Imagen cortesía. Imagen cortesía.

5 documentales para sanar a Colombia

El próximo año, el festival Good Pitch difundirá cinco largometrajes que buscan resolver las problemáticas más dolorosas del país.

2017/11/15

Por Laura Isabel Rivera

El próximo año se llevará a cabo la primera versión del festival Good Pitch en Colombia. Este encuentro, que inició en 2008, ha buscado escoger documentales que tengan un impacto sobre las realidades de los países que han servido de sede del evento. Good Pitch ya ha estado en Argentina, India, Australia, Sudáfrica y, en 2018, será el turno de Colombia.

En el transcurso de este año, se seleccionaron 5 documentales entre 230 candidatos que participaron en la convocatoria del evento. El jurado de Good Pitch Colombia, compuesto por Doc Society, Sundance Institute, British Council y la Fundación Cámara Oscura, escogió las obras pensando en el efecto que pueden tener sobre el país. Algunos de los temas que abarcan los documentales son la sostenibilidad ambiental, el empoderamiento a comunidades, la paz, la reconciliación, el posconflicto, las comunidades indígenas y el fortalecimiento de la sociedad civil. 

Durante los próximos seis meses, la labor de Good Pitch será instruir a los directores y productores de los documentales por medio de talleres y actividades para estructurar una estrategia de impacto. El 12 de abril será en lanzamiento en Barranquilla.

Los documentales escogidos

La Frontera Invisible

Este documental relata el diario vivir de una comunidad afrocolombiana que se enfrenta a una violencia constante, pero no como víctimas sino como victimarios. La producción pretende mostrar que existen algunos contextos en los que la violencia es cíclica y funciona como forma de sobrevivir ante ciertas desigualdades que se presentan en los territorios. No buscan justificar los hechos, sino que dar una mirada más objetiva. El director, Alejandro Quijano, explica que partió de la pregunta: “¿Cómo vive sus días una comunidad que está resignada a la barbarie de la violencia pero que a su vez tiene muchos sueños por cumplir?” Quijano también quiere señalar que este fenómeno es difícil de entender desde la “comodidad de nuestras casas” y pretende abrir un debate y generar un foco de atención sobre el problema.

Alma del Desierto

Este documental pretende retratar la vida de Georgina, una indígena transgénero, que fue exiliada de su tierra y que ahora emprende un viaje para reencontrarse con su familia. Mónica Taboada, su directora, tomó la idea de un reportaje que leyó en Las dos orillas que explicaba el caso de Georgina y hacía un recuento de las injusticias sociales que ha tenido que vivir por su condición. Taboada asegura que tiene una suerte de "gatillos emocionales" que se le disparan cuando es testigo de algún atropello. Por esto decidió tomar acción y grabar el documental con la intención de que algo cambie. Además, explica que al hablar un caso local, se alude a una problemática de carácter global, y se señala la discriminación está presente en muchos ámbitos de la vida diaria.

Alias Yineth

Este largometraje exploras las múltiples identidades que ha tenido que adoptar "Yineth". Ella fue reclutada a los 12 años por las FARC y actualmente trabaja con el gobierno. Sin embargo, no ha podido abandonar por completo su anterior vida y cambia constantemente su estilo, nombre y manerismos. La productora del documental, Rocía Caro, explica que al enmarcar la historia singular de una mujer vulnerable, esta se convierte en el espejo de muchas realidades de la violencia que han sufrido los colombianos. Caro también cuenta que una de las cosas que buscan con la película es llegar a colegios, universidades y espacios comunitarios, para poder comunicar una realidad escondida en el país.

No soy yo quien grita 

Yira Plaza, la directora de este documental, cuenta su propia historia. En 2014 su padre, un líder sindical, casi pierde la vida cuando fue víctima de un atentado. Plaza, al ver a su padre pelear por sus ideales y por la justicia, no solo por el mismo sino por todo un pueblo, a pesar del riesgo a su vida, se propuso hacer el largometraje. La cineasta busca ayudar a derrumbar la estigmatización que hay sobre los líderes sociales y sindicales en Colombia mediante el acercamiento íntimo a uno de ellos. En sus palabras "esta producción, en general, es un recordatorio que en Colombia quienes pelean por los sueños terminan enfrentados a una muerte de manera violenta".

Río Sonoro

Esta producción es una recorrido por el Río Magdalena para entender los sonidos que lo rodean, contar las historias de vida de personas que sobreviven gracias al río y la forma en que se interactúa con la música y el agua en muchas zonas de Colombia. El documental también cuenta con la participación de la agrupación Bomba Estéreo para profundizar en el papel que puede tener la música para sanar a un país. Los directores y productores del documental, Simón Hernández y Simón Mejía, aseguran que en Colombia el conflicto nunca ha cesado por completo y que la música es mejor que la política reconstruir al país. Con su obra buscan retratar una región clave de Colombia y proponer ideas para mejorar las vidas de quienes la habitan.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.