Sangre en el pavimento

Libros

'Plomo en los bolsillos' Ander Izagirre. Libros del K.O. Foto: Arcadia
Reseña del libro 'Plomo en los bolsillos' de Ander Izagirre escrita por Andrés Felipe Solano.
Por: Andrés Felipe Solano*23/04/2014 00:00:00

De entrada, Plomo en los bolsillos hace pensar en un libro capital sobre el ciclismo, algo del tipo Fiebre en las gradas (Nick Hornby) o Del boxeo (Joyce Carol Oates). Un deporte en el que sus protagonistas, digamos Miguel Induraín, declaran cosas como “he llegado muy lejos en el dolor”, necesita un libro así, pasional, desbordado, que hable de la conexión entre ciclista y espectador desde el tuétano. Un libro que intente explicar por qué los aficionados barrían el suelo antes de que pasara Fausto Coppi o se arrodillaban al verlo pedalear. Este no es ese libro, aunque hay destellos. El lector tiene ante sus ojos un título centrado en la historia del Tour de Francia, escrito con soltura, muy bien hilado, pleno de anécdotas impagables. Ahí está la historia de cuando los corredores, cuales piratas, asaltaban los bares y tiendas al borde del camino en busca de bebidas, o el supositorio de cocaína que se puso Hugo Klobet para vencer un forúnculo en plena competencia, o la bella vida de Gino Bartali, el Oscar Schindler de la bicicleta, un hombre que salvó a cientos de judíos transportando papeles y pasaportes falsos en sus tubulares durante sus entrenamientos. Bartali los dejaba en las abadías amigas para que los monjes los repartieran entre los amenazados.

Es cierto, Izaguirre no deja por fuera a ninguno de los grandes campeones ni tampoco a los segundones, incluso dedica apartes a corredores como Malabrocca, un italiano que se hizo famoso por vestir en varias oportunidades la malla negra, la que se le entregaba al último corredor del Giro de Italia. En un capítulo se pasa de nacionalista disculpando largamente la frialdad con que Induraín ganaba las competencias, pero cumple. Izaguirre obliga al lector a aprenderse frases dignas de un tatuaje, como la que le adjudica a Coppi: “La gesta más loca es la gesta más bella”.

Plomo en los bolsillos quizás sea una puerta de entrada más que decente para comprender a seres como Tom Simpson, un inglés que se atragantó de anfetaminas y alcohol y en plena carrera le estalló el corazón por querer llegar de primero, pero nos queda debiendo, eso sí, toda una reflexión sobre la capacidad de sufrir, sobre el significado de la sangre en el pavimento o la nieve, sobre los motivos secretