En nombre del progreso
Publicado: 22/08/2018
Por Esteban Duperly*

En nombre del progreso

Esteban Duperly comenta esta foto de El Rodadero en los años 50 y la importancia del último decreto firmado por Juan Manuel Santos.

Este artículo forma parte de la edición 155 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Un día antes de dejar la presidencia, Juan Manuel Santos firmó un decreto que amplió una lista de lugares de interés teológico para los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, que se conoce como “Línea Negra”. Que se hiciese a última hora, sumado a la inconformidad de gremios y gobernantes, le restó solemnidad a una acción que es importante en términos de reivindicación de derechos.

La discusión, como siempre, gira en torno a la posesión de la tierra: quién es o será el dueño de esos sitios (algunos ubicados en zonas urbanas), en donde se restringirá el uso del suelo y del agua para asegurar que cuatro pueblos indígenas puedan realizar unas prácticas religiosas que ellos llaman “pagamentos”. Gobernadores, constructores e industriales consideran que esto se opone a sus ideas de progreso, mientras que los indígenas alegan justamente lo contrario: que su concepción de desarrollo es distinta. Ahí se afinca el dilema.

Esta fotografía corresponde a una playa que, a pesar de ser uno de los puntos protegidos, hoy está colmada de edificios. La toma es quizás del final de la década de los cincuenta, por eso nos resulta irreconocible. Es El Rodadero, en Santa Marta. Allí se imprimiría con toda su fuerza, y en nombre del progreso, la huella humana.

Le puede interesar: La historia detrás de esta foto de León de Greiff a los dos años

*Periodista y fotógrafo


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2020 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.