“He aprendido como actor que necesito ser igual de antitético hacia Jesús que hacia Hitler”
Publicado: 29/08/2019
Por RevistaArcadia.com

“He aprendido como actor que necesito ser igual de antitético hacia Jesús que hacia Hitler”

Estrella de Bollywood, reconocido por películas como 'Life of Pi', el actor indio Adil Hussain habló con ARCADIA sobre su destacada participación en ‘¿Qué dirá la gente?’, un fuerte y emotivo drama.

Adil Hussain, filósofo, comediante y actor musulmán, comenzó su trayectoria en los grupos de teatro de la universidad. Mucho ha recorrido desde entonces, ha protagonizado películas en inglés, hindi, asamés, bengalí, tamil, marathi, malayalam, noruego y francés.

En ¿Qué dirá la gente?, Hussain interpreta a Mirzar, el padre de Nisha, una joven paquistaní de 16 años que pasa de ser la hija perfecta a tener una complicada relación con su familia, cuando descubre la manera en que ella quiere disfrutar su vida y esto choca con sus rígidas costumbres. La historia de amor imposible entre padres e hijos, fue seleccionada por Noruega las nominaciones a los premios Óscar de la Academia.

La cinta se basa en la vida real de su directora, Iram Haq, a quien le tomó 20 de  sus 40 años tomar la decisión de contar su historia, que describe como una versión suavizada del traumático secuestro al que la sometió su familia cuando tan solo solo tenía 14 años.

Arcadia habló con Hussain, sobre su galardón como Mejor Actor en los Premios Nacionales de Noruega y las escenas más intensas que grabó en esta aplaudida producción.

Nisha, interpretado por Maria Mozhdah, una joven Paquistaní que a sus 16 años vive una doble vida. Cortesía: Cine Colombia

¿Cómo se diferencia tu personaje en ‘Qué dirá la gente’ de todos los otros que ha hecho?

Yo he retratado muchos personajes similares en otras películas, incluyendo Un viaje extraordinario (Life of Pi, 2012) que seguramente ya has visto. Pero la diferencia es que, en Un viaje extraordinario, mi personaje permite que su hijo haga lo que él desea hacer, o practicar la religión que él desee. Pero aquí, el padre es extremadamente rígido, no permite que su hija se comporte como ella desea. Entonces, en esta soy más rígido, más ortodoxo y soy más temeroso del que dirá la gente. Su rigidez por mantener los valores de la comunidad específica de donde viene es muy fuerte y al tiempo ama demasiado a su hija y este es un dilema que él enfrenta al final de la película. Que él de verdad ama a su hija y al entender que no querría casar a su hija con un hombre extraño, en un país extraño en donde no podrá ni siquiera continuar su educación, así que decide dar un paso atrás. Así que es un poco similar, pero todas las personas en el mundo son diferentes. Entonces sí, si es un personaje muy diferente en realidad.

¿Cuál espera que sea la reacción de las audiencias cuando vean esta película, que espera que se lleven con ellos? 

Yo espero que las personas puedan entender que cada individuo se le debe permitir tomar sus propias decisiones, en lo amoroso, y en lo personal, y de cómo quieren vivir su vida. Debemos enseñar el valor de que no se debe hacer daño a una persona física o emocionalmente y dejar ser a las personas. De dejar ser a cada uno de los niños, de que puedan encontrar su propio camino, encontrar su propia fuerza y experimentar con sus propias debilidades y dejarlos crecer al tiempo que encuentran su espacio en la sociedad.

Ya que estamos hablando de diferentes sociedades y culturas, es interesante resaltar que ha trabajado en diferentes países con diferentes culturas, no solo en esta producción noruega. ¿Cómo ha lidiado personalmente ese choque de culturas?

Pues, mi orientación de la cultura es muy diferente a las de las otras personas. Yo estudié en Inglaterra y viví en Holanda. Durante tres años y medio estuve enseñando y actuando en grupos de teatro allá. Yo tengo una orientación totalmente diferente en términos de mi aceptación de otras culturas, de otras ideas e ideologías y he aprendido a dejar ser a las otras personas. Eso es lo que he aprendido, como artista, como actor, es que necesito ser igual de antitético hacia Jesús o hacia Hitler al tiempo porque si debo actuar como Hitler debería tener empatía con él, no tengo que estar de acuerdo, pero si tener empatía. Yo debo entender porqué hizo lo que hizo.

 

 Rohit Saraf, actor que interpreta a Amir, quien vive un intensa historia de amor con Nisha. Cortesía: Cine Colombia

Ganó el Premio a Mejor Actor en los Premios Nacionales de Noruega, y fue un tema mediático porque no es noruego. ¿Por qué cree que la película se conectó tan bien con las audiencias de Noruega? Aunque trata la cultura de Noruega, también trata con una cultura muy diferente a la del país.

Sí, pero yo creo que es una situación muy grande, no solo con Noruega. Si miras el mundo ahora, muchas personas están migrando, van de un país a otro por diferentes motivos, unos por oportunidades económicas, otros están tratando de buscar una vida estable. Yo creo que va a ser un fenómeno mundial, de lograr un estímulo en otros países, en otras culturas y todo el país. En el caso de Noruega, el país está aceptando y está más abierto que otros países. Por ejemplo, en Francia prohibieron el uso de hijab. Es por esto que es importante para la comunidad de Noruega no dejar en la mitad la cultura de las personas que han migrado al país desde hace unos 60 o 70 años, solo porque no son familiares con esta cultura. Es importante entendernos y el cine es una de los medios más importantes para comunicar los valores más valiosos de las culturas en las diferentes partes del mundo. Es un rol muy importante, el de educar a las personas para comprender las culturas. Yo creo que esta película empezó una gran conversación, que también se ha visto en otros países. Esto ha creado una conversación para ver todas estas culturas y cómo se pueden entender. Es una conversación para entender, no para juzgar. Como decir que una cultura es mala, juzgar la forma en que tratan a las personas. Entonces, lograr espacios en donde estos diálogos puedan darse y esta película ha logrado un gran interés por establecer estos diálogos para entendernos unos a los otros, por eso es una película muy importante.

¿Nos puede contar un poco de su experiencia al trabajar con Iram Haq, la directora de la película?

Iram Haq es una de las directoras más amables y cálidas con las que he trabajado, debido a su experiencia de vida puede ser un poco un vulnerable y al mismo tiempo comprensiva de las ideas y costumbres de los demás. Ella es capaz de ver el mundo desde diferentes perspectivas, como por ejemplo cuando me hablaba de mi personaje me dijo: “Mi padre me amaba, yo lo sabía, pero no podía estar de acuerdo con la forma como actuaba hasta el punto de la tortura.” Que ella, aun así, amara a su padre tan fuerte demuestra lo comprensiva y abierta que era. Así que trabajar con una persona que ha visto el mundo de esta forma es una gran oportunidad y un proceso de aprendizaje importante para mí, y estoy muy agradecido y un honrado por haber sido escogido y dirigido por Iram Haq.

 

¿Cómo fue su trabajo con Maria Mozdah?  Debido a que la relación de sus personajes es tan central en la película y ella está empezando su carrera mientras que ya usted lleva una trayectoria más larga…

Creo que ella es una de las mejores actrices con las que he trabajado, claro que debió trabajar muy duro, la directora también tuvo que trabajar con ella muy fuerte para poder sacar las cualidades que, valientemente, lució. Ella es una actriz que lo da todo, fue un placer y una alegría poder trabajar con Maria, una actriz tan joven y segura del trabajo que desempeñó en la película. De hecho, nos hicimos muy buenos amigos, estamos en contacto y discutimos nuestros problemas, ella me cuenta de los suyos, ahora somos muy buenos amigos.

En la película hay muchos momentos intensos, ¿Cuál fue la escena más difícil de grabar?

La escena más difícil para mí, es cuando debo hacer creíble para las audiencias cuando le pido a mi hija que se lance del acantilado. Eso fue lo más difícil porque yo debía creer que de verdad quería que saltara, y ella debía creerlo también para que ella se notará asustada. Probablemente la tensión era eso, no que saltara si no de asustarla hasta el punto de que quisiera seguir mis instrucciones. Entonces esa fue la parte más difícil para mí, como actor, poder creérmelo y yo nunca le he pedido a nadie que se lance de un acantilado en mi vida.

 

¿QUÉ DIRÁ LA GENTE? La tradición nos define, el amor nos transforma, el coraje nos libera. Cortesía: Cine Colombia

¿Y cuál fue su escena favorita al filmarla?

Creo que mi escena favorita fue cuando me di cuenta que el amor por mi hija me permitió abrir los ojos para entender que, si la casaban con un extraño en otro país ella no podría ni siquiera continuar sus estudios, eso nunca lo quise. La parte en donde lo entiendo todo, que además es muy sutil. La última escena cuando estaba hablando con el esposo de mi hija. Esa fue de mis partes favoritas, Cuando el padre entiende todo y eventualmente la deja ir.


REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2019 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.