De derecha a izquierda: Francisco Thaine, Diana Rey y Julián de Zubiría. Créditos: cortesía de Francisco Thaine, León Darío Peláez y Julio Martínez. De derecha a izquierda: Francisco Thaine, Diana Rey y Julián de Zubiría. Créditos: cortesía de Francisco Thaine, León Darío Peláez y Julio Martínez.

Tres expertos hablan sobre la Encuesta Nacional de Lectura

Luego de la presentación oficial del estudio, ARCADIA conversó con ellos sobre lo que significa para los colombianos entender los hábitos lectores del país.

2018/04/05

Por Laura Ospina

La Encuesta Nacional de Lectura es la primera de su tipo enfocada exclusivamente a entender los hábitos lectores de los colombianos, incluyendo el gusto por leer y escribir, las costumbres lectoras y las actividades realizadas mientras se lee. Además, es el primero en incluir a la población rural en una medición nacional, aspecto relevante considerando el momento de posconflicto que está atravesando el país.

Le puede interesar: Estos son los 4 datos claves de la nueva Encuesta Nacional de Lectura.

El acceso a la lectura desde formatos escritos y digitales (82,0% de las personas de cinco años y más del total nacional de lectores leyó en soporte impreso, y 70,4% lo hicieron en soporte digital), las visitas a las bibliotecas (27,3% de las personas del mismo rango de edad fueron a estos espacios culturales en los 12 meses anteriores), y la cantidad de libros que leen los colombianos (2,7 libros se leen al año en promedio, cifra que incluye tanto a las personas que leen como a las que no en todo el territorio nacional), son algunos de los resultados que arrojó este informe.

Sin embargo, cuando se relaciona un país como Colombia con la lectura, ver esos números por separado provoca quizá un pesimismo propio del lugar común. Los resultados de las personas que leen (centros poblados y rurales leen 4,2 libros anuales por persona mientras que en ciudades capitales leen 5,8) comparados con el promedio total de la población, incluyendo que no lo hacen (1,9 libros por año en los centros poblados y rurales dispersos y 3,3 libros anuales en las ciudades) también suscita preguntas sobre lo que significa esta diferencia tan marcada. ¿Qué representan esos datos?, ¿Colombia está mal o bien en términos de lectura? Esto dicen los expertos:

Los promedios ocultan algo muy grave. En este caso, que algunos nunca leen y que otros leen 5,1 libros por año. El promedio nacional es bajo y ha crecido poco, la explicación es sencilla: no se intervienen las variables claves que son de tipo cultural y pedagógico. El nivel de lectura de los padres y de los docentes sigue siendo muy bajo; y también es muy bajo el nivel de comprensión lectora en la cultura. Quien entiende poco, lee poco. De allí que no mejoraremos nuestros niveles de lectura, mientras no hagamos cambios pedagógicos en colegios y universidades y no vinculemos a las familias con programas lectores.  El mayor avance que veo es en bibliotecas públicas y en la conectividad que ellas están alcanzando. Ese trabajo es el que más hay que destacar, pero de resto, es poco lo que se está haciendo”, comentó Julián de Zubiría, pedagogo y economista director del Instituto Merani.

Le puede interesar: Llenar el campo de hojas

En cambio, más que un asunto grave, Diana Rey, directora de Fundacultura (Fundación para el fomento de la lectura), ve como alentadores los datos de la encuesta. “Esto nunca se había medido en la magnitud en que se hizo. El 1,9 era el total nacional de libros leídos por año en la última encuesta, realizada en 2012. Ver que ahora que se leen por año 2,7 libros, aunque parece todavía bajo, no es algo tan negativo porque las modificaciones en los comportamientos lectores son un proceso muy lento. En ese sentido, el índice no es para nada malo. De igual forma pasa con la asistencia a las bibliotecas. De la totalidad de la encuesta, el 54,2% de las personas leyeron libros, es decir, más de la mitad, y de ese porcentaje, casi la mitad (27,3%), había visitado las bibliotecas en el último año. Estamos hablando más o menos del 25% de la población total colombiana. Esto es una tremenda alarma que nos dice que hay una sociedad que está ávida por tener acceso a los libros, tanto que el acceso vía dispositivos celulares es muy impresionante”, dijo Rey.

Pensar en que la encuesta muestra una realidad positiva o pesimista es precipitado e impide hacer un análisis a profundidad. Entonces, ¿qué revela el estudio en su primer día de publicación? Francisco Thaine es subdirector técnico del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), entidad intergubernamental que asesoró la realización de la Encuesta. Él explicó que, más allá de las cifras, el informe es el primer paso para conocer qué es Colombia y cómo es su gente, todo a partir de la lectura.

“Leer en redes sociales, leer por solo algunos capítulos de un libro, leer sobre mecánica, cocina o grandes autores de literatura. Ahí está la cuestión. Al Estado no le compete hacer una apreciación estética de la lectura. En ese sentido, otros tipos de lectura pueden decir cosas profundas sobre la forma en que la gente vive, se relaciona y se desarrolla en su día a día. La idea es que hay muchas formas de leer que van más allá del libro, están siendo reflejadas en la estructura del formulario de la Encuesta Nacional de Lectura. Y esto sin duda va a ayudar a entender cómo lee la gente, por qué sí lee o por qué no, con qué intenciones, qué considera de las bibliotecas, en fin”, dice el experto en estudios literarios y culturales.

Le puede interesarLa revolución de las bibliotecas en Bogotá

Con esto, este tipo de instrumento cuyo fin es ser usado para comprender el comportamiento lector se debe complementar con otras metodologías para entender de una forma más amplia este fenómeno cultural. La Encuesta Nacional de Lectura es entonces el primer paso, una especie de luz sobre la sociedad colombiana, y sus resultados le apuntan a servir en la construcción de políticas públicas apropiadas para afrontar los retos que enfrenta el país en el tema.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 153

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.