine es salir de esa sala oscura con sensación de confusión. Marea humana, de Ai Weiwei, es un documental que logra despertar justamente esa sensación de contradicción a través de una tensión que cualquiera creería imposible: una cinematografía absolutamente impresionante, con algunas de las imágenes más bellas que haya visto en el cine, sirve de herramienta para contar la historia de la tragedia de los migrantes alrededor del mundo. La majestuosidad de la fotografía lograda por el artista contrasta con el profundo dolor que transmite la reconstrucción del trayecto de un migrante.

Marea humana alcanza el objetivo para el cual la combinación entre arte y activismo está hecha: generar empatía, hacer que logremos conectarnos con el dolor del otro y activar la solidaridad. Raras veces vemos el drama de la migración en los medios de comunicación porque para muchos ya se convirtió en paisaje. Solo logramos verlo a través de las frías estadísticas de las organizaciones internacionales y no gubernamentales, y los números pocas veces nos conmueven a pesar de ser abrumadores: vivimos en un mundo en el que alrededor de 65 millones de personas han sido desplazadas. Nunca antes en la historia de la humanidad tanta gente se había visto obligada a huir de su lugar de origen y encontrar un espacio para sobrevivir.

Le puede interesar: El arte ante la crisis de refugiados: algunas cifras de la emergencia

Weiwei nos recuerda en su documental que sí, que son muchos los seres humanos de los que hablamos, pero rescata dentro de esta marea las caras de los migrantes y las humaniza. A veces a través de una entrevista, a veces a través de una imagen, a veces a través de un manifestante en un lugar de frontera inhóspito con un cartel en la mano que se pregunta “Are we not human?” (¿Es que no somos humanos?). El documental responde con contundencia que sí, que claramente los migrantes son humanos, pero que al resto de nosotros, desde la comodidad de nuestras vidas cotidianas, eso parece habérsenos olvidado.

Por eso el documental tiene que recordarnos con cuidado el drama que implica ser arrancado de raíz del mundo que se habita y se considera propio, con tan solo una maleta bajo el brazo; el ser despojado hasta de su humanidad y el tener que lidiar día tras día con la incertidumbre de un futuro que promete poco y solo para algunos de ellos. En esta narrativa de Ai Weiwei, los niños juegan un papel fundamental: son quienes más sufren pero al mismo tiempo son los únicos que logran arrancarle al espectador una sonrisa esporádica en medio de tanto sufrimiento. Son una esperanza, pero también están en riesgo de radicalización por las dificultades en las que crecen.

Tráiler de Marea humana, de Ai Weiwei.

Creo que, al final, la aspiración del artista es que quienes vemos el documental hagamos algo por terminar con la arbitrariedad de las fronteras y su cierre. Se trata de límites autoimpuestos y sin ningún sentido: en una escena que tiene lugar en la frontera entre Estados Unidos y México, un vigilante estadounidense le muestra a Ai Weiwei que el lugar en donde termina un país y empieza el otro es “un palo de madera viejo” que se divisa a lo lejos. Y claro, como “la frontera” no podía ser más arbitraria y artificial, decidimos hacerla real y latente para quienes tienen que atravesarla construyendo muros y haciendo uso de los alambres de púas. Los largos y a veces letales viajes en bote por el Mediterráneo, las interminables caminatas en medio del frío o el calor abrasador del desierto, el eterno camino hacia la esperanza y hacia una nueva vida siempre terminan en un muro de concreto, un alambre de púas y un puesto fronterizo que usualmente está cerrado. Y ante el cruel y contundente “No” de los otros al migrante, solo queda armar un hogar provisional en una carpa y esperar. Esperar a que de este lado cambiemos de opinión y les permitamos seguir su trayecto; o esperar a que policía y militares vengan, acaben con todo, los lleven presos y los deporten a sus países de origen.

Cualquier cosa puede pasar. Imagínese una vida sin nada: sin hogar, sin trabajo, sin futuro y con la leve esperanza de algún día llegar a un destino incierto. Imagínese que la única atención que recibe es el siempre insuficiente paliativo de las organizaciones internacionales que, más allá de darle una cama y alimento para cada día, no pueden hacer mucho más por acercarlo a una vida normal. Calcule que el promedio de duración de esta situación para un migrante en cualquier parte del mundo es de aproximadamente 26 años. Piense que, de un día para otro, todo puede cambiar y usted puede estar en esa situación. Pregúntese entonces qué puede hacer para no seguirles dando la espalda a millones de seres humanos que se encuentran en esa condición.

Le puede interesar: Ai Weiwei: un perfil del controversial artista y activista chino


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.