Los mejores libros de no ficción de 2018
Publicado: 27/11/2018
Por Revista Arcadia

Los mejores libros de no ficción de 2018

Este artículo forma parte de la edición 158 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

La invención de la naturaleza

Andrea Wulf

Taurus

Nada sintetiza mejor este libro que su propio título, ingenioso y pleno de sentidos: de la preliminar sensación de absurdo que causa la sugerencia de que un hombre se inventó la naturaleza, así este sea Von Humboldt, Wulf lleva al lector al convencimiento de que en efecto así fue, ¡y lo hace mostrando el rostro demasiado humano de este demiurgo! El libro, basado en una amplísima bibliografía que incluye la obra y correspondencia del prusiano, honra la tesis de Von Humboldt de que la ciencia no se hace en el laboratorio y narra con detenimiento sus exploraciones por América y Rusia. También cuenta cómo a través de lo aprendido en su recorrido por Venezuela, Colombia y Ecuador, él formula su Naturgemälde (“una palabra alemana intraducible que puede significar ‘pintura de la naturaleza’”, como bien precisa Wulf) y se inventa la naturaleza: un entramado en que todo está relacionado y que erige a Von Humboldt en precursor del concepto de cambio climático.

Carlos Malagón Bolaños

Rodolfo Llinás. La pregunta difícil

Pablo Correa

Aguilar

Este libro es una rareza en nuestro medio: un libro de divulgación científica que es claro y profundo. Allí Correa ilumina tres aspectos de Llinás: la persona, el científico y el pedagogo. Llinás, la persona, casi que se define por un solo atributo: el arrojo, la seguridad en sí mismo. Constituye la antítesis del intelectual periférico. Nunca se amilanó ante los jerarcas de la neurociencia. Nunca lució intimidado por su origen. El científico se ha ocupado con igual maestría de las grandes y pequeñas preguntas. Es un experto en la teoría de la mente y el sistema nervioso. Su visión más interesante es la del cerebro como una máquina anticipatoria que predice el próximo movimiento, que “camina sola”. El pedagogo ha enfatizado en la importancia de la creatividad en la educación. En su opinión, el aprendizaje solo ocurre si existe un marco general, una cosmología. Su visión de la educación colombiana, por lo demás, es crítica, pesimista. Con todo, este libro cuenta con elocuencia y destreza la vida del más notable de nuestros científicos contemporáneos.

Alejandro Gaviria

El silencio en la era del ruido

Erling Kagge

Taurus

Este librito humilde, que por encima parece de autoayuda y un poco obvio, revuelca al lector de maneras inesperadas. Se ocupa del silencio y, sobre todo, de lo que el silencio puede hacer por nosotros. Además de abogado y editor, el autor es explorador: ha estado en el Polo Norte y en el Sur, en el Himalaya y en mares y desiertos de todo el planeta. Conoce pues la soledad y el silencio, conoce su poder: “Es una llave que puede abrirnos a muchas formas nuevas de pensar. No lo considero un sacrificio ni algo espiritual, sino un recurso práctico para vivir una vida más rica”. Con una prosa clara y elegante, con pasajes de aventura y momentos de calma, el libro invita a tomarnos una pausa, a mirarnos, a callar en la constante cháchara del mundo de hoy. Es también una vindicación de los tímidos, de los introvertidos, de los que tienden a buscar momentos de soledad y en ellos encuentran la claridad y la fuerza para actuar, o para abstenerse. Siempre consciente de que “crear silencio es en ocasiones una ardua tarea”.

Camilo Jiménez Estrada

Confesiones de un chef

Anthony Bourdain

RBA Libros

Tras el suicidio del legendario chef y estrella de televisión en junio pasado, uno relee sus Confesiones de un chef (publicado en el año 2000, pero dadas las circunstancias uno de los libros de este año, sin duda) como una novela policiaca: tras el rastro de claves psicológicas que permitan entender su muerte. Es, claro, una lectura parcial, porque se trata de un reportaje autobiográfico exuberante y chocante sobre las cocinas neoyorkinas de finales del siglo XX: un submundo agresivo y machista, con protagonistas tan vanidosos como inseguros. En palabras de Bourdain, ese mundo, del que le fascinaba ser parte, era además una forma del infierno: hoyos hirvientes poblados por almas en pena, adictos al estrés, las drogas, el sexo. Es un libro salvaje, lleno de “lobos”, “degolladores”, “enfermos terminales”, y en él Bourdain se revela con todas sus contradicciones: encantador, odioso, generoso (ante todo con sus compañeros de cocina, muchos de ellos latinos ilegales) y resentido. Se describe a sí mismo como “fantasma hambriento” o “vampiro”. Uno lee magnetizado las confesiones y solo puede añadir esto: fue un escritor potente, un apasionado de la comida y de la vida misma. Y tristemente, un condenado.

