RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El Festival Internacional de Poesía de Pereira en cinco poemas

Desde el 28 de agosto y hasta el próximo 1 de septiembre la poesía se toma la Perla del Otún en la XII edición del Festival Internacional de Poesía de Pereira.

2018/08/28

Por RevistaArcadia.com

Este año se celebra la XII edición del Festival Internacional de Poesía de Pereira. 40 invitados de 15 países llevarán a cabo lecturas y conversatorios en toda la ciudad y algunos municipios del departamento de Risaralda. Enmarcado en el reconocido Festival Luna de Locos, dirigido por el poeta Giovanny Gómez y que ya lleva más de 20 años en la ciudad, este encuentro poético contará con la presencia del poeta iraquí Zayneb Allak, el rumano Cosmin Perta y los galeses Nia Davis y Rhis Trimble. Por Colombia la lista de invitados la encabeza el escritor William Ospina, quien estará acompañado de Fernando Rendón y Ramón Cote, entre otros.

Para conocer toda la programación puede hacer click acá.

Los dejamos con cinco poemas de algunos de los más destacados invitados al Festival.

Zayneb Allak

Creció entre Iraq e Inglaterra. Tiene un doctorado en Escritura Creativa y Crítica, especialidad que actualmente enseña en la Universidad de Edge Hill, Inglaterra, autor del poemario Keine Angst (2017).

Canción de arado

Inspirado por Hamlet Gonashvili

Cuando el abre su garganta

es como empujar a través de una reja:

lo sigo por el campo.

Su paso es seguro. Arrastra

el sonido fuera del terreno,

una súplica. Torna la tierra

en aire, su voz una cueva.

Yo entro, me paro firme,

escucho con mis suelas.

Yo creo ser la ultima que entra

su canción: otros ya están aquí.

Está oscuro pero sé que están cerca.

Betsimar Sepúlveda

Nació en Venezuela. Poeta, cronista y fotógrafa. Dirige el espacio Poesía en la esquina, del teatro Esquina Latina, de Cali. Tiene cuatro libros publicados y ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, portugués, árabe e italiano.

Arte Poética

Dibujar ventanas en la niebla

para que la palabra entre como graznido, saeta o espasmo.

Hacerla mía, puñal y fin de la herida.

Prescindir de mis brazos cansados, de mis piernas,

acaso mi sexo, mi nombre

mi perversión y mi fe.

Apilarlo todo en el sustrato del lenguaje

hasta ver cómo gotea el poema.

Esperar, insistir… respirar

dejarse atravesar, doler… respirar

crepitar, pujar, pronunciar… respirar

Sostenerse en su fuego, ser la flama y la ceniza

el barco y la tormenta.

Hallarse en el poema y amarrarse a la fugacidad aterida de los astros

que van rasgando toda tiniebla y todo desierto.

Amar el cráneo y la flor de los gigantes vencidos

que se ahondan generosos en la tierra

para darnos sus abismos después de la media noche.

Por fortuna, siempre es después de la media noche

Y nadie vigila los muertos.

Y cuando los cuervos me lleven a la noche de piedra

no temeré entrar como ciervo indefenso

porque seré en el poema

la chispa negada en la pupila de los ciegos

cuyas frentes nunca veremos inclinadas

Karl Schembri

Nacido en Malta en 1978. Es escritor, periodista y editor del diario MaltaToday. Estudió sociología en la Universidad de Malta. Es coautor de la antología poética Frekwenzi ta‘ Spriti fis-Sakra (1997). Además, ha escrito dos novelas, Taht il-Kappa tax-Xemx (2002) y Il-manifest tal-killer (2006).

¿Qué te dijeron?

¿Qué te dijeron los abuelos

entre cuento y cuento

aquella noche de enero,

la noche de los monstruos,

mientras el viento burlón

silbaba tras la ventana

bajo la luna y su orgía de nubes?

¿Qué te dijeron al meterte

bajo la manta gruesa

con sus cajitas de corazones

de todos los colores

y con el osito risueño

y los demonios bajo la camita?

