¿Por qué terminaron el contrato de la profesora Luciana Cadahia en la Javeriana?
Publicado: 29/05/2019

¿Por qué terminaron el contrato de la profesora Luciana Cadahia en la Javeriana?

El pasado martes, la Pontificia Universidad Javeriana decidió terminar sin justa causa el contrato de la profesora argentina, quien se desempeñaba como docente de la Facultad de Filosofía. Estudiantes, líderes de opinión y la Red Colombiana de Mujeres Filósofas han exigido conocer la razón de su intempestivo retiro.

“De acuerdo con la facultad que nos confiere el artículo 28 de la Ley 789 de 2002, le notificamos que hemos decidido dar por terminado su contrato de trabajo sin justa causa a partir del día 28 de mayo de 2019”. Un día después de fungir como jurado de tribunal de una tesis de maestría de la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana, a la profesora Luciana Cadahia la citaron el director del departamento, Héctor H. Salinas, y el decano de la facultad, Luis Fernando Cardona, para notificarle, a través de una funcionaria del área de recursos humanos, que su contrato había sido terminado.

“Les pregunté la razón y no me respondieron. La de asuntos laborales solo me dijo que simplemente la universidad había decidido no renovar el contrato, que a veces no hay razones, que no enredara la cosa”, le contó Cadahia a ARCADIA. “Les dije que era mi derecho al menos conocer por qué se me desvinculaba. Les pregunté, muy serenamente, al decano y al director de la Facultad que si iban a permitir que desvincularan a una profesora así de la universidad, que si lo consideraban razonable”.

Según ella, no hubo respuesta.

Aunque las empresas, entre las cuales se cuentan las instituciones educativas, tienen la facultad de terminar los contratos de sus empleados libremente, la intempestiva desvinculación de Cadahia dejó a la comunidad académica con la boca abierta. No solo por la forma como eso contrasta con su alto desempeño como docente de la institución en los últimos dos años (Cadahia lideró semilleros académicos, grupos de investigación y proyectos interfacultades, publicó libros, entre los cuales destaca una colaboración entre la Javeriana y la editorial Herder, y artículos en revistas indexadas), sino por los excelentes resultados que ha recibido, en los últimos semestres, en las evaluaciones de sus estudiantes. "Basta examinar su trayectoria para confirmar que nada tiene que ver con sus cualidades académicas o su desempeño profesional. Si no hay razones que puedan hacerse públicas, no podemos sino asumir que las razones son de otra índole, personales e ideológicas. ¿De qué otra manera podemos darle sentido a esta decisión?", se lee en un comunicado público de los estudiantes de la Facultad de Filosofía de la Javeriana que se hizo público este miércoles.

“Lamentable e irresponsable la decisión de la Universidad Javeriana, en donde estudio, de despedir a una de las mejores académicas de la planta docente ‘sin justa causa’. Lo de Luciana Cadahia me pone en desconcierto sobre estas sutiles formas de la universidad al despedir docentes, ¿entonces para qué nos exigen calificaciones docentes y bobadas si no se tienen en cuenta?”, escribió la estudiante Laura Gómez, una de las tantas que ha cuestionado en las últimas horas la decisión de la universidad. A estas preguntas se sumó, a través de otro comunicado, el grupo de estudiantes del semillero de filosofía Tiempos de Crisis, que respaldó a Cadahia y confrontó la decisión de la Facultad de terminar su contrato: “Sus clases, publicaciones y, sobre todo, su apoyo constante, nos ha permitido encontrar inspiración y un espacio de organización para el ejercicio de una filosofía viva (...) ¿Acaso el tipo de reflexiones que propiciaba Luciana son tan incómodas para la Universidad? Consideramos que esta decisión amenaza con clausurar lo que es posible pensar. Exigimos razones públicas al respecto”.

Su sorpresiva expulsión de la Javeriana no ha resonado solo en Colombia. El apoyo y la incertidumbre ha venido también de instituciones internacionales, como la Universidad Autónoma de Madrid, cuya planta del Máster en Filosofía de la Historia: Democracia y Orden Mundial, donde Cadahia se desempeñó como docente, escribió a través de su cuenta oficial de Twitter: “Luciana Cadahia fue profesora y pieza fundamental de nuestro Máster en la @UAM_Madrid. Esta noticia es una muy mala señal en muchos sentidos. Todo nuestro apoyo para una magnífica docente e investigadora”. Las profesoras del departamento de Sociología y Estudios de Género de Flacso-Ecuador, también redactaron una carta en la que exaltan sus habilidades profesionales y expresan "su apoyo y solidaridad" ante su salida de la Javeriana.