Hernán D. Caro

Mujeres y poder. Un Manifiesto

Mary Beard

Crítica

A las mujeres les arrancan la lengua, les cortan la cabeza, las callan. Mary Beard, historiadora británica experta en el mundo clásico, hace un recorrido desde las culturas griega y romana hasta la actualidad, en un paneo que busca explicar dónde nace la práctica de evitar la entrada de las mujeres al mundo de lo público, históricamente masculino, y cómo se ha buscado acallar las voces de aquellas que han osado hablar. Según Beard, desde la antigüedad las mujeres que acceden al discurso público son consideradas menos mujeres, o mujeres masculinizadas, por ingresar en un ámbito ajeno a las paridoras y servidoras del mundo. Al final, más allá del derecho a la palabra, la gran pregunta de Beard es cómo a las mujeres se les ha vetado el acceso al poder; cómo lo femenino no tiene cabida en el poder y solo es recibido para ser sometido y usado; y cómo, aún hoy, en el mundo de las redes sociales, a las mujeres que no callan les siguen arrancando la lengua y pidiendo que les corten la cabeza, como a la mítica Medusa.

Carolina Vegas

Somos luces abismales

Carolina Sanín

Literatura Random House

Hay numerosas puertas para entrar al libro de Carolina Sanín. Es como una casa hospitalaria, con muchas moradas por descubrir (e irse quedando en ellas). Digo moradas. Podría decir castillo interior. Palabras que hacen pensar en la santa que, hace siglos, como el Quijote y en el país de él, se entregó a la aventura y escribió de ella. Dicen que Montaigne inventó el ensayo. Pudo ser Teresa de Ávila, o Cervantes. Lo que los une a los tres es la inquietud, la indagación por el misterio de esa inquietud, y la tentativa de estarse quietos. En ese doblez vivieron. Solo en el lenguaje permanecieron, con él nos fijaron. Así también Carolina, porque una gran escritora, y ella lo es, nos devuelve nuevo el mundo. Los ensayos de Somos luces abismales interrogan el “yo” y el cosmos; lo grande y lo pequeño; el tiempo y la muerte. En su búsqueda de sentido –y no en el encuentro de las respuestas– esas preguntas nos bendicen. El libro, dedicado a los padres, termina con el abrazo de los hermanos. Que somos todos nosotros: inmensos y bellos en el desamparo.

Pedro Adrián Zuluaga

Field Guide to the Birds of Colombia

Miles McMullan

Rey Naranjo Editores

Para el irlandés Miles McMullan, los viajes se miden en pájaros. Solo así, cuesta arriba y cuesta abajo por la geografía de un país que se imaginó desde niño, cuando se encerraba en el invernadero de su casa queriendo sentir el clima del trópico, ha conseguido ilustrar 1600 de las 1900 especies de aves que existen en Colombia. La hazaña le ha tomado tres décadas y en el camino encontró una familia, un hogar (en Nariño) y un proyecto que ya era ambicioso sin contar con los desafíos propios de la industria editorial: hacer la guía de aves más grande y detallada del país. Ahora, gracias a una campaña de crowdfunding, publicó la versión actualizada y revisada que complementa su edición de 2014. Los cerca de 5000 dibujos de esta guía, que hace posible explorar con meticulosidad las especies desde diferentes ángulos, dicen mucho de McMullan, y no solo de su talento como ilustrador, sino también del rigor de sus búsquedas, la paciencia de su espera (jornadas enteras sin avistamientos) y de su enorme memoria, en donde conviven 2000 cantos de aves colombianas.

Nicolás Peña Ardila

Archivo Gaitán

Luis Alberto “Lunga” Gaitán

Fondo de Cultura Económica

Al pasar las páginas de Archivo Gaitán recordé una frase del arquitecto e historiador Carlos Niño cuando hacíamos documental: “Cuando aparece un nuevo archivo es como si alguien prendiera una antorcha; todo se ilumina y a lo mejor veo cosas que no había observado”. Enhorabuena se publica este volumen que hace justicia a uno de los reporteros gráficos más importantes del país en el siglo pasado. A través de las imágenes de Lunga podemos ver diversas facetas del dirigente popular Jorge Eliécer Gaitán en diferentes momentos de su vida y de su actividad política en fotos, muchas de ellas desconocidas. En cuanto a los textos, resalto el emotivo retrato del hijo de Lunga, Germán Gaitán, y el del también fotógrafo Roberto Rubiano, que aportan nuevos datos y, sin especulaciones, hablan de la vida, el recorrido y la importancia de Lunga. Eché de menos las citas bibliográficas.

