Foto: Diana Rey Melo. Foto: Diana Rey Melo.

Mutantes Digitales: así fue la hacktividad

Abogados, artistas, politólogos, periodistas y talleristas se reunieron ayer para charlar sobre democracia en tiempos digitales. Estas fueron las conclusiones de los participantes.

2018/11/22

Por RevistaArcadia.com

A las 9 de la mañana se presentaron los invitados y postulantes a las mesas de trabajo de Plataforma Bogotá, en la Calle 10 No. 4 -28, para comenzar una larga jornada de discusión y proposición. El recibimiento estuvo a cargo de Camilo Jiménez, director de ARCADIA; Wenzel Bilger, director del Goethe Institut, y Juan Pablo Pacheco, asesor y coordinador de Plataforma Bogotá.

Los invitados y postulantes fueron escogidos previamente en dos procesos diferentes. Los postulantes fueron seleccionados por el equipo de ARCADIA teniendo en cuenta el objetivo de tener reunidos representantes de distintas disciplinas. Los demás participantes se postularon a través de una convocatoria publicada en nuestra web.

Entre los postulantes estuvieron Carlos Cortés (experto en asuntos digitales y director de La Mesa de Centro de La Silla Vacía), Nicolás Vallejo (director de la plataforma Mutante), María Paula Martínez (investigadora de la Universidad de los Andes y directora de Comunicaciones del ministerio de Cultura), Nicolás Díaz (politólogo y director de Seamos), Juliana Uribe (emprendedora social y consultora, directora de Movilizatorio), Carolina Botero (directora de la Fundación Karisma), Ana María Montenegro (artista), Gabriel Zea (artista), Julián Dupont (artista) y Andrés Guzmán (comunicador social y fundador de la Plataforma Ciudadana Creatividad para Colombia).

Las mesas de trabajo

En tres mesas de trabajo  los grupos se reunieron con un moderador para discutir la pregunta principal de la hacktividad: ¿Qué democracia queremos en tiempos digitales? Antes del almuerzo, se consolidaron cinco temas principales entre las tres mesas que se dividieron en cinco grupos, para en la parte más importante de la jornada, hacer una propuesta práctica con el fin de promocionar la democracia en la era digital.

En la primera mesa surgió la cuestión de los alcances de la tecnología en nuestro futuro como humanos, y surgieron dos grupos opuestos. Unos defendían el uso de la tecnología con alcances liberados, mientras que los otros desconfiaban de un futuro digital deshumanizante. Estos bandos se llamaron, respectivamente, optimistas y preapocalípticos.

La segunda mesa se preocupó por dos temas diferentes, también opuestos, así que se dividieron de acuerdo a la afinidad. Por un lado, se discutieron los problemas del territorio centralizado en Colombia y su relación con la tecnología. El otro grupo se preocupó por la participación política y cómo la tecnología podría afectaría. Además, cómo podría usarse la tecnología para construir conciencia política.

En la tercera mesa de trabajo no hubo división, y sus miembros trabajaron en la solidificación de una propuesta relacionada con los datos. La discusión se centró en los beneficios que podría traer el convertir los datos en un bien público. Utilizar los datos de Waze para planificar rutas alternativas en el tráfico, por ejemplo, fue un un de los beneficios contemplados. El riesgo que implicaba compartirlos con un Estado del que se desconfía surgió como un punto en contra.

Los resultados

Después del almuerzo, los cinco grupos se reunieron alrededor de una idea ya consolidada para la realización de una propuesta práctica relacionada con la cultura digital y la democracia. Después de dos horas de discusión, el evento se abrió al público. A las 5:00 p.m. empezaron a llegar los asistentes a escuchar los siguientes resultados:

Optimistas: ellos se opusieron a los preapocalípticos, pero como estaban en la misma mesa, acordaron que el producto de ambos grupos sería un manifiesto. Así finalizaba el suyo, que intentaba darle respuesta a la pregunta del evento:

“Una democracia que utilice la inteligencia colectiva para solucionar los problemas perennes de la sociedad. la aplicación de plataformas de cocreación, de economía colaborativa, de financiación colectiva, de formulación colectiva de leyes en función del pluralismo democrático y el respeto a la diferencia. Es la que nos hace pensar que la única manera de afrontar un mundo apocalíptico es que esté optimista o generar la posibilidad de hackearlo constantemente”.

Preapocalípticos: el manifiesto de los preapocalípticos era una denuncia contra las prácticas contemporáneas de difusión de información, en que las dinámicas de comunicación e interacción humanas están siendo configuradas. Algunos de los puntos que tocaron fueron: la correspondencia de las imágenes compartidas en internet con la persona referente, el uso del lenguaje en las redes sociales, reivindicación de atlas, diccionarios y calcar en papel mantequilla, el misterio de conocer a alguien que no se pueda googlear y el placer de la amnesia, los afanes de likes, las molestias de poder ser contactado en todo momento, las desventajas del internet y la neolingua, entre otros.

Tecnologías y territorio: ellos discutieron sobre los verdaderos efectos de algunas políticas del Estado relacionadas con la tecnología en los diferentes territorios del país. Campañas como las de regalar tablets deben ser analizadas de manera crítica. Por lo tanto, la propuesta iba encaminada a generar espacios de participación ciudadana en donde se tengan en cuenta la voz de las sociedades, para saber si realmente quieren este tipo de políticas y poder verlas con detenimiento antes de implementarlas.

Tecnologías y participación política: este grupo primero tuvo que resolver un problema conceptual que surgió al comienzo de la discusión. Se centraron en dos ejes. Primero, superar el prejuicio de que lo digital se limita a una dicotomía entre lo virtual y lo real. Segundo, cuál era la democracia que querían para el futuro. De ahí surgieron estas tres propuestas:

  • App de un banco de trabajo: red de trueque de trabajos y talentos.
  • Centro de recursos en internet que haga asesoramientos sobre la participación: recomendaciones con respecto a marchas, seguridad y políticas públicas de las ciudades.
  • Laboratorios artísticos con temáticas locales: similares a la misma hacktividad, para promover espacios de discusión entre diferentes disciplinas.

Datos: en esta mesa se trataron varios temas, pero la primera conclusión a la que llegaron fue que más espacios como la hacktividad deberían promoverse. Para ellos, existen nodos, como Facebook o Waze, que albergan datos relacionados con temas que podrían corresponder al diseño de mejores políticas públicas. Para esto proponen la elevación de los datos al nivel de servicio público.

Rescataron de la actividad que la gran cantidad de disciplinas reunidas allí gestaron una buena discusión. Además, hay mucho camino por recorrer, como por ejemplo todo el proceso de alfabetización digital que precedería la implementación de su propuesta. Por otro lado, hay una situación de desconfianza institucional que debe ser superada para que la democracia que queremos funcione. Finalmente, los formatos de la difusión de datos debería ser más sencillo para el entendimiento de los usuarios.

El lugar

Plataforma Bogotá es un proyecto apoyado por el Banco de la República de Colombia y la Alcaldía de Bogotá. Es un laboratorio interactivo de arte, ciencia y tecnología, ubicado en el centro de la ciudad. Su objetivo es promover y difundir proyectos interdisciplinares relacionados con la cultura.

Los participantes de la hacktividad tuvieron acceso a espacios de trabajo y discusión, y el restaurante Hippie los atendió a lo largo del día.

Le puede interesar: Tenemos que hablar de WhatsApp

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 167

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.