Irradiar y dejarse permear: el sentido de la nueva Cinemateca de Bogotá
Publicado: 12/06/2019

Irradiar y dejarse permear: el sentido de la nueva Cinemateca de Bogotá

El nuevo edificio quiere ser más que un centro para las artes audiovisuales: un lugar de encuentro para todas las artes y para todos los ciudadanos. | Una obra de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Este contenido institucional surge de una alianza entre ARCADIA y la Alcaldía Mayor de Bogotá

La nueva Cinemateca de Bogotá es un centro cinematográfico sin precedentes en Colombia que, además de su natural vocación hacia las artes audiovisuales, quiere ser un eje fundamental de convergencia cultural y ciudadana. En tiempos en que muchos proyectos urbanos han acentuado la separación entre las propiedades privadas y el espacio público –con la popularización, sobre todo, de los conjuntos cerrados como punta de lanza de un modelo contemporáneo de ciudad, como señala la investigadora en urbanismo Claudia Lozano–, este proyecto, que surge del esfuerzo de varios gobiernos y se inaugura en la alcaldía de Enrique Peñalosa, es una declaración contundente sobre el tipo de espacios que puede, o quizá incluso debe, tener una ciudad del siglo XXI en Colombia.

En el cada vez más rico corredor cultural que atraviesa el Centro de Bogotá, la Cinemateca será, por su ubicación privilegiada, uno de los nodos de la red de lugares de encuentro ciudadano en torno a las artes expendidas, la creación y el pensamiento. Ese circuito se extiende desde el Museo Nacional y el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo), pasa por lugares ya emblemáticos de la convergencia cultural bogotana como la Biblioteca Luis Ángel Arango, el Museo de Arte Miguel Urrutia (Mamu) o el Centro Cultural Gabriel García Márquez, y llega hasta Fragmentos, el recientemente inaugurado espacio de arte y memoria concebido por Doris Salcedo. A partir de junio, además, se sumará la Galería Santa Fe, cuya sede fija abrirá sus puertas en el restaurado Mercado La Concordia.

Le puede interesar: La nueva casa de la Galería Santa Fe: todo lo que debe saber

“Hay una palabra clave en la creación de la nueva Cinemateca y es ‘encuentro’”, dice su directora Paula Villegas. “No solo es una sala de cine, y no es cerrada, sino que es un espacio abierto que irradia a todos los ciudadanos. Los espacios no tienen que pensarse necesariamente como contenedores de algo, sino como irradiadores, como lugares de circulación y cruce de prácticas”.

Esa idea de irradiar y dejarse permear está en el corazón del horizonte que deberían tener los lugares públicos para la cultura en las ciudades contemporáneas. Irradiar porque son ejes alrededor desde los que se estimula a un sector de la ciudad a través del diálogo, por ejemplo, entre su función cultural y sus dinámicas comerciales y de socialización, como ha sucedido con la Biblioteca Pública Virgilio Barco o la Biblioteca Pública El Tintal Manuel Zapata Olivella–; y permear porque se dejan atravesar, se vuelven nuevos lugares de circulación y articulación comunitaria de la ciudad. “El edificio mismo ha sido pensado para eso: el espacio es ‘permeable’ y se integra con el espacio público”, dice Juliana Restrepo, directora de Idartes.

El edificio y su programación cultural serán, en palabras de la secretaria de Cultura de Bogotá, María Claudia López, una pieza clave en la renovación urbana de este sector de la ciudad: “Dos calles peatonales lo atraviesan y lo conectan de norte a sur y de oriente a occidente con el proyecto de residencias universitarias de Citibú, con zonas de tránsito de las universidades, y está al pie de la entrada a las estaciones de Transmilenio de Las Aguas y Universidades”. Se espera que esa estructura de circulación en cruz, diseñada para ser caminada y para posibilitar lugares de encuentro, le dé la vuelta a la popularizada idea de las instituciones culturales como espacios herméticos o de nicho. Por el contrario, y como también se espera que ocurra con la Galería Santa Fe y la decisión de instalarla en una tradicional plaza de mercado, el objetivo es recuperar el sentido original de esas plazas como espacios de encuentro y lugares porosos de intercambio humano. Esa idea está en el corazón de las culturas democráticas y de la formación de ciudadanías críticas y plurales.

Por otra parte, una cinemateca con laboratorios y salas transdisciplinarias de creación y producción se hace necesaria en un universo artístico en que hay cada vez más cruces y encuentros entre distintas disciplinas.

Pero resulta también gratificante que sus gestores no se hayan limitado a profundizar en lo que puede ofrecer la Cinemateca adentro. Al pensar en un espacio consciente del sector y la ciudad en que se alza, el nuevo edificio satisface la urgencia de darles vida y forma a espacios públicos que permitan el encuentro entre personas, distintos a la oferta dominante del comercio (sobre todo, de los centros comerciales).

Le puede interesar: La casa audiovisual de Bogotá

Los espacios de congregación e intercambio siempre han sido la semilla de una cultura liberal y plural, y del crecimiento intelectual, político y social de una comunidad: “Las ciudades viven de sus puntos de encuentro –dice Restrepo–. Un centro comercial lo es, una plazoleta de comidas lo es. Pero también lo son una biblioteca, un museo y una universidad”.

Si bien la oferta de espacios para prácticas como las artes plásticas parece crecer, la ciudad estaba en deuda con el cine y las artes audiovisuales. En respuesta a eso, por la Cinemateca circularán cada año alrededor de quinientos títulos, habrá cerca de dos mil proyecciones, más de sesenta espectáculos de artes escénicas y, según la Secretaría de Cultura, se espera que más de diez mil personas visiten anualmente la Biblioteca Especializada en Cine y Medios Audiovisuales (Becma). “Se estima que se programarán cerca de 1.200 horas mensuales en actividades dedicadas al fomento de las artes audiovisuales”, cuenta López.

Con esas actividades, como dice Restrepo, el edificio espera ser un “nodo que permita que muchas entidades, productores, directores, artistas y colaboradores se puedan conectar; un espacio donde uno pueda decir ‘encontrémonos’ para sacar adelante un proyecto”. Al final, el objetivo será “atraer públicos diversos y dinamizar las prácticas culturales” en aras de fomentar “nuevas percepciones, actitudes y hábitos ciudadanos que favorezcan la acción colectiva, el disfrute y la apropiación de la cultura en la ciudad”.

Conozca la programación completa de la nueva Cinemateca de Bogotá haciendo clic aquí


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.