¿Qué te dijeron, hijo,

cuando se fue la luz

y te escondiste en el armario

esperando a que se callaran

las voces en lo oscuro,

o cuando subiste a hurtadillas

la escalera desgastada

hasta el techo

y te bajaste temblando,

pálido,

amortajado de telarañas?

Recuerda esas manos

acariciándote el rostro

embadurnando lágrima y moco,

recuerda el latido de tu corazón,

la voz de tu madre mandando callar

a los dragones y a las hogueras de tus ojos,

la voz que te reconfortaba

con nuevos cuentos

cuando aún no llegabas a tocar

los pomos de la puerta

y las mesas eran demasiado altas

para entender

las discusiones complejas

durante la cena

bajo el neón intermitente.

Ya volverán el monstruo,

la oscuridad, la telaraña,

la escalera desgastada,

ya volverás a temblar y tiritar,

a escaldarte, a ahogarte, a subir y estrellarte.

Los cuentos que te ayuhentaban,

que te dijeron de olvidar

con una simple sonrisa,

que no eran reales, te prometieron

con rostros de viejos sabios,

toparás con ellos en cuanto empieces a caminar -

no te huyas.

Te mirarán desde el espejo

te tocarán con las sombras

te escucharán de los agujeritos de la pared,

caminarán contigo, en tus zapatos,

saborearán cada paso tuyo.

No te huyas,

sólo quieren que vivas con ellos,

que los abraces hasta que duela,

y que sigas jugando a la rayuela

bajo la lluvia.

William Ospina

Nació en el municipio de Padua en Tolima en 1954. Poeta, ensayista, narrador y periodista. Estudió Derecho y Ciencias políticas en la Universidad Santiago de Cali, y abandonó la carrera para dedicarse a la literatura. Premio Nacional de Ensayo 1982; Premio Nacional de Poesía 1992; Premio Casa de las Américas de Ensayo Ezequiel Martínez Estrada 2003 y Premio Rómulo Gallegos 2009.

Sanzetti

¿Qué dibujos se forman entre las multitudes?

¿Quién asoma en la sombra detrás del procesado?

¿Qué coche negro es ese con su cortejo ecuestre?

¿Quién saltó por las rojas escaleras de incendio?

Había dos inocentes detrás de los barrotes.

Había un condenado con tristeza en los labios.

La calle inmensa estaba sola con tanta gente.

De los barcos lejanos se escuchaban los gritos.

Nadie cortó la rabia ni estrujó sus racimos,

Algo amargo y sin música se quedó en las gargantas,

Era tan nuevo todo que los ojos sangraban,

Todo había ocurrido hace ya tanto tiempo.

Adriana Rosas Consuegra

Poeta colombiana. Docente de humanidades y literatura en la Universidad del Norte (Barranquilla, Colombia). Doctora en Teoría de la literatura y literatura comparada, Universidad Autónoma de Barcelona-España. Ha publicado el libro de poesía Travesías (2018). También, el libro de viajes Brújula de los deseos (2016) y el de cuentos Frente a un hombre desnudo (2014). Ganó una beca de circulación internacional del Ministerio de Cultura (2015).

Mar Cambiante

Y tengo un cielo que cambia con cristales

y tengo un cielo que no es mío

El mar atrás que por momentos se deja mirar si aclara y los incendios no lo tapan

Tengo un mar que cambia si la lluvia, sin su blanco de olas en la orilla no es la espuma del mal de rabia

no es la rabia por las quemas de mangles que antes acariciaba

no es la rabia por la basura que le tiran

¿Qué decirle a los padres? ¿Qué ocultarles a los hijos? (Los contrarios, siempre los contrarios).

¿Los nietos saben que los abuelos han intentado suicidarse?

¿Ellos sospechan que su abuelo todas las noches se fuma dos tabacos de marihuana para tranquilizar a los muertos que lleva dentro, y tal vez alcanzar cuatro horas de un sueño sudoroso?

¿Los nietos saben que ese viejo tierno que los hace reír, lleva putas todavía más jóvenes que ellos, y les paga por hacer que se metan mano y de paso se la metan a él?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.