Las mejores novelas gráficas de 2018
Publicado: 27/11/2018
Por Pablo Guerra*

Las mejores novelas gráficas de 2018

Este artículo forma parte de la edición 158 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Este ha sido un año sorpresivo para el arte secuencial del país debido a varios reconocimientos internacionales: Lorena Álvarez fue nominada a dos Premios Eisner (el Óscar del cómic) como Mejor autora integral y Mejor cómic para jóvenes por Luces Nocturnas; Basura, de Miguel Vallejo, recibió el accésit del Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas 2018; y Dos Aldos, de Henry Díaz y Pablo Guerra, su servidor, ganó la medalla de oro del undécimo Premio Internacional de Manga de Japón. Esto ha representado una renovación en la producción local, sobre todo si se suma al impacto que ha generado en varios países el estreno de la versión animada de Virus Tropical, de Power Paola, dirigida por Santiago Caicedo. Por otro lado, y desde muchas corrientes, los colectivos de cómics de grapas y fanzines están en un proceso de recambio con ediciones más ambiciosas que han madurado en circuitos pequeños, redes sociales y ferias especializadas. Justamente de estos espacios surgirán los nuevos historietistas colombianos que podrán aprovechar lo conseguido en la última década. Aquí una selección de los lanzamientos nacionales, pero también internacionales, que más me impactaron durante 2018.

Puertas adentro

Tim Enthoven

Caín Press

La edición colombiana de novela gráfica ha crecido no solo gracias a la publicación de autores colombianos, sino también a proyectos de traducción de obras internacionales que han pasado desapercibidos en otros mercados. Tal es el caso de la edición de Puertas adentro, del ilustrador holandés Tim Enthoven, que fue publicado originalmente en 2011 bajo el título de Binnenskamers y Caín Press traduce por primera vez al español. El trabajo de rotulación es muy importante en la edición de cómic y, en este caso, se logra mantener la sensación de que el protagonista piensa y se comunica en una letra abigarrada porque se esfuerza en pasar desapercibido y no ser legible. Enthoven pone a dialogar la página y sus viñetas con los espacios arquitectónicos y con la cotidianidad de un personaje atrapado en rutinas predecibles que se repiten en pequeños lugares. Puertas adentro es una caja de ideas; una novela gráfica que salta entre la realidad y la alucinación y que utiliza cada recurso gráfico en su justa medida.

Antología

Osamu Tezuka

Planeta Cómics

Desde hace unos años, se ha vuelto constante la reedición de clásicos secuenciales del siglo XX en libros que pueden considerarse de lujo, sobre todo cuando se comparan con la forma en que se publicaron originalmente. De este segmento sobresalen las nuevas ediciones de la obra de Osamu Tezuka, padre del manga moderno, como Black jack, La canción de Apolo y Astro Boy, entre otros. Antología es un libro especial porque contiene cuatro historias autoconclusivas hechas por Tezuka cuando era un autor en proceso de convertirse en referente. En La nueva isla del tesoro (1947), Lost World (publicado en 1948, pero creado en 1939 y 1940), Metrópolis (1949) y Next World (1951) se pueden apreciar elementos y guiños que se volvieron recurrentes en la obra del gran maestro del manga, pero que en estas historias son casi inocentes. Hay un imaginario generalizado que reduce el manga a fórmulas estridentes, pero libros como este sirven para completar el mapa real que conecta la producción contemporánea con sus orígenes.

La montaña de la realidad y otras fábulas ilustradas

Daniel Liév

Substantial Comics

En la amplia producción de autores y colectivos se destaca La montaña de la realidad y otras fábulas, ilustrado por el colombiano Daniel Liev. La publicación recopila algunas entregas de la serie de historietas cortas Substantial Cómics, que se difundieron en redes sociales y en la sección de Entreviñetas en el diario El Espectador. La impresión en serigrafía y la calidad de la edición potencian la calidad de este trabajo. Liév explora con la naturaleza de lo gráfico y las convenciones de la gramática secuencial para construir cuidadosamente reflexiones sobre la forma y la filosofía, sin perder un tono de juego que sorprende por su capacidad expresiva.

Lo que más me gusta son los monstruos

Emil Ferris

Reservoir Books

A sus más de cincuenta años, Ferris debutó en el mundo del cómic con esta obra ambiciosa y extensa que ha puesto al mundo de las viñetas de cabeza. Karen Reyes es una niña obsesionada con los misterios, los detectives, los cómics y las películas de terror. Ella hace diarios con bolígrafo en cuadernos rayados. Se dibuja como una niña-lobo; dibuja a sus vecinos, a su mamá y a su hermano Deeze; dibuja los cuadros que le gustan y va registrando sus investigaciones sobre lo que oculta la realidad, sobre los monstruos que nos rodean. La protagonista es al mismo tiempo el narrador al que nos tiene acostumbrados el cómic norteamericano alternativo –retraída, obsesionada con la cultura popular visual, talentosa, observadora–, pero también es todo lo contrario –una niña no blanca, lesbiana, que se siente perseguida–. Lo que más me gusta son los monstruos es una novela gráficamente espectacular que plantea nuevas formas de hacer y entender cómics.

La tierra de los hijos

Gipi

Salamandra Graphic

Esta novela gráfica confirma la capacidad creativa de Gian Alfonso Pacinotti, más conocido como Gipi, uno de los grandes historietistas del mundo. La grandeza de este italiano, también director de cine, no depende de la repetición de un estilo reconocible o de la demostración virtuosa del dibujo. De hecho, en La tierra de los hijos él abandona el preciosismo de las acuarelas, un rasgo que atraviesa obras como S. (2006) y Unahistoria (2014), y se inclina por un estilo más crudo. Es una crudeza que retoma ideas de libros como Mi vida mal dibujada (2009), pero sin regresar a lo autobiográfico. La tierra de los hijos, además, aborda temas recurrentes en la obra de Gipi, como la violencia, el paso de la juventud a la adultez, la educación fallida y las zonas de conflicto, pero ahora en un futuro que parece salido de la pesadilla que anunciaba Favalli en El Eternauta (1957-1959), de Oesterheld y Solano López. Se trata, en definitiva, de un libro brillante, con un estilo narrativo casi perfecto en que se diluyen las fronteras entre el dibujo y la escritura.

Conozca toda la Lista ARCADIA 2018 haciendo clic aquí.

*Editor, guionista y crítico de cómics. Curador de esta sección de reseñas


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.