Luciana Cadahia fue profesora y pieza fundamental de nuestro Máster en la @UAM_Madrid. Esta noticia es una muy mala señal en muchos sentidos. Todo nuestro apoyo para una magnífica docente e investigadora.

— Máster en Filosofía (@masterfilosofia) May 29, 2019

Algunos, como el senador Gustavo Petro, quien se pronunció este miércoles sobre la situación, han calificado la situación de “persecución ideológica”. A través de su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial se sumó a la ola de cuestionamientos sobre la decisión, lamentándose por las que considera “falsas políticas de depuración ideológica precisamente en una universidad: el templo del saber”.

Lo que ha hecho la universidad javeriana con @lucianacadahia es una persecución ideológica.

Lamentable las falsas políticas de depuración ideológica precisamente en una universidad: el templo del saber.

— Gustavo Petro (@petrogustavo) May 29, 2019

ARCADIA contactó en varias ocasiones a las directivas de la Facultad de Filosofía de la Universidad Javeriana, pero al momento de esta publicación no ha habido respuesta ni explicación oficial. La oficina de prensa de la institución le ha dicho a ARCADIA que, más allá de la noticia de la terminación del contrato de Cadahia, “no hay más información al respecto”.

El silencio de la Facultad de Filosofía y el pasmo de los estudiantes y colegas de Cadahia frente a la decisión ha detonado numerosas interpretaciones sobre las razones que habrían motivado la terminación abrupta de su contrato. Algunos académicos y líderes de opinión lo asocian a sus posiciones críticas frente a la institución y frente al gobierno. Yo me pregunto qué cabe esperar de instituciones que marginan a sus mejores miembros tan sólo porque son críticos con lo que hacen —o dejan de hacer— esas mismas instituciones”, escribió el editor y columnista de ARCADIA Mario Jursich. “En ese sentido, veo un vínculo entre lo que le pasó a Coronell y lo que le acaba de pasar a la distinguida profesora argentina: los pusieron en la calle por, vaya ironía, negarse a tener espíritu de cuerpo, una virtud que podrá ser muy útil en la la iglesia y el ejército, pero que es desastrosa en los medios de comunicación y en las universidades”. En esa misma línea, el crítico Pedro Adrián Zuluaga anotó: “Desde luego que los casos de Daniel Coronell y Luciana Cadahia están conectados, más allá de una simple teoría de la conspiración. Desde luego lo que las universidades y los medios envían como mensaje con estos despidos es que se acabó ese espacio de independencia, pensamiento y especulación”.

Aunque todavía son desconocidos los motivos oficiales, la ausencia de explicaciones por parte de la Facultad de Filosofía frente al caso a los estudiantes, profesores de la Facultad y líderes de opinión que se preguntan sobre el porqué de la salida de Cadahia de la Javeriana solo ha dado paso a problemáticas conjeturas y preguntas incómodas. “Creo que, al menos, tengo derecho a saber por qué se me desvinculó”, espera Cadahia. “En todo caso, seguiremos en la tarea de producir pensamiento crítico desde América Latina, dentro o fuera de la academia”.

* * *

ARCADIA comparte, además, la carta que la Red Colombiana de Mujeres Filósofas le dirige a la Pontificia Universidad Javeriana a raíz de la salida de Cadahia.

Como profesoras y académicas, desde la Red Colombiana de Mujeres Filósofas quisiéramos manifestar la profunda extrañeza que nos produce la noticia reciente del despido sin causa justa de la profesora Luciana Cadahia del Departamento de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana. Nos sorprende que una universidad con los estándares académicos de la Javeriana, y una Facultad que es conocida y se caracteriza por acoger en sus aulas a profesoras y profesores de todos los perfiles, opiniones, género y posiciones políticas, tome una decisión como éstas sin preocuparse por dar razones, ni por el daño, personal y académico, que pueda ocasionarle a una académica como la profesora Cadahia.

Luciana Cadahia es desde 2012 doctora en filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid. Su tesis de doctorado fue dirigida por uno de los académicos más reconocidos en su medio – el profesor Félix Duque, profesor titular y gran reconocido a nivel internacional. En los pocos años que lleva graduada del doctorado la profesora Cadahia ha logrado convertirse en una académica reconocida a nivel nacional e internacional, un referente clave para temas relacionados con filosofía política moderna y contemporánea, y una intelectual pública con gran influencia en medios tanto académicos como de difusión. Ha publicado ya dos libros de su autoría con editoriales de alta calidad académica (Fondo de Cultura Económica en 2017 y Lengua de Trapo en 2019), y tiene dos más contratados, uno con la Editorial Herder en España, y otro en Polity Press en la colección dirigida por Judith Butler sobre teoría crítica en el sur global. Ha dirigido además ya tres volúmenes colectivos (entre ellos uno con la editorial de la Universidad Javeriana en 2019) y prepara uno más sobre mujeres filósofas para la editorial Herder.

Sobra decir que una trayectoria académica de estas características, en tan solo siete años que lleva la profesora Cadahia de doctorada, es excepcional. A esto se suma el hecho de que como profesora tiene un record impecable, tanto en su paso por FLACSO, Ecuador, entre los años 2015 al 2017, como desde el tiempo que lleva ya enseñando en la Universidad Javeriana, desde julio de 2017 hasta el presente. Sus evaluaciones docentes han sido nada menos que sobresalientes y hasta la fecha de ayer, en la que la profesora Cadahia recibe una carta en la que le comunican la terminación de su contrato, no había recibido una sola queja por parte de ninguna instancia ni académica ni administrativa de la Universidad.

En la carta en la que le comunican su despido, firmada por la Directora de Gestión Humana, Heidi Uesseler Franco, con copia al decano de Filosofía, profesor Luis Fernando Cardona, todo lo que se le aclara a la profesora Cadahia es que “de acuerdo con la facultad que nos confiere el artículo 28 de la Ley 789 de 2002, le notificamos que hemos decidido dar por terminado su contrato de trabajo sin justa causa a partir del 28 de mayo de 2019”. Dado que no se han proporcionado razones para el despido, y que estas no podrían de ninguna manera estar asociadas a una carencia en la producción académica de la profesora Cadahia y la alta calidad de su docencia, no queda más que preguntarse si las razones que han conducido a las autoridades correspondientes de la Universidad Javeriana a tomar su decisión se relacionan con las opiniones políticas críticas de la profesora Cadahia y su participación activa en redes sociales, medios de comunicación y medios académicos.

Esto se suma además al problema estructural que desde la Red Colombiana de Mujeres Filósofas hemos venido denunciando desde el año pasado con el caso del concurso del Departamento de Filosofía de la Universidad Nacional, esto es, el problema del profundo sexismo que atraviesa los criterios académicos y personales de la filosofía académica en Colombia. Este problema sistémico no atraviesa solo voluntades personales, ni se manifiesta únicamente en animadversiones contra individuos particulares, sino que media todas las decisiones tanto administrativas como académicas que afectan la vida profesional y personal de las filósofas en Colombia. Que la profesora Cadahia, siendo una académica excepcional, sea a su vez el target de una decisión tan tajante e injustificada como la que acaba de tomar la Pontificia Universidad Javeriana no es pues una coincidencia en este contexto, y queremos hacer un llamado de atención sobre los modos como el sexismo estructural de la academia afectan este caso particular como síntoma de un problema endémico generalizado.

Para este momento, solo un día después de su despido, los mismos profesores del Departamento de Filosofía de la Universidad Javeriana, más de cien de sus estudiantes, y académicos reconocidos a nivel nacional e internacional, han comenzado a manifestar públicamente su desacuerdo con este despido injustificado, la sorpresa y extrañeza que son las únicas reacciones posibles ante una decisión así, y el apoyo incondicional a la profesora Cadahia. Como profesoras y filósofas pertenecientes a la Red Colombiana de Mujeres Filósofas no queremos solo manifestar nuestro apoyo a la profesora Cadahia, sino solicitar que la Pontificia Universidad Javeriana reconsidere su decisión y revise los criterios que pudieron haber conducido a tomarla de manera – al menos hasta ahora y públicamente – absolutamente injustificada. Solicitamos una respuesta pública de la Universidad ante la comunidad académica nacional. 


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.