ARCADIA les preguntó a ocho invitados del 2º Foro de Edición Universitaria de la FILBo 2019 por qué es importante difundir el conocimiento académico en el contexto de sus países y les pidió que recomendaran a los lectores un libro. ARCADIA les preguntó a ocho invitados del 2º Foro de Edición Universitaria de la FILBo 2019 por qué es importante difundir el conocimiento académico en el contexto de sus países y les pidió que recomendaran a los lectores un libro.

Los otros independientes: 8 académicos recomiendan libros universitarios de la FILBo 2019

ARCADIA les preguntó a ocho invitados del 2º Foro de Edición Universitaria de la FILBo 2019 por qué es importante difundir el conocimiento académico en el contexto de sus países y les pidió que recomendaran un libro universitario a los lectores.

2019/05/02

Por Daniel Manjarrés

La información de la Agencia ISBN colombiana no miente: en el país las editoriales universitarias publican cada vez más libros. Tampoco lo hacen las cifras de ventas del pabellón universitario de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que aumentan cada año. Sin duda, los libros académicos son hoy más leídos y este fenómeno se puede explicar con tres sencillas razones: la primera, los contenidos producidos en la academia son tan diversos como son las áreas de conocimiento; la segunda, esos contenidos son relevantes para la sociedad porque exploran problemáticas que afectan a la sociedad, y; la tercera, son una valiosa y confiable fuente de información en un contexto en el las opiniones de las personas son distorsionadas por el fenómeno de la “posverdad”.

Para confirmar esas tres razones y para disfrutar de la diversidad, la relevancia y la confiabilidad de los libros universitarios, ARCADIA les preguntó a ocho invitados del 2º Foro de Edición Universitaria de la FILBo 2019 por qué es importante difundir el conocimiento académico en el contexto de sus países y les pidió que recomendaran a los lectores un libro.

Trevor Lane

Según Trevor Lane, consultor de Edanz Editing en Hong Kong, “hace una década, en 2009, Hong Kong comenzó a adoptar el concepto de "intercambio de conocimientos" o flujo en doble vía de información entre la academia y los actores no universitarios. Esta “tercera misión” se agregó a las dos misiones tradicionales de las universidades: educar e investigar. A través del intercambio de conocimientos, en el que también participan los gobiernos, la industria y el público en general, los investigadores han dado un uso práctico a sus habilidades y hallazgos para el beneficio de las comunidades. Al ampliar el alcance y la relevancia de las investigaciones, más allá de la difusión académica, las universidades locales se proponen aplicar directamente los hallazgos de las investigaciones, participar en el debate público y promover el conocimiento general de las ciencias. De hecho, el Gobierno de Hong Kong va a integrar la evaluación del impacto en las comunidades en el próximo análisis sobre investigación en las universidades, que dará lineamientos sobre la asignación de fondos públicos para seguir aprovechando el conocimiento para la mejora de sus prácticas y políticas”.

Lane recomienda Dissemination and Implementation Research in Health: Translating Science to Practice, un libro publicado en 2012 por Oxford University Press, reeditado en 2017, que trata el tema de la efectiva transferencia y aplicación del conocimiento. Aunque la publicación se centra en la salud y las ciencias biomédicas, sus conceptos, principios y planteamientos generales son relevantes para otras disciplinas y sectores a la hora de promover la acción social y la aplicación práctica del conocimiento académico. Sus editores reconocen que hay un largo retraso entre la identificación de los hallazgos en las investigaciones y su aplicación sistemática cuando es necesaria. El libro está dedicado a reducir esa brecha debatiendo sobre el relativamente nueva tarea de difundir e aplicar las investigaciones. Su énfasis está en la identificación de evidencias apropiadas, el monitoreo de su aplicación, la evaluación de su efectividad y la identificación de barreras. Los temas que cubre serán útiles para los investigadores y evaluadores en esta nueva era de intercambio de conocimientos”.

Emilio Delgado López-Cózar

Para Emilio Delgado López-Cózar, autor de la Colección de la Unión de Editoriales Universitarias Españolas – UNE “los saberes gestados en los espacios académicos son tan diversos en su naturaleza, fines y perspectivas y tan especializados en las temáticas que abordan que alcanzan a un público lector minoritario. Justamente por ello no atraen la atención de aquellos que conciben exclusivamente la edición científica como un negocio. En ese sentido, las editoriales académicas no movidas por el ánimo de lucro pero sí por el servicio a la ciencia se han erigido en ese altavoz privilegiado donde pueden expresarse. Su contribución al sostén del ecosistema de conocimiento es impagable; aseguran la biodiversidad de los ricos saberes que están en la base de nuestra existencia como sociedades humanas singulares. En tiempos de globalización, uniformidad intelectual y mercantilización del conocimiento, hay que honrar a aquellos que son testigos de lo distinto, restringido, raro, específico, lo que alimenta al fin y al cabo la cultura y memoria de los pueblos.

Delgado López-Cózar recomienda el libro Actitudes ante la muerte en la Granada del siglo XVI. Los moriscos que quisieron salvarse, de García Pedraza, A. y editado en 2002 por la  Editorial Universidad de Granada. “Qué mejor testimonio de la biodiversidad del conocimiento a la que me acabo de referir que proponer la lectura de una obra sobre historia local, sobre parte de la historia de la ciudad española donde vivo: Granada, el último bastión del Islam en España (1492); la historia de una ciudad en el siglo XVI en transición, donde los vencidos (los últimos musulmanes de España) debían convivir con sus conquistadores (los cristianos que culminan la reconquista castellana). El estudio de los testamentos de los moriscos que se vieron obligados a aceptar un bautismo forzado para no ser expulsados de su tierra, permite arrojar luz no sólo sobre la forma en que intentaron salvar sus vidas y haciendas, sino sobre el proceso de cristianización de la ciudad recién conquistada, sobre la visión de la muerte en el Islam y del Cristianismo y más allá, sobre las zozobras, anhelos, angustias de los humanos ante el fin de nuestros días”.

Jézio Hernani Bomfim Gutierre

De acuerdo a Jézio Hernani Bomfim Gutierre, Director de Divulgación Editorial de la Asociación Brasileña de Editoras Universitarias ? ABEU “ya sea en el campo de las ciencias duras o en las Humanidades, la universidad brasileña está enfrentando una crisis sin precedentes. En estas circunstancias, es necesario más que nunca que la producción académica sea diseminada y que la comunidad científica y letrada sea alcanzada por esas publicaciones, evidenciando así la relevancia técnica y científica de las universidades. En general, incluso si se abstrae la crisis actual de las universidades, el libro académico enfrenta toda suerte de desafíos que van desde la crisis del mercado hasta las dificultades en las ventas y la caída estructural de la lectura de libros en todo el mundo. Razones más para fortalecer la actividad editorial académica, pieza clave del desarrollo científico y académico del país”.

A la hora de recomendar un título, Bomfim Gutierre dice que “la inmediatez del contexto actual hace difícil identificar un libro que pueda dar cuenta de la coyuntura brasileña. Tal vez el más significativo análisis del mundo librero y de sus desafíos contemporáneos sea el del Profesor John Thompson: Merchants of Culture, pero este obviamente no es un libro de coyuntura. Más apropiado serían los diversos artículos que se han publicado en los medios especializados, especialmente sobre las tendencias internacionales. El White Paper divulgado por la Feria del Libro de Frankfurt, en septiembre del año pasado, de autor de Rüdiger Wischenbart, tal vez sea la mejor condensación de los desafíos que el libro enfrentará en el futuro próximo”.

Sônia Maria de Melo Queiroz

De acuerdo con Sônia Maria de Melo Queiroz, editora de la Universidad Federal de Minas Gerais de Brasil, “el conocimiento científico, en el contexto democrático, por vocación, debe ser diseminado y divulgado de modo que pueda beneficiar al máximo de personas. Ningún investigador puede guardar para sí el conocimiento que produce, se trata de una cuestión de ética. Es relevante en mi país, y en todos los países, diseminar el conocimiento académico, y establecer cooperación con otros investigadores. Es también muy importante divulgar los resultados de las investigaciones y el desarrollo de nuevos enfoques, a través de la enseñanza y de las publicaciones, que son también instrumentos pedagógicos. Es fundamental abrir la universidad a las personas de todas las clases sociales, de los diferentes géneros, etnias y edades; todos deben tener acceso al conocimiento que es producido por los investigadores. El acceso al pensamiento académico y a los resultados de las investigaciones es un derecho de los ciudadanos”.

“Me gustaría recomendar el Manual de edición y estilo, escrito por Plinio Martins Filho, profesor de la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de San Pablo - USP, que compiló más de 700 páginas con informaciones, recomendaciones y normas relativas a la corrección de estilo en un volumen muy bien editado. Se trata de una coedición hecha por tres editoriales universitarias de gran importancia en el contexto brasileño - las editoriales de la Universidad de Campinas - Unicamp, de la Universidad de São Paulo - USP y de la Universidad Federal de Minas Gerais - UFMG”.

Tomás Granados Salinas

Según Tomás Granados Salinas, director de la Editorial Grano de Sal de México, “por su naturaleza, el conocimiento académico —entendido como aquel que se genera en universidades, institutos especializados, centros de investigación y laboratorios— ha de estar disponible para todo aquel que lo requiera. Tal vez suene exagerado pero no es propiamente conocimiento si no se transmite, si no circula, si no se emplea, incluso si no es cuestionado. Difundirlo es esencial para que llegue a las personas que pueden aprovecharlo, sean unos pocos colegas o una enorme multitud. Hoy México está abocado a una transformación de resultados inciertos; en ella, las voces académicas, de preferencia alejadas del fragor de las batallas políticas, pueden ofrecer una perspectiva de largo plazo, unos diagnósticos apartidistas, alguna solución sólidamente sustentada. Ante la suspicacia que parece despertar los expertos, difundir el conocimiento académico puede ser una especie de reivindicación de esos saberes”.

“Recomiendo Manifesto for Social Progress. Ideas for a Better Society, de Marc Fleurbaey (en colaboración con Olivier Bouin, Marie-Laure Salles-Djelic, Ravi Kanbur, Helga Nowotny, Elisa Reis; con prólogo de Amartya Sen), Cambridge, Cambridge University Press, 2018. En 2018 se publicaron los tres volúmenes del informe del  Panel Internacional para el Progreso Social sobre el futuro de las sociedades en el siglo XXI, con énfasis en las transformaciones socioeconómicas, la regulación política, la gobernanza, los valores, las normas y las culturas. Manifesto for Social Progress es una suerte de resumen para el público general de los principales hallazgos de ese grupo multidisciplinario de más de 300 científicos sociales de todo el planeta, el cual busca repensar y reformar instituciones clave como el mercado, la empresa privada, las políticas de bienestar, los procesos democráticos y el gobierno trasnacional. El objetivo es imaginar mejores sociedades basadas en principios fundamentales como la dignidad, la sostenibilidad y la justicia. Es una apuesta por incidir en el funcionamiento del mundo entero a partir de la investigación académica”.

María Teresa D´Meza

Para María Teresa D´Meza, editora miembro de la Red de Editoriales de las Universidades Nacionales de la Argentina – REUN, “en los últimos años en la Argentina, en particular desde la primera marcha masiva #Ni una menos, en junio de 2015 en Buenos Aires y resto del país, el reclamo por los derechos de las mujeres a la vida, al trabajo, al acceso a la salud reproductiva, las luchas por la despenalización del aborto, por la visibilización de minorías y por la acuciante necesidad de lograr la igualdad de condiciones en la sociedad han suscitado una activa participación de periodistas, de agrupaciones feministas, de las minorías LGBTQ+ y también de todo un sector de la academia dedicado a los estudios denominados, de manera amplia, de género. Las editoriales universitarias, por el rol social que cumplen, legitiman estos reclamos con la producción de conocimiento confiable y de prestigio, que contribuya a generar conciencia de estas problemáticas e invite a discutirlas. En este sentido, ha comenzado a contemplarse la mayor presencia de académicas, narradoras y directoras de colecciones en sus catálogos, así como de contenidos en los que se reflejen los principales núcleos de la lucha anti-patriarcal en todos los ámbitos”.

A la hora de recomendar un título, D´Meza expone que “la Editorial de la Universidad Nacional de Quilmes lanzó en el mes de marzo de 2019 la reedición de un libro valioso fruto de una investigación, La Voz de la Mujer. Periódico comunista-anarquista 1896-1897, compilación de los nueve números localizados de un periódico homónimo que vio la luz a fines del siglo XIX. El libro se había lanzado ya en 1997, en ocasión del centenario de la publicación. Hoy, a la luz de la “marea” feminista, el libro se relanza, con nuevo prólogo, a cargo de la destacada académica Dora Barrancos, referente local y regional de la causa y de los estudios feministas, un texto actual que se añade a los que encabezaban la primera edición, de las respectivas plumas de María del Carmen Feijoó y Maxine Molyneux”.

Patricia Corona Campodónico

Para Patricia Corona Campodónico, coordinadora editorial de Ediciones UC de la Pontificia Universidad Católica de Chile, “Chile es un país en vías de desarrollo que se ubica muy lejos de los principales centros de ciencia de punta, pero que tiene características naturales únicas que pueden colocarlo en la frontera de la investigación a nivel mundial: extensas áreas de cielos excepcionales para explorar el universo y desarrollar la astronomía; acceso privilegiado al territorio antártico y sub-antártico; eventos naturales extremos, como terremotos, erupciones volcánicas e inundaciones, que por su reiterada ocurrencia permiten el estudio y desarrollo de nuevas tecnologías que ayuden a anticipar y resistir mejor estos fenómenos; inmensas extensiones de tierras expuestas al sol en condiciones únicas y que posibilitan nuevos estudios en energía solar; o ser una incógnita de cómo este territorio permitió el desarrollo humano en los ambientes más inhóspitos del planeta, entre otras, son todas grandes oportunidades de estudio científico”.

Corona Campodónico recomienda el libro “Laboratorios Naturales, publicado en 2018 por Ediciones UC, Clapes UC y la Facultad de Ingeniería UC y que plantea ese desafío: aprovechar estas características únicas y lograr que los mejores expertos del mundo utilicen el territorio nacional como un nuevo y revolucionario laboratorio natural para trabajar en conjunto con sus pares locales en las áreas en que Chile tiene ventajas comparativas para hacer ciencia con impacto nacional y mundial. La invitación a participar de este nuevo proyecto se abre a científicos, académicos, políticos, emprendedores, y a todos quienes creen en lograr nuevas y mejores oportunidades de progreso y calidad de vida a través de tecnologías novedosas, sustentables e inclusivas”.

María Alejandra Tejada-Gómez

Por último, para María Alejandra Tejada-Gómez, investigadora del grupo de Investigación Bioética de la Pontificia Universidad Javeriana, “la producción de conocimiento es la base del patrimonio académico y cultural de un país. Esta constante búsqueda académica del “disertar” -definido por la Real Academia de la Lengua como razonar, discurrir detenida y metódicamente sobre alguna materia, bien para exponerla o para refutar opiniones ajenas- es la base para correr la frontera del conocimiento en diversas disciplinas; pero sobre todo para estar en la constante búsqueda de preguntas de investigación que permitan abordar problemáticas con diferentes miradas en la construcción de una nación, donde los académicos juegan el papel de abordar y contextualizar las realidades; que apoyen a la consolidación de comunidades epistémicas y disciplinares”.

A la hora de recomendar un título, Tejada dice que “para esta feria del libro la Asociación de Editoriales Universitarias –ASEUC- publica un libro titulado Sistemas de Evaluación y Edición Universitaria. El cual hace una revisión de las tensiones en la producción del conocimiento entre los estándares internacionales y la conservación del patrimonio local. Es una discusión con diferentes enfoques en la región que permite deslumbrar los retos a los que se enfrentan los editores universitarios en Latinoamérica”.

Le puede interesar: Libros de actualidad y académicos: la lista ARCADIA de la FILBo

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.