MAMBo, el elefante sin cabeza

Columnas

MAMBo, el elefante sin cabeza
Lucas Ospina recuerda el pásado del Museo de Arte Moderno de Bogotá, que celebra 50 años.
Por: Lucas Ospina18/03/2013 00:00:00

Hace más de dos años el Museo de Arte Moderno de Bogotá convive con un elefante blanco que se posó sobre la avenida 26. Una bóveda maciza sobresale varios metros por encima del andén, una monumental chambonada de la corruptela de contratistas que se parrandearon los recursos destinados para hacer una excavación más profunda y dejaron un colosal desnivel con el que nadie sabe qué hacer. La mole abandonada de vigas, cemento y varilla amenaza con hundir al edificio que le diseñó Salmona al arte.

Es casi como si un elefante hubiera colisionado con otro. Una coincidencia que acontece precisamente en la celebración de los cincuenta años del museo, un jolgorio anticlimático: la desazón del terraplén de la 26 se extiende al interior del Museo de Arte Moderno, que desde hace más de una década viene en franco decaimiento. Basta comparar la actual exposición celebratoria con el nivel de la actividad que le daba vida a este espacio hace veinticuatro años.

En 1979 el Boletín #21 del museo anunciaba su agenda trimestral. Un resumen:

Lo que ahora subsiste son pequeños goces esporádicos, el chisporroteo de un guía o funcionario novel, la labor de Jaime Pulido y el equipo de montaje –en especial Enrique Garzón y Héctor Acosta– que por años han hecho lo mejor posible con los medios disponibles, y afuera una parca vendedora de dulces que permanece a la entrada y fumando espera. Pero nada más. Visitar la página de Internet es contemplar la inopia. El museo no requiere tanto de una nueva sede, lo que necesita es de un verdadero equipo curatorial y de una nueva dirección. Mirar el Boletín de 1979 es recordar los buenos tiempos.

LO MÁS VISTO