El Sur digital. ¿Qué tecnología necesita la cultura latinoamericana?

Columnas

Octavio Kulesz Foto: Arcadia
Octavio Kulesz habla sobre la tecnología en la cultura latinoamericana.
Por: Octavio Kulesz*Argentina21/08/2014 00:00:00

Los últimos años, el acceso a internet se ha masificado a nivel global, al punto que en la actualidad más del 40 % de la población humana ya se encuentra online. Sin embargo, aún existe una marcada desigualdad entre los países desarrollados y el resto del mundo. Según estadísticas recientes, publicadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), 78 % de los habitantes de Estados Unidos, Europa, Japón y Corea acceden a conexión de alta velocidad, mientras que en las naciones en vías de desarrollo la penetración promedio apenas alcanza el 32 %.

 Ahora bien, la conclusión a la que se suele llegar es que los países del Sur se encuentran simplemente atrasados, y que solo una inversión sostenida en las mismas infraestructuras del Norte podría achicar la brecha. Sin embargo, a pesar de que las carencias en infraestructura son evidentes en muchos casos, la situación es más compleja. Lo que está ocurriendo en regiones como África subsahariana, India y China es que en vez de seguir los mismos pasos del Norte, los actores locales saltan etapas: pasan directo a conectividad móvil e incorporan herramientas low tech, mucho más flexibles. Esto configura ecosistemas tecnológicos y culturales que no suelen ser conocidos en Occidente. Los pagos por celular son furor en Kenia y Sudáfrica, al tiempo que varias editoriales indias ya publican historietas pensadas para phablets y en China la literatura móvil genera ingresos considerables para las plataformas autóctonas.

 Si prestamos atención a lo que ocurre en otras zonas del Sur, puede abrirse para América Latina una oportunidad extraordinaria, una era muy rica en términos de experimentación. No es cuestión entonces de implantar ciegamente infraestructuras y procesos hi tech ya cerrados. Se trata más bien de percibir finamente cuáles son las necesidades reales y aspiraciones de nuestra población, para luego invertir en la tecnología que se adapta mejor, potenciando incluso las iniciativas que ya existen en el terreno. En un tiempo en que América Latina se constituye en un mercado de enorme potencial para creadores y productores de contenidos, esta decisión tendrá consecuencias de larguísimo plazo, no solo en términos técnicos sino también culturales.

LO MÁS VISTO