Un grupo de WhatsApp, liderado por dos funcionarios del gobierno de Iván Duque e integrado por varios uribistas, diseñó desde ese espacio estrategias en redes sociales para posicionar temas de su interés, que plantean interrogantes éticos y políticos, según expertos. La Liga Contra el Silencio tuvo acceso al contenido del chat. Fotomontaje: ARCADIA. Un grupo de WhatsApp, liderado por dos funcionarios del gobierno de Iván Duque e integrado por varios uribistas, diseñó desde ese espacio estrategias en redes sociales para posicionar temas de su interés, que plantean interrogantes éticos y políticos, según expertos. La Liga Contra el Silencio tuvo acceso al contenido del chat. Fotomontaje: ARCADIA.

En las entrañas de una ‘bodeguita’ uribista

Un grupo de WhatsApp, liderado por dos funcionarios del gobierno de Iván Duque e integrado por varios uribistas, diseñó desde ese espacio estrategias en redes sociales para posicionar temas de su interés, que plantean interrogantes éticos y políticos, según expertos. La Liga Contra el Silencio tuvo acceso al contenido del chat.

2020/02/06

Por La Liga Contra el Silencio

Claudia Bustamante tenía funciones de cónsul en Orlando, Estados Unidos, cuando el 7 de septiembre del año pasado creó un grupo de WhatsApp con 88 integrantes. Desde ese espacio, y con la ayuda de Víctor Muñoz, entonces alto consejero presidencial, promovieron causas uribistas, atacaron a medios de comunicación, periodistas y adversarios de manera organizada.

“El propósito del grupo es que tengamos información de primera mano, sobre temas relevantes para el país, para el desarrollo de algunos cometidos del gobierno nacional y claramente, para seguir defendiendo el modelo de país en el que queremos ver crecer a nuestros hijos. No queremos más especulaciones de los medios qué (sic), de cierta manera, son los responsables de la polarización que hoy vive Colombia”, escribió Bustamante, luego de dar la bienvenida a los miembros del chat.

La primera notificación al celular llegó a las 10:19 a.m. de ese 7 de septiembre. “Has sido añadido al grupo Tuiteros TOP”. Poco después el nombre del grupo cambió al de “Influenciadores”. Bustamante, quien en 2018 fue candidata al Senado por el Centro Democrático, era la administradora del grupo y había añadido los números de los participantes.

Uno de ellos compartió con La Liga Contra el Silencio toda la actividad del chat* a la que tuvo acceso. Este medio logró identificar a 63 de los 88 integrantes del chat, así como sus cuentas de Twitter asociadas, también accedió al contenido del chat que hasta ahora era un misterio y, con una empresa de tecnología, averiguó el alcance de la red.

Los mensajes que buscaban coordinar desde el grupo de WhatsApp hacen parte de una estrategia de posicionamiento de contenidos, una práctica frecuente en la actualidad que es conocida como ‘bodega’.

Marta Peirano, periodista española, experta en estos temas y autora del libro ‘El enemigo conoce el sistema’, explica cómo operan este tipo de estrategias: “Tienes a un petit comité (grupo de personas) donde todos se conocen, es una célula cercana a la base. La persona que invita y organiza el chat, la cónsul, está en el medio. Cerca a los de arriba, a quienes dirigen, y también a algunos que están en la parte de abajo de la pirámide”.

“La invitación es a un círculo de extrema confianza, gente que ya saben que es susceptible de convertirse en parte de tu ejército. Es muy posible que genuinamente estas personas crean en las políticas que defienden. Después, los entrenan y los pones a trabajar. En este caso a imponer las tendencias que tú quieres, la que más te convienen a ti o al partido o al jefe. ¿Esto es más barato que comprar bots? No, no. Los bots son muy baratos, pero es mucho más auténtico, el mensaje llega diferente porque son personas de verdad”, analiza Peirano.

¿Quiénes participaron en el chat?

Tres días antes de que Bustamante creara el chat había sido designada provisionalmente por el presidente Iván Duque, como Consejera de Relaciones Exteriores con funciones de cónsul y jefe de la oficina del consulado de Colombia en Orlando, cargo que mantiene hasta la actualidad.

Muñoz, por su parte, era alto consejero presidencial para la Innovación y la Transformación Digital, y fue designado por Bustamante como segundo administrador del grupo de WhatsApp. Inicialmente los miembros del grupo no tenían permiso para enviar mensajes, lo que cambió un día después de la creación del chat.

Entre los integrantes del chat hay cuatro que trabajan directamente para el gobierno de Iván Duque. Siete han sido excandidatos del Centro Democrático (CD) al Concejo, Cámara de Representantes o Senado. Dos trabajan directamente para el expresidente Álvaro Uribe y uno más asesora a Juan David Vélez, congresista que ocupa la curul de los colombianos en el exterior, también del CD.

En el grupo de WhatsApp Bustamante nombró como “moderador” a Juan Pablo Bieri, exgerente del sistema de medios públicos RTVC, quien salió del cargo en febrero de 2019 tras denuncias de censura, publicadas por La Liga Contra el Silencio.

Bieri volvió al gobierno como contratista: en la oficina de Comunicaciones de Migración Colombia desde el 31 de julio hasta el 31 de diciembre de 2019, con un contrato de 36 millones de pesos; y, además, como asesor del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, con un contrato del 31 de octubre de 2019 a noviembre de 2021, por más de 468 millones de pesos.

“Juan Pablo Bieri será el moderador del grupo; será el puente entre nosotros y quienes nos va a aportar la información requerida. Una vez termine de ingresar a los que me faltan, ingreso a Juan Pablo y les abro el grupo para opiniones. Es para que no nos desordenemos y quedemos claros en la dinámica que presente Bieri!” (sic), escribió Bustamante. Hasta el 8 de septiembre, Bieri nunca habló en el chat. 

Cuando la cónsul creó el grupo también agradeció a los integrantes por aceptar la invitación del 5 de septiembre cuando tuiteros uribistas se dieron cita en el hotel Hilton de Bogotá. “Fue un día muy especial, que estoy segura nos reanimó para continuar en la defensa de las ideas que por años, hemos defendido. Juntos es más fácil”, escribió.

Se refería a la reunión de simpatizantes, influenciadores y tuiteros cercanos al CD que asistieron a charlas sobre herramientas para generar más impacto en redes sociales en el Hilton. El senador Uribe Vélez hizo público el encuentro cuando divulgó una foto en su Twitter con el mensaje: “Gracias colegas tuiteros”. En la imagen se apreciaba a unas 50 personas en la terraza del hotel. 

Muñoz fue uno de los expositores en el Hilton y Bieri, el presentador y moderador. Tras conocerse su papel en el evento y en el chat de WhatsApp, Muñoz renunció a su cargo en septiembre, como lo contaron La Silla Vacía y Yohir Akerman, en una columna en El Espectador. Casi cuatro meses después de su salida, Muñoz volvió a estar vinculado a la Casa de Nariño en el cargo de alto consejero para Asuntos Económicos y de Transformación Digital. 

En las charlas del Hilton también participaron Soraya Yanine, exsubdirectora de Noticias RCN, hoy consultora en comunicación estratégica y Nicolás Uribe Rueda, exrepresentante a la Cámara por el Partido de la U y panelista de Blu Radio. También Carlos Escobar, experto en redes sociales, que fue relacionado en 2014 con el escándalo del hacker Andrés Sepúlveda y que estuvo preso en Estados Unidos por un delito federal tras cometer fraude informático con una base de datos de tarjetas de crédito del Bank of America.

Las recomendaciones de Muñoz

Al renunciar a su cargo Muñoz aceptó que hizo parte del chat, lo que se desconocía hasta ahora eran sus instrucciones y la manera cómo influyó en los miembros del grupo de WhatsApp. La Liga no solo revisó quiénes integraban el chat sino que fue más allá y analizó el comportamiento en Twitter de 63 miembros identificados y las tendencias que movieron.

Se hizo el seguimiento en varios periodos. Entre el 8 de septiembre de 2019, cuando empezó la actividad en el grupo, hasta el 31 de octubre del año pasado, todos los días varias cuentas identificadas del grupo de WhatsApp publicaron tuits con algún hashtag del chat. 

El domingo 8 de septiembre a las 7:49 a.m. Muñoz envió una foto al grupo de WhatsApp con las tendencias de Twitter de ese día, donde señalaba en rojo el hashtag #NoVeoNoticiasUno. 

La imagen estaba acompañada del mensaje: “Buenos días. Lo que se habló en el evento. Este HT (hashtag) lo entraron porque siendo domingo lo lanzaron a las 6 am, y esto les permitió posicionarse antes de cualquier otra tendencia”. 

El comportamiento de miembros del grupo en sus cuentas de Twitter ese día, así lo confirmaba:

La Liga buscó a la empresa de tecnología Sequoia Space para analizar la actividad en Twitter de los 63 miembros del grupo. Así pudo establecer que entre septiembre y diciembre de 2019 esta ‘bodega uribista’ escribió 376 tuits diferentes con el hashtag #NoVeoNoticiasUno, sin contar retuits.

Se comenzaba a pasar del discurso al hecho. La estrategia apuntaba a hablar a favor del gobierno, atacando a todos los contradictores. Y se haría en las redes sociales. Justamente, los miembros del grupo de Whatsapp son tuiteros con miles de seguidores. Entre todos suman más de 600 mil.  

Ante pedidos de “tips para ser eficientes” en las redes por parte de la cónsul Bustamante, Muñoz recomendaba en el chat horarios de publicación, hashtags, usar imágenes “para taggear con grandes seguidores”, no montar tendencias durante partidos de fútbol y daba instrucciones como estas: “…muchos temas a la vez no generan impacto... No traten de meter dos HT (hashtag) por día (sic)”. 

También sugería temas a explotar. En uno de sus mensajes en el chat envió un link de la cuenta de Twitter de la periodista Vicky Dávila en la que ella compartía su columna ‘La Grabación Oculta’, publicada el 7 de septiembre en la revista Semana. El artículo de Dávila es la transcripción de una grabación, conocida por ella, entre Andrés Sanmiguel, dueño de la empresa Gistic, y Esteban Moreno, quien habría recogido dinero en efectivo de un presunto giro de Odebrecht para la campaña de reelección de Juan Manuel Santos en 2014.

Muñoz ordenó a los participantes del chat:  “Sin crecer a Vicky. Pero sí debemos mover el tema de esta grabación.   Sugerencias: #LosTestaferrosDeSantos #LaGrabación #SanMiguelYMoreno”.  

Veinte minutos después dio otra orden: “Nos vamos con #LosTestaferrosDeSantos”. Y envió una foto de la columna diciendo: “acá están los insumos”. Uno de los participantes respondió: “Compañeros, sigamos la recomendación de Víctor, vamos fuertes con #LosTestaferrosdeSantos”.

La Liga consultó sobre este tipo de prácticas a Esteban Ponce de León, investigador del DFR Lab (Laboratorio de Investigación Forense Digital) del Atlantic Council, una plataforma de estudio de la desinformación. El experto explicó que para el caso colombiano desde la campaña en 2016 para el plebiscito, la política influyó en las redes sociales y hoy “hay un perfeccionamiento en la estrategia para volver un mensaje masivo”.

“Antes era más fácil y más evidente el uso de bots por el volumen de trinos que movían, etcétera, pero ahora la estrategia es que tienes gente que se encarga de eso y lo hace porque cree en eso y lo mueve de forma orgánica. Crean redes, en el sentido de las conexiones mucho más sofisticadas para imponer una tendencia”, dijo Ponce de León. 

Mediante el uso de herramientas Trendsmap y Trendinalia, que hacen seguimiento a las tendencias de Twitter en tiempo real y almacenan los principales trendings topics por región o país, La Liga comprobó que ese día el hashtag #LosTestaferrosDeSantos ordenado por Muñoz en el grupo de WhatsApp fue tendencia en Bogotá y en Colombia. 

“Ya estamos entre las 10 tendencias”, se congratuló Muñoz en el chat. “Está funcionando muy bien este método organizado”. “Felicitaciones a nosotros mismos, empezamos muy bien la tarea de salvar a Colombia. Unidos somos más fuertes, vamos bien!” (sic). Estos fueron algunos de los mensajes compartidos al grupo, y a continuación algunos de los tuits:

Para la experta Peirano estas estrategias se han usado antes en otros lugares del mundo: “Aprovecharon que las redes sociales crean un espacio privado y lo convirtieron en un movimiento social en el que hay gente simpatizante, los que están llamados a ser tus ejércitos humanos en esas mismas redes”.

Y agrega: “por primera vez en la historia” las redes sociales “son medios de propaganda política que son capaces de decirle a cada persona por separado lo que quiere oír y hacerle pensar que todo el mundo está pensando lo mismo”. Para concluir, mencionó que “el sueño de una red libre, abiertamente democrática (...) se ha convertido en una pesadilla de manipulación y vigilancia de los usuarios”.

En uno de los periodos analizados por La Liga se observaron otras tendencias que evidencian esas estrategias coordinadas. Fue el caso del apoyo que recibió Uribe en redes cuando se acercaba su indagatoria ante la Corte Suprema el 8 de octubre de 2019 en un caso de presunta compra de testigos. Entre septiembre de 2019 y enero de 2020 más de 30 tendencias pro-Uribe fueron promovidas por los tuiteros del chat.

Entre los blancos del chat no solo estaban Noticias Uno y Juan Manuel Santos. Otras tendencias coincidieron con la participación de Muñoz en el chat y su posterior renuncia. 

El 9 de septiembre miembros del grupo movieron el hashtag #LaWPolariza, después de que en este medio se comentara sobre la reunión de tuiteros en el Hilton. Una persona llamada Hamilton, presente en el grupo y en el evento del Hilton, y cuya cuenta de Twitter (@ecuanimusjustus) tenía 20.250 seguidores hasta el 4 de febrero, fue la primera persona que trinó sobre el tema, de acuerdo con la herramienta en línea Rumble, que encuentra la primera vez que se tuiteó algún hashtag. Más de 20 integrantes del chat de WhatsApp se unieron a esa tendencia. 

El 10 de septiembre la operación volvió a realizarse. El mismo usuario (@ecuanimusjustus) publicó por primera vez un trino con el numeral #JulitoNosQuiereCallar. Otros miembros del chat se sumaron. 

Tanto #LaWPolariza como #JulitoNosQuiereCallar se convirtieron en tendencia en Colombia, de acuerdo con las herramientas Trendsmap y Trendinalia. La Liga y Sequoia Space establecieron que entre septiembre y octubre de 2019 se escribieron 197 tuits diferentes con #LaWPolariza y 103 con #JulitoNosQuiereCallar,  sin contar retuits

El 11 de septiembre Muñoz publicó un hilo de trinos desde su cuenta de Twitter dando a conocer su renuncia y explicando el escándalo de los días anteriores.

Iván Luna, científico de datos de Sequoia Space, explicó a La Liga la actividad de las tendencias sobre el tema en Twitter: “En los hashtags se ve cómo se le atribuye la responsabilidad de su salida (de Muñoz) a Julio Sánchez Cristo, periodista de W Radio”.

Los tuiteros organizados en el chat también movieron tendencias en apoyo a Muñoz. El 12 de septiembre a las 4:15 a.m., Sonia Villa (@villasonia01), asistente al evento del Hilton, integrante del grupo de WhatsApp y contacto para las movilizaciones del Centro Democrático en Cartagena, creó por primera vez en Twitter la tendencia #VictorMuñozSeQueda. El hashtag fue tendencia nacional y varios tuiteros del grupo enviaron sendos mensajes en esa red social. Incluso Fernando Nicolás Araújo (@FNAraujoR), senador por el Centro Democrático, se pronunció sobre el tema. También lo hizo Mario Peláez Soto (@MarioPelaezSoto), asesor de la Federación Nacional de Departamentos, quien estuvo en el evento del Hilton y en el grupo de WhatsApp.

La revisión que hizo La Liga da cuenta de que Araújo y otros políticos del Centro Democrático como María Fernanda Cabal, Ruby Chagüi, Paloma Valencia, Margarita Restrepo, Ernesto Macías, Carlos Fernando Mejía, María del Rosario Guerra, Gabriel Santos, Jaime Amín, entre otros, también participaban de los hashtags en Twitter.

Dos periodistas también fueron blancos de la “bodeguita” y se volvieron tendencia. La primera fue #CamilitaEstasPillada (contra Camila Zuluaga, periodista de Blu Radio y Caracol Televisión), cuyo primer tuit fue del portal Los Irreverentes. La segunda fue #JuvinaoMePoneEnPeligro (contra Catherine Juvinao, periodista y exconductora del programa La Luciérnaga de Caracol Radio).

En el primer caso recordaba la acusación de que Zuluaga había recibido 35 millones de pesos del contratista Miguel Nule, lo que ella ha negado en repetidas ocasiones.

En el segundo caso, el hashtag #JuvinaoMePoneEnPeligro parece ser una respuesta a trinos de Juvinao como este:

Pero el chat uribista no solo sirvió para ponerse de acuerdo con las tendencias que moverían en Twitter. La conversación también buscaba saber cómo conquistar a los jóvenes y cómo hacer para ampliar su mensaje, a través del arte o el cine. También sirvió para compartir contenidos como lo hizo el integrante Mauricio Villegas (@mauroville), quien envío el link https://www.syti.net/ES/Manipulations.html, una página de internet que tiene como título “estrategias de manipulación” de la opinión pública. 

Al menos 16 cuentas de Twitter del total de quienes integraban el chat tienen, además de su evidente cercanía con las ideas uribistas, otra cosa en común: son columnistas o miembros de El Parche del Capuchino, portal fundado por Carlos Eduardo Gómez Cajas, quien también estuvo en la reunión del Hilton y en el grupo de WhatsApp. 

En el sitio web figuran columnas de opinión de las senadoras Paloma Valencia y María Fernanda Cabal, los exviceministros Rafael Nieto Loaiza y Fernando Londoño Hoyos, los abogados Iván Cancino, Francisco Bernate, el coronel (r) Alfonso Plazas Vega, entre otros. 

Estrategias “antiéticas”

¿Lo que pasó en este chat es ilegal, es un acto criminal, es antiético? La Liga le hizo esta pregunta a Carolina Botero, directora de la Fundación Karisma, organización sin ánimo de lucro con sede en Bogotá que trabaja en la promoción y garantía de los derechos humanos en el mundo digital.

 “Quizás exista un tema de responsabilidad jurídica, pero por encima de todo es antiético (...) que estén miembros del propio Gobierno para mí es el gran problema de ese chat. La actuación de candidatos o asesores de senadores está mal porque no es un juego limpio”.

Agrega Botero que “el problema está en esos funcionarios de gobierno, en la diplomática que tiene una naturaleza y una obligación diferente porque se parte del principio de que se gobierna para todos. Lo que se muestra es que hubo un apoyo a una orquestación y eso es gravísimo en términos democráticos, de garantías democráticas”. 

Tanto los expertos Ponce de León como Peirano coinciden con Botero. “Es antiético. Están conspirando para distribuir desinformación con una estrategia común, pero finísima”, señala la investigadora española.

“En el mundo real esto debería ser ilegal e incluso rayar contra la libertad de expresión porque un público está siendo manipulado por estas cuentas. La información que te llega a ti puede confundir e influenciar tus posiciones. Estás tomando decisiones basado en datos que recibes y que deliberadamente pueden llegar a ser falsos o te pueden crear una opinión distinta a la que tendrías con datos certeros o con el panorama general de un hecho, que a veces no tienes”, indicó Ponce de León.

José Luis Peñarrendonda, periodista e investigador digital, comparó la ‘bodeguita’ uribista con el sonado caso de “La bodega de Fico", que lo destapó De la Urbe y La Silla Vacía. “Ese caso fue evidencia de la coordinación”, dijo. Y se refirió a otro ejemplo de Puerto Rico cuando el gobernador Roselló fue destituido a raíz de la filtración de un chat: “algo muy parecido a esto: funcionarios del gobierno, junto con una gente de comunicaciones estaban moviendo tendencias y moviendo información”. 

“Que hayan funcionarios haciendo esto a mí me parece una cosa muy complicada. (…) un funcionario del gobierno es un funcionario de todos los colombianos y el hecho de que no solamente está haciendo cosas que desnivelan, que manipulan a las audiencias de cierta manera, sino que también estén haciendo ataques tan directos y tan frontales a personas específicas de la oposición, me parece éticamente muy reprochable, me parece que debería tener consecuencias disciplinarias”, opinó. 

La Liga Contra el Silencio buscó a los personajes de mayor perfil público en el chat. La cónsul Claudia Bustamante manifestó: “No estoy autorizada para hablar de esos temas”. Ante la pregunta de quién la puede autorizar, insistió: “Nadie, porque ese es un tema que no tiene que ver con mi función consular”. 

Juan Pablo Bieri pidió contactar a sus abogados. Uno de ellos, Francisco Bernate, explicó que Bieri “como cualquier ciudadano es libre de participar del chat que considere, de las temáticas que considere, eso forma parte del fuero interno de cada ciudadano”.  Y agregó: “no estoy seguro de que él activamente hubiese participado de un matoneo a periodistas, creo que no”. Aseguró que Bieri fue un espectador. 

En la primera llamada de La Liga, Víctor Muñoz, alto consejero para Asuntos Económicos, dijo que atendería en dos horas; sin embargo no volvió a responder pese a que intentamos contactarlo durante tres días. 

El grupo de WhatsApp, de 88 personas, fue cerrado el 18 de septiembre de 2019. Sin embargo, el ecosistema uribista siguió actuando en Twitter.

Pasar de 63 a 250 usuarios activos significa un crecimiento del 397 % en solo cuatro meses. Pero este dato es todavía inferior a la cantidad de cuentas que se sumaron realmente a la ‘bodega uribista’ iniciada en WhatsApp. Esto porque La Liga no pudo identificar 25 de las 88 personas del chat, pero también porque cuatro de las 63 cuentas que sí se lograron identificar estaban cerradas en el momento de aplicar el análisis.

Estas eran: @cmbustamante, la cuenta de la creadora del chat y actual cónsul, Claudia Bustamante, que hoy ya está de nuevo activa; @NICHIN74 la cuenta de Luis Vega que fue suspendida y que él reemplazó luego por @nichin97; @ileanagiaimo, la cuenta de Ileana Giaimo del Castillo que ya no existe y @uribista1000, la cuenta de Álvaro A. Martelo R. que fue suspendida.

Así, aunque este ejercicio no está aún completo, la siguiente visualización dibuja el ecosistema uribista que se desprendió de las 59 cuentas de Twitter que sí estaban activas en el momento del análisis.

*Es recomendable explorar este contenido desde su computador:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.