Guillermo González Uribe

La tribu. Retratos de Cuba

Carlos Manuel Álvarez

Sexto Piso

Con la muerte de Fidel Castro en 2016, nos dice este periodista, los cubanos asistieron a su propio velorio. Exorcizaron, en masa, “al vivo que por más de cincuenta años se nos metió adentro”. Las crónicas de La tribu ponen en relieve a ese país que, en los últimos años, ha empezado a deshipotecar su porvenir socialista –y que ahora, a la intemperie, se pregunta por el camino a seguir–. Para contarnos a esta Cuba en transición, el autor nos presenta una sarta de personajes hilados en el tapiz de una Cuba que hoy se deshebra: a poetas, prófugos, beisbolistas, músicos, indigentes, emigrantes; todos parte de “un país que, desde sí mismo, va a emigrar pronto a otro país”. Las casi 300 páginas nos introducen a un periodista consumado, que afila las herramientas de su oficio. En sus textos se intercalan descripciones amplias (pero no ampulosas), reflexiones personales, diálogos que aligeran la lectura y, cada tanto, una frase que se desdobla hacia la poesía. Lejos de recurrir a clichés, que tanto abundan cuando se escribe sobre Cuba, en este libro confluyen el periodismo y la literatura para presentarle al lector un cauce –una isla– que se debate entre la rigidez de sus orillas y el fluir de su corriente.

Christopher Tibble

Primera persona

Margarita García Robayo

Laguna Libros

Primera persona reúne siete ensayos escritos en diferentes momentos y para distintas publicaciones. Es un libro autobiográfico que reflexiona sobre la figura del padre, la madre, la pareja, el hijo; también sobre el amor y el sexo, la maternidad, la locura y la intimidad. La intimidad es, en estos ensayos, el terreno en que sucede todo, y desde el que se mira el mundo. La mujer que escribe, la Margarita García de diferentes momentos, trata de traer al presente y hacerles preguntas a hechos del pasado. Los tiempos en este libro no están del todo cerrados ni definidos. El pasado no está atrás, simplemente. Nos constituye, y permite la escritura. Esta vez, García Robayo hace mucho más que contar pequeñas cápsulas de historias que evocan algo más: nos hace conscientes del lenguaje; de cómo pensar sobre uno mismo y su pasado pasa por un trabajo intenso con el lenguaje. El lenguaje, entonces, es el terreno de la elaboración misma del recuerdo, y de la intimidad; y aquí el lector está ante el acto mismo de esa elaboración. Por eso la lucidez, el uso hiperconsciente de cada palabra, el humor y la honestidad, elementos característicos de la obra de García Robayo, en este libro están más intensamente.

Sara Malagón Llano

Los cuatro evangelistas

María Wills

Crítica

En este breve estudio, con título hagiográfico y redacción monográfica, son protagonistas los ineludibles Eduardo Serrano, Alberto Sierra, Álvaro Barrios y Miguel González, que son leídos canónicamente a partir de las acciones singulares que cada uno ejecutó en la parroquia de la cultura local entre 1968 y 1984. Los cuatro acogieron a nuevas generaciones de artistas en diferentes formatos expositivos y actos narrativos, y pasaron de un autoaprendizaje temerario a bisagras institucionales de las franquicias de sus respectivos museos modernistas. Estos curadores, destacados por tener una “mentalidad abierta a la otredad”, negociaban con una cultura empresarial, tan patriarcal como señorera. Si en la página 26 se dice que “el arte puede ser cualquier cosa, siempre que exista una argumentación que lo justifique”, esta publicación, junto a otras recientes (Relatos de poder, de Camilo Ordóñez, y Conversaciones con el fantasma, de Martín Nova), da aliento a otras discusiones: nuevas críticas que valoren los alcances y limitaciones del juego fugaz de representar el arte del otro.

