Un loco genial, por Esteban Duperly
Publicado: 15/04/2019
Por Esteban Duperly*

Un loco genial, por Esteban Duperly

"El buen Epifanio estaba loco y acabó en un manicomio. La imagen de arriba es de 1895 y lo muestra en toda su espontaneidad de ido".

Cada 23 de abril, Día del Idioma, en los colegios celebran a los escritores. La imagen más común es la de un lejano Miguel de Cervantes con cuello isabelino y barba afilada. La de Shakespeare es casi igual. Hay unos clásicos, pero cada región invoca un puñado de autores propios.

En Antioquia uno de esos autores solía ser Epifanio Mejía. Como no había foto, su imagen era una ilustración de él hecha con tiralíneas, de esas de cartilla de español, en que aparecía como un anciano apacible. “El autor del himno antioqueño”, explicaban, como si un poeta de verdad se dedicara a eso. Nadie aclaraba que aquello del himno fue la adopción que alguna asamblea departamental hizo de una composición suya muy bella, titulada Canto del antioqueño, hecha en versos criollos y naturales.

El buen Epifanio estaba loco y acabó en un manicomio. La imagen de arriba es de 1895 y lo muestra en toda su espontaneidad de ido: los zapatos embarrados, los botones de la bragueta a la vista, un zurullo de trapos en la misma mano del bordón, mientras que la otra sostiene el cabito de un tabaco. En la cabeza, las barbas y los pelos largos, y la mirada de quien ya no es de este mundo. Epifanio fue el loco más genial que ha dado Antioquia, y no fue el autor del himno.

* Fotógrafo y columnista

REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.