45 años, las ruinas de un aniversario

Cine

Charlotte Rampling fue nominada al Óscar por su actuación en '45 años'. FOTO: Cortesía de Diamond Films
Charlotte Rampling y Tom Courtenay ganaron el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín por sus actuaciones en esta película del director británico Andrew High. Una historia que retrata con crudeza lo que sucede al interior de una pareja que ha superado la prueba del tiempo.
Por: revistaarcadia.com10/03/2016 11:05:00

Kate y Geoff se preparan para celebrar 45 años de matrimonio. Esta pareja de británicos lleva una cómoda vida en el campo sin mayores contratiempos. Toman una copa de vino en cada comida, leen filosofía y escuchan música clásica. Cada uno tiene pequeños rituales que el otro respeta y conoce, las peleas y los afanes son cosa del pasado. Su única preocupación es elegir la canción que mejor representa su historia de amor.

A seis días de la fiesta de aniversario, Geoff recibe una carta de las autoridades suizas: por fin encontraron el cuerpo de Katia, una antigua novia que pereció en un accidente de montaña cuando viajaban juntos por los Alpes suizos.

Lo que parecía un incidente anecdótico, la historia de un pasado remoto, comienza a supurar secretos y verdades. Kate sigue adelante con los preparativos mientras ve a su esposo cada vez más afectado por una situación que hace metástasis y la película va condensándose hacia un festejo cada vez más impertinente.

El director Andrew High consigue erosionar el mundo perfecto de la pareja con pequeñas sutilezas que ambos fingen desapercibidas o con golpes tan duros que tanto él como ella prefieren callar. El ruido de las construcciones, el barullo de la gente, todo parece retumbar en el silencio cada vez más incómodo de Kate y Geoff. Aunque ambos disimulan y tratan de mantener la compostura, hay una presencia infecciosa. La interpretación de Charlotte Rampling, como una mujer que enfrenta 45 años de vida puestos en crisis por un fantasma, es razón suficiente para ver esta película.

45 años es un título que podría sugerir la historia de una pareja sobrellevando la vejez. Nada más alejado. Esta película termina y deja algo incómodo en el espectador, preguntas que es mejor no hacerse, ni responder, la imagen de Charlotte Rampling permanece desgarradora. La canción que la pareja finalmente eligió y baila para todos queda resonando como leit motiv de un derrumbe mientras The Platters cantan  "hay algo aquí adentro que no puede negarse".

 

 

 

LO MÁS VISTO