Lucas Ospina

Hoy es siempre todavía

Alejandro Gaviria

Ariel

“Todas las historias de cáncer se parecen. El diagnóstico intempestivo. Las malas noticias en seguidilla. El cambio de perspectiva. La conciencia opresiva o liberadora de la mortalidad. El miedo, o mejor, las oleadas de miedo y la aceptación posterior de la incertidumbre, a veces serena, a veces resignada”, escribe Alejandro Gaviria en este libro. Allí narra cómo él, entonces ministro de Salud, fue diagnosticado de un linfoma de Hodgkin y se convirtió en paciente del mismo sistema de salud que había liderado como técnico. Además de contar ese proceso, escribe sobre su vida, su existencialismo, su ateísmo irrenunciable, incluso al borde del abismo. Este libro también puede leerse como una antología de poemas, escritores y pensamientos; una lista de coleccionista empedernido de libros; una reflexión sobre las decisiones más importantes que tomó como ministro: controlar el precio de los medicamentos, prohibir las fumigaciones con glifosato, sentar las bases del cannabis medicinal. “El cáncer es como la vida: nos plantea dilemas personales y colectivos sin solución, humanos”.

José Fernando Hoyos

Ordesa

Manuel Vilas

Alfaguara

El carácter del padre y de la madre se extiende en la vida del hijo como una mancha de petróleo en el océano. Aunque ellos nunca nos hayan revelado su humanidad, aunque sepamos tan poco de sus orígenes, somos una prolongación de nuestros padres y madres. Somos el nido de sus gustos, de sus enfermedades, de sus placeres oscuros. Fuimos, hasta cierta edad, su voluntad. ¿Qué hace un hombre cuando mueren sus padres y es consciente de todo eso; de que una parte de su pasado, moldeada por ellos, se desbarató para siempre? Manuel Vilas amortiguó la caída escribiendo Ordesa, un libro que en España ha sido reeditado trece veces en diez meses. Ordesa es un texto sin argumento, sin macroestructura, con un fluir caótico de recuerdos, que reflexiona sobre el hundimiento de la España reciente. Aquí está el testamento de Manuel Vilas. Aquí están sus definiciones del amor, del silencio, del sufrimiento, de la muerte. Esta es la biografía del alma de un hombre que tiene miedo de volverse loco y se ha preocupado por racionalizar su existencia. Bienvenidos a su esfuerzo.

William Martínez

Los desafíos de la memoria

Joshua Foer

Seix Barral

Hace unos años, este libro pasó como una exhalación por las librerías: la editorial distribuyó un puchito de ejemplares y pocos lo compraron. Y es una lástima, porque es uno de esos libros de divulgación que abren las puertas a conocimientos insospechados. Y lo mejor: lo hace con eficiencia y emoción. El autor es periodista científico y va a cubrir para una revista el Campeonato Nacional de Memoria realizado en Estados Unidos en 2005. Se entusiasma tanto con los concursantes, sus técnicas y el arte que decide entrenarse y participar el año siguiente. Mientras tanto, va indagando y contándole al lector el papel que ha tenido la memoria en la historia humana, las técnicas que usaron los memoriosos del pasado, algunas estrategias que usa el cerebro para trabajar. “Lo que había comenzado como un ejercicio de periodismo participativo pasó a ser una obsesión”, dice. Al final (alerta de spoiler) Foer gana el campeonato. Pero eso no es lo más sorprendente que usted va a leer en este libro. Por supuesto, si la editorial distribuye otro puchito, animada por este breve comentario. Esperemos.

Camilo Jiménez Estrada

Operación Masacre

Rodolfo Walsh

Libros del Asteroide

Una frase suelta que el periodista argentino Rodolfo Walsh escuchó en 1956 en un café de La Plata desembocó en una de las investigaciones periodísticas más importantes de América Latina. Aunque para muchos el periodismo narrativo nació con A sangre fría, de Capote, en 1966, nueve años antes, Operación masacre ya había roto fronteras al reconstruir de forma exhaustiva, y con recursos de la literatura, un crimen de Estado que la dictadura militar argentina trataba de ocultar. Walsh cuenta cómo los militares fusilaron a doce civiles, a quienes acusaban (en su mayoría de manera injusta) de participar en un fallido levantamiento contra el gobierno. Con relatos de algunos sobrevivientes y una revisión de documentos y fuentes variadas, el argentino –desaparecido por los militares veinte años después de la publicación de este libro– desenreda un crimen que algunos consideraban perfecto. Esta nueva edición, publicada por Libros del Asteroide y con prólogo de Leila Guerriero, es una gran oportunidad de reencontrarse con un gran clásico de la no ficción.

José Vicente Guzmán

Conozca toda la Lista ARCADIA 2018 haciendo clic aquí.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.