"En mi experiencia, es un desafío poder definir una línea que no esté cubierta por otros centros culturales." | Foto: León Dario Peláez "En mi experiencia, es un desafío poder definir una línea que no esté cubierta por otros centros culturales." | Foto: León Dario Peláez

“Es fundamental para nosotros apoyar la creación colombiana”

Una charla con Marie Grangeon-Mazat, directora general de la Alianza Francesa de Bogotá, sobre el rol de la institución en sus 75 años y los desafíos que implica ser uno de los referentes culturales de la capital.

2019/03/27

Por Revista Arcadia

Este contenido institucional surge de una alianza con la Alianza Francesa de Bogotá.

Marie Grangeon-Mazat tiene una importante trayectoria en gestióny dirección. Dirigió la Alianza Francesa de la Paz, Bolivia, y de la isla Santa Lucía. En 2011 ocupó el cargo de jefe de Relaciones Institucionales y delegada geográfica para América Latina, el Caribe y África de la Alianza Francesa de París.

Desde su llegada a Bogotá en 2016, ha estado al frente de la consolidación de la Alianza Francesa como un importante centro de pedagogía y cultura. Hablamos con ella en el cumpleaños número 75 de la institución.

¿Qué significa para la Alianza Francesa cumplir 75 años en Colombia y qué nuevos proyectos se perfilan este año?

Estar 75 años al servicio de los bogotanos es una muestra de la consolidación de nuestra misión. Es decir, de la promoción de la francofonía y de las diferentes culturas que comparten la lengua, y del apoyo a la creación colombiana. En el marco de esta celebración tenemos varios programas, en especial la creación de un museo digital en la sede del centro, que nosotros llamamos una “Micro-Folie” o “Micro Locura”. Allí, los bogotanos tendrán acceso a un catálogo de casi trescientas obras del patrimonio cultural mundial. Además, es un espacio interactivo y el público podrá utilizar tabletas para conocer en detalle las obras que serán proyectadas en la pantalla grande del auditorio.

Le puede interesar: La lengua de las luces

Al dar un vistazo a la agenda cultural de este año, está claro que la Alianza Francesa está interesada en promover propuestas de la juventud y proyectos emergentes. ¿Es así?

Así es. Apostamos por impulsar el trabajo de jóvenes artistas. Sabemos que tenemos un público joven y queremos que conozcan a los artistas que en el futuro tendrán un gran reconocimiento. Como lo decía, es fundamental para nosotros apoyar la creación colombiana. Tan solo este año hemos empezado dos nuevos proyectos. El primero es Escen/A, una plataforma para impulsar las agrupaciones musicales emergentes del país. La idea es que, el último miércoles de cada mes, el auditorio de la sede del centro acoja nuevas propuestas musicales de los jóvenes talentos que se gestan en Colombia. El segundo proyecto es la plataforma Plaza Digital, un espacio para que creadores emergentes en el arte digital puedan exponer, en la sede de Chicó, sus iniciativas bajo la curaduría de personas como Carmen Gil, Felipe Londoño y Carlos Gómez Salamanca. Pero Bogotá es tan solo el primer paso. Queremos apoyar a los jóvenes artistas para que puedan llevar sus propuestas a los doce centros de la red nacional de la Alianza Francesa. Además, tenemos un enfoque internacional desde el que impulsamos el intercambio entre creadores francófonos y los colombianos. Nos interesa propiciar estos vínculos y que mediante la cocreación se gesten nuevos proyectos culturales.

La oferta cultural de la Alianza Francesa se enfoca en ciertas expresiones artísticas: la ilustración, el grafiti y la música, sobre todo. ¿De dónde nace ese enfoque?

Somos conscientes de que estar en una ciudad con una oferta cultural ecléctica y de alta calidad como la de Bogotá tiene grandes desafíos. Es difícil hallar una voz y un espacio propios, tanto para los centros culturales como para los artistas. Por eso, tenemos claro que no queremos hacer de todo. Creemos que es mejor especializarnos en formas particulares de la expresión artística y así profundizar en cada una. Decidimos, entonces, poner nuestras dos galerías a disposición de expresiones culturales que no siempre tienen cabida en otras plataformas y lugares. En la sede de Chicó, optamos por lo digital y lo transmedia; mientras que en el centro de la ciudad se abrió un espacio para el arte urbano y la ilustración. Sabemos que cada sede está ubicada en áreas muy diferentes de la ciudad y que el público que asiste a cada una también es distinto. Por eso, siempre estamos revisando nuestras estrategias
para poder ofrecer lo mejor para cada sede. No podemos quedarnos en la zona de confort. En mi experiencia, es un desafío poder definir una línea que no esté cubierta por otros centros culturales. De ahí surge la necesidad de renovarnos constantemente, sin olvidar, claro está, que tenemos que ser coherentes con lo que el público quiere.

Le puede interesar: La experimentación artística se toma la Alianza Francesa

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.