Atardecer en Londres

Libros

'NW London' Zadie Smith. Salamandra Foto: Arcadia
César Mackenzie reseña 'NW London' de Zadie Smith
Por: César Mackenzie*22/04/2014 00:00:00

El mundo narrativo de Zadie Smith es particularmente cotidiano y turbulento. En él, como en la vida misma, pocas veces se nos advierte del peligro y casi siempre lo cotidiano es metáfora de nuestra conmovedora necesidad de estar vivos. Y es un mundo literario que escudriña el presente de una sociedad abocada, no quisiéramos pensar que sin remedio, a la frustración, a la insatisfacción. Y desde el comienzo un tema recorre su obra: la multiculturalidad.

Con Dientes blancos, una estremecedora indagación en las relaciones humanas, conocimos a una de las mejores escritoras del último cuarto de siglo. Desde antes de publicarse, las editoriales se peleaban sus derechos. Y no fue en vano: la novela recibió cuatro reconocimientos literarios en el Reino Unido -se destacan el Premio Whitbread a la Primera Novela y el Premio James Tait Black Memorial de Narrativa- y fue llevada con éxito a la televisión británica. Lo más sorprendente de todo es que la chica que lo había escrito, hija de madre jamaiquina y padre inglés y hermana de dos raperos (Doc Brown y Luc Skyz), no tenía más de 25 años y cursaba su último año de Literatura Inglesa en Cambridge.

Vinieron luego las novelas El cazador de autógrafos (2002) y Sobre la belleza (2005), también premiadas y nominadas a galardones literarios y su inclusión. Pero más allá de la avalancha de reconocimientos -que también pueden leerse como signo de la hipervanidad de nuestros tiempos-, está la autora flamante de aguda inquietud social, de humor fresco e impecable que se entrega a sus historias y a sus personajes, esos que no olvidaremos fácilmente (sobre todo porque somos un poco como ellos).

Esto salta a la vista en su última gran novela, NW London: Leah Hanwell y Nathalie Blake, amigas de infancia, londinenses, a sus 35 años empiezan a ver sus vidas en perspectiva: llegan los dilemas del futuro, la vida en pareja, la amistad, el triunfo o la derrota, el noviazgo que se saltó la amistad y se convirtió en matrimonio, la satisfacción laboral, el reloj biológico. Sus vidas aunque distintas, son iguales. Sus maridos son débiles y simplones, de placeres predecibles y hasta mediocres. Ellas intentan ser, por lo menos, empáticas y coherentes y consecuentes con sus decisiones; ceden poco, aun ante sí mismas, porque no son mujeres complacientes ni caprichosas. También está Félix, el inmigrante que vive en Londres, y su drama. Sus tres historias se tocan y cada uno cambia. Al comienzo de la novela “el hombre está desnudo y la mujer vestida”, al final todo se invierte. Pero aún así, la felicidad no se da por descontada. En palabras de Zadie Smith, a propósito de NW London: “La existencia no es un largo proceso que conduce a un final feliz”.

 

* Literato

RELACIONADOS

LO MÁS VISTO