Por primera vez en Bogotá, se presentarán 169 imágenes del insigne fotógrafo inglés  | Foto: © Martin Parr /Magnum Photos Por primera vez en Bogotá, se presentarán 169 imágenes del insigne fotógrafo inglés | Foto: © Martin Parr /Magnum Photos

Una mirada al presente a través del lente de Martin Parr

La obra de Martin Parr es un souvenir, ese objeto característico de un lugar que se colecciona como recuerdo de un viaje. Su mirada, por más de 30 años, ha retratado las dinámicas y excesos del mundo globalizado. Seis de sus series estarán exhibidas en el Museo de Arte Miguel Urrutia hasta el 10 de junio. La entrada es gratuita.

2019/02/22

Por María Antonia Ruiz Espinal

Las fotografías de Martin Parr podrían ser un lugar común: una tarde en la playa, una selfie en Chichén Itzá, una pareja cenando en un restaurante, un grupo de jóvenes en una fiesta. Pero no lo son. Thomas Weski, curador de la exposición Souvenir que se exhibe en el MAMU (Museo de Arte Miguel Urrutia, del Banco de la República), de Bogotá, explica que la obra de Parr permite ver, bajo una nueva luz, cosas que parecen familiares. Y es por esto que después de apreciar su obra es posible seguir descubriendo esas imágenes una y otra vez en la vida diaria y reconocerse en ellas.

Souvenir es una coproducción del MAMU, Magnum Photos y Fovearts que presenta por primera vez en Bogotá 169 imágenes organizadas en seis series del fotógrafo británico Martin Parr, calificado como uno de los fotógrafos más acertados de esta era. The Last Resort, Small World, Bored Couples, Common Sense, Scotland, Think of England, Luxury, Knokke-Le-Zoute, México, Dance y Autoportraits son las series que, desde 1985 hasta 2010, dan cuenta de la mirada de Parr sobre el mundo globalizado, el turismo, el ocio, el lujo, la identidad cultural y los excesos naturalizados del capitalismo.

Este fotógrafo inglés no es un reportero. Tampoco es publicista ni diseñador gráfico. Es un poco de cada cosa. Julien Petit, coordinador curatorial de los museos del Banco de la República, dice que Parr, a diferencia del fotorreportero clásico, no es un observador que se distancia del mundo sino que es partícipe y hasta protagonista de lo que retrata. Esto, además del trabajo del color y el uso del flash en su obra, casi le impide la entrada a Magnum Photos, la agencia internacional de fotografía fundada por Robert Capa y Henri Cartier-Bresson en 1947.

Y es que para 1989, cuando Parr ingresó a la agencia, su trabajo estaba al margen de las corrientes tradicionales de la fotografía que se había consolidado en la primera década del siglo XX, explica Érika Martínez, curadora e investigadora. A diferencia de sus antecesores, había hecho del color, la perspectiva, el uso del plano cerrado y el desenfoque, entre otras técnicas, elementos centrales de su fotografía para componer imágenes extravagantes, chillonas, grotescas e incómodas como las rutinas ordinarias de la vida moderna. Y esto significó un quiebre en la fotografía documental. Parr ya había renovado la reportería gráfica.

Le puede interesar: Negro revelado, blanco negativo

© Martin Parr /Magnum Photos

Una mirada contemporánea

The Last Resort, la primera de las seis series de la exposición, cuenta el auge y la decadencia de New Brighton, una zona costera ubicada a cinco kilómetros de Liverpool. Desde 1978 cuando se demolió el muelle y disminuyó la arena de las playas a causa de cambios en la marea del río Mersey, New Brighton dejó de ser el balneario de los comerciantes ricos de Liverpool y se convirtió en un balneario urbano, deteriorado y lugar de paso de los turistas.

Por su parte, Small World retrata la globalización del turismo y la pérdida de la identidad cultural. La serie se compone de fotografías de los cinco días cuatro noches en un tour por las ruinas griegas, los rascacielos chinos, las construcciones romanas y las montañas suizas. Durante ocho años de trabajo el fotógrafo consignó las contradicciones del turismo: esa búsqueda a través del viaje de las particularidades de cada cultura que se pierden en la homogeneización de las costumbres y el deseo del espectáculo del mundo digital.

Es en Bored Couples donde Parr se hace protagonista y se aleja del ejercicio típico documental mientras se retrata con su esposa en una cena aburrida. Y en Common Sense “se convierte en el maestro del detalle y logra que el aspecto documental de las fotografías dialogue con el arte contemporáneo”, explica Emmanuelle Hascoét, coordinadora curatorial de Magnum Photos. En efecto, la disposición de la serie en un cuarto de la exposición parece un muro de Instagram y sus elementos kitsch recuerdan a la obra de Andy Warhol.

Así como Inglaterra, Escocia es un tema recurrente en su obra. Ha pasado 25 años entre las islas y los suburbios de Glasgow retratando los clichés que han formado su percepción sobre este país: la falda escocesa, el baile escocés, la comida, la gaita, la lluvia y las tierras altas. Así construyó Scotland, otra de las series que conforman las exposición del MAMU y que comparte sala con Think of England. En palabras de Thomas Weski, es un ensayo fotográfico cómico, obstinado y cariñosamente satírico sobre la identidad inglesa que contribuye al debate sobre lo que significa ser inglés.

Luxury es una exhibición sin filtro de la riqueza: ropa de diseñador, champaña y fiestas forman parte de este repertorio que no juzga sino que documenta. Y es excéntrica como Knokke-Le-Zoute, la serie que retrata el estilo de vida de la gente de esta ciudad costera Belga. Más allá de documentar, Parr colecciona objetos: los retira del espacio-tiempo para siempre y los guarda como los relojes de la Virgen de Guadalupe que retrató en México, una serie que reúne símbolos nacionales mexicanos y los yuxtapone con detalles de la influencia norteamericana.

Por último, Dance es una muestra precisa del instante del milagro fotográfico. En orden temporal, la serie va desde una movida fiesta de navidad rusa hasta un bar en Walsall, Inglaterra, donde un par de adolescentes no bailan sino que miran la pantalla de sus teléfonos. “Esta serie responde a Small World, pues da cuenta de una costumbre global como el baile”, afirma Julien Petit.  En Autoportraits, Parr retoma el protagonismo y, a través de una serie de autorretratos tomados durante sus viajes, documenta la evolución del retrato fotográfico desde las fotos documento en blanco y negro hasta los montajes hechos en photoshop y la selfie contemporánea.

Decía Susan Sontag que el mundo es un conjunto de fotografías en potencia, que éstas dan la impresión de que se puede contener el mundo entero en la cabeza como una antología de imágenes, y que son las imágenes las que suministran hoy la mayoría de los conocimientos que la gente exhibe sobre la apariencia del pasado y el alcance del presente. Martin Parr parece haber sabido esto desde siempre, y su trabajo no solo es una guía para que las siguientes generaciones se asomen al pasado, nuestro presente, sino que es un documento semiológico que permite comprender las dinámicas del capitalismo en la sociedad moderna y contemporánea.

© Martin Parr /Magnum Photos

Le puede interesar: Henri Cartier-Bresson en cuatro fotos

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.