Darío Acevedo y Fabio Bernal Carvajal, posesionado como director del Museo de Memoria este lunes, liderarán un acto simbólico en el que instalarán la "primera piedra" de lo que será el Museo de Memoria de Colombia. Foto: Vía Twitter Centro Nacional de Memoria Histórica. Darío Acevedo y Fabio Bernal Carvajal, posesionado como director del Museo de Memoria este lunes, liderarán un acto simbólico en el que instalarán la "primera piedra" de lo que será el Museo de Memoria de Colombia. Foto: Vía Twitter Centro Nacional de Memoria Histórica.

Un director cercano a los militares y un acto de protesta preceden la instalación de la “primera piedra” del Museo de Memoria

El nombramiento de Fabio Bernal Carvajal al frente del Museo de Memoria y la expulsión del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) de la red más importante de lugares de memoria del mundo ha avivado la preocupación de ciudadanos y colectivos de víctimas, que protestarán para pedir la renuncia de su director, Darío Acevedo.

2020/02/05

Por Revistaarcadia.com

El mismo día que la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia —la red más importante de lugares de memoria del mundo— le retiró la membresía al Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) “atendiendo a las preocupaciones” de la Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños (Reslac) por su pronunciamientos “excluyentes y parcializados” y su negación del conflicto armado colombiano, su director, Rubén Darío Acevedo, posesionó a Fabio Bernal Carvajal como nuevo director técnico del Museo de Memoria.

“Con más de 14 años de experiencia en museografía y museología, Fabio Bernal Carvajal llega a la dirección del @MuseoMemoria_Co. Es abogado conciliador en Derecho, diseñador industrial con énfasis en objeto, ciudad y cultura, y magíster en Museología y Gestión del Patrimonio” anunció el CNMH a través de sus cuenta de Twitter.

El nombramiento de Bernal Carvajal, abogado y diseñador industrial con maestría en Museología y Gestión del Patrimonio, que llega en uno de los momentos más sensibles para la reputación del CNMH bajo la dirección de Acevedo, tras su expulsión de la prestigiosa red de espacios de memoria, ha avivado sospechas sobre el futuro de un proyecto fundamental para la reparación simbólica de las víctimas y el tejido de los relatos que sedimentarán las narrativas futuras del conflicto armado colombiano. 

En la comunicación de su nombramiento, el CNMH destacó de su trayectoria que el nuevo director del Museo de Memoria “apoyó como asesor técnico y conceptual en diferentes entidades del sector Defensa en proyectos de investigación, creación de guiones museológicos y museográficos, renovación de salas” y “ha liderado el diseño, creación y producción de exposiciones para las diferentes fuerzas públicas”.

Como informó Blu Radio, buena parte de la trayectoria profesional de Bernal Carvajal ha estado vinculada de cerca con proyectos de las fuerzas militares. El nuevo director del Museo de Memoria ha hecho consultorías para el Museo Militar de Colombia en la construcción de guiones museológicos, participó como asesor en la renovación de la Sala de la Memoria de ese museo en 2015 y ha estado vinculado con la Escuela Superior de Guerra, así como con la Unidad Policial para la Edificación de la Paz. 

“Ese no es ningún pecado, es una expresión de experiencia. Además, hay que entender que los museos militares no son ilegales, no es algo de lo que uno pueda sentirse acomplejado”, respondió en diciembre pasado Acevedo cuando El Espectador le preguntó por los rumores, que este lunes ya se volvieron un hecho, de que Bernal llegaría a esa dirección. 

Ciudadanos, colectivos de víctimas y congresistas de la oposición, en cabeza del senador Iván Cepeda, han manifestado su preocupación por su nombramiento al frente de la puesta en marcha de un proyecto pivotal en la construcción y fijación de la memoria del conflicto, y anunciaron que llamarán nuevamente a un debate de control político a Darío Acevedo y exigirán su renuncia. “Ahora el doctor Acevedo toma la decisión de poner a cargo del Museo de la Memoria a un funcionario claramente vinculado a las Fuerzas Militares. Por supuesto que esa determinación suscita mucha inquietud en relación con la orientación de un lugar que debe ser esencialmente pluralista. Acevedo debe renunciar”, dijo Cepeda.

Bernal Carvajal tendrá entre sus funciones, como precisa una comunicación del CNMH, “complementar la línea conceptual del museo, dar inicio al proyecto arquitectónico para la construcción del edificio y las diferentes salas de exposición que rendirán tributo a las diferentes voces de las víctimas del conflicto en Colombia” y tendrá a su cargo “la creación de diversas exposiciones itinerantes que llevará el Museo a diferentes regiones del país”.

El proyecto del Museo de Memoria nació de la Ley 1448 de 2011, también conocida como Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, la cual le otorgó al CNMH la función “de diseñar y crear un museo de memoria que visibilice y promueva las memorias, historias y rostros que ha tomado la violencia en Colombia como una medida de reparación simbólica”. En ese sentido, y como se fijó en su misión, el museo deberá articular narrativas para construir “un relato no oficial del conflicto armado, tanto de los hechos de violencia como de las resistencias, donde se asegure la pluralidad de las voces de las víctimas”.

Sin embargo, un grupo robusto de víctimas particularmente, víctimas de crímenes de Estado, como las que conforman el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice)— y voceros de la Red Colombiana de Lugares de Memoria han expresado su desconfianza con este nuevo nombramiento de cara a la consecución de los anteriores objetivos de garantizar la pluralidad de voces en la construcción de esa memoria. Temen que si en su nuevo cargo Bernal Carvajal continúa con su enfoque “oficialista”, y como bien señala Colombia 2020, “iría en contravía de los museos de memoria o sitios de conciencia que, como el Derecho Internacional Humanitario, establecen que estos lugares deben ser espacios para reconocer a las víctimas de todos los sectores y no para exaltar a ningún combatiente de la guerra, como lo son las Fuerzas Militares”.

Y así lo perciben figuras como Mónica Leda, vocera de la Red Colombiana de Lugares de Memoria, que manifestó su retiro del CNMH hasta que la entidad ratifique los acuerdos internacionales que dan garantías a las víctimas en una carta que se hizo pública, por considerar, en sintonía con la comunicación de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia, que la presencia de Acevedo pone en duda los principios mínimos de esas garantías.

A eso se suma una carta abierta, firmada por las organizaciones que integran la Red Colombiana de Lugares de Memoria (RCLM), en la que respaldan la decisión de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia y le dicen a Acevedo que, desde que asumió la dirección del CNMH, "su menosprecio por las víctimas y por los lugares de memoria en los territorios de Colombia es evidente".

Una piedra que se instalará bajo presión

Esta tarde, Acevedo y el presidente Iván Duque pondrán la primera piedra de lo que será ese Museo de la Memoria en el centro de Bogotá, que será transmitido desde las 5:00 de la tarde y en el que participarán grupos como las cantadoras de Bojayá y Echembeleck. El esperado acto, que Acevedo tituló “Por la memoria de las víctimas”, ha estado, no obstante, empañado por nuevas polémicas que desdirían de sus intenciones de poner a las víctimas en el centro.

En primer lugar, el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) afirmó haber sido invitado a última hora al evento y convocó a un plantón cerca a los terrenos donde sería construido el museo, para expresar su rechazo ante lo que llaman “indiferencia y desprecio” de parte Acevedo. "Acevedo censuró parte de lo que las víctimas habían dicho que debía ser el museo", manifestó Luz Marina Hache, vocera de esta organización y víctima de desaparición forzada. “No se trata solamente de que no nos haya invitado, sino que él viene desconociendo el papel de las víctimas en el museo, por eso el plantón se va a hacer como un rechazo a su gestión y estaremos exigiendo que renuncie”. 

A ese problemático historial de decisiones que ha tomado Acevedo con el CNMH desde su llegada se suman la ya mencionada expulsión de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia y de la Reslac (Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños), la única red mundial de este tipo, fundada hace 21 años, con más de 275 miembros en 65 países, desde el 1 de febrero. Eso a raíz la falta de respuesta de Acevedo a unas inquietudes planteadas en septiembre de 2019 respecto al reconocimiento del conflicto armado y el derecho a la verdad de todas las víctimas. (Lea aquí la carta completa).

También han crecido las alarmas por la orientación y prácticas de censura que ha seguido el CNMH que suscitó la modificación de la muestra Voces para transformar a Colombia, que es el piloto del guion del Museo Nacional de Memoria Histórica, y que fue construida en diálogo continuo con las víctimas. Según fuentes que buscaron a ARCADIA para denunciar el hecho, Acevedo eliminó los textos introductorios de la exposición, cambió el contenido del folleto impreso y suprimió palabras como “guerra”, “despojo”, “resistencia” y “resiliencia”. En Cali pretendía borrar el capítulo entero sobre la Unión Patriótica. Eso finalmente no pasó, porque el equipo se opuso con fuerza. Las fuentes también cuentan que Acevedo ordena con frecuencia quitar detalles del guion, que no explica por qué ni propone lecturas alternativas, y que evade reunirse con su equipo.

A eso se añade la reciente salida de Rafael Eduardo Tamayo, quien hasta diciembre ejerció sus funciones como director del Museo de Memoria, y el nombramiento de Bernal Carvajal y su cercanía a proyectos de orientación militar. Frente a esas dudas, Acevedo ha respondido en varias entrevistas radiales: “Lo militar, si es desde el punto de vista institucional, no tiene ningún impedimento. Y si es con museos, tiene relación con la línea de memoria que queremos construir. [Bernal Carvajal] Ha estado como asesor del Museo Militar de Colombia, pero también ha sido curador de museos civiles”, manifestó en Blu.

Frente a todo el ruido que ha generado y tras la expulsión del CNMH del Reslac y de la Coalición, una carta, suscrita por 35 organizaciones de la Red Colombiana de Lugares de Memoria, considera que “el CNMH no está interesado en cumplir con lo establecido por los estatutos de estas redes, en la Ley de Víctimas y en nuestra manera de hacer memoria; por esta razón, suscribimos la suspensión de membresía y no legitimamos la inauguración de la segunda piedra, recordando que el acto de la primera piedra —ahora también negado— fue realizado el 9 de abril de 2015, con la participación de diversas organizaciones del país”.

Y así fue: en la madrugada del el Día Nacional en Conmemoración de las Víctimas del conflicto armado en Colombia, un grupo indígenas y afro se reunieron en Bogotá pusieron la primera piedra, en un acto ritual y simbólico, de lo que será Museo de Memoria. Esta tarde, Bernal Tamayo y Acevedo, acompañados del presidente Duque pondrán, bajo la presión de ciudadanos y colectivos de víctimas, la segunda piedra de un espacio que, como reveló El Espectador, aún no cuenta con los documentos del predio ni con los pliegos de contratación por parte de la inmobiliaria Virgilio Barco.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.