Dineros públicos y religión

Periodismo cultural - Revista Arcadia

Dineros públicos y religión
Aunque la Semana Santa de Popayán fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en 2009, el debate está centrado en la posibilidad o no de que un país declarado laico y secular ayude con recursos públicos a financiar celebraciones de una confesión religiosa.
Por: Revista Arcadia29/09/2016 00:00:00

“En los últimos seis años, la Semana Santa de Popayán, una de las celebraciones religiosas más antiguas de Suramérica, ha recibido del Ministerio de Cultura más de 1.131 millones de pesos”, informó El Tiempo, el pasado 18 de septiembre. La polémica se originó por una demanda que será estudiada por la Corte Constitucional este 26 de septiembre, y que tiene argumentos en contra y a favor. Aunque la Semana Santa de Popayán fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en 2009, el debate está centrado en la posibilidad o no de que un país declarado laico y secular ayude con recursos públicos a financiar celebraciones de una confesión religiosa. Para muchos, el Estado no puede hoy hacer nada en privilegio de alguna religión. Como lo aseguró María Isabel Ávila, la demandante, o César Rodríguez, de Dejusticia: “La ley viola la libertad de cultos y la étnico-racial, porque ese mismo apoyo financiero no se les da a prácticas culturales propias de otros grupos, incluso etnias indígenas del Cauca”, dijo. Aunque es importante ver el punto de vista de sus organizadores, que aseguran se trata de un hecho cultural arraigado en las costumbres populares, decisiones como estas deberían ser tajantes (sí o no), pero en virtud de este carácter patrimonial deberían tener una progresividad, es decir, delimitar una fecha desde la cual no se podrán destinar más recursos públicos (si esta fuera la decisión). El Ministerio de Cultura, sin embargo, parece tener clara su posición: “La Constitución del 91 desliga al Estado de la Iglesia, pero estas son manifestaciones que vienen de mucho tiempo atrás. No se puede desconocer la historia anterior a 1991”, dijo Juan Manuel Vargas, su jefe jurídico. Así las cosas, vendrán otros cultos por sus partidas, en días en que el presupuesto asignado a la cultura cada vez se recorta más en el país del posconflicto.

LO MÁS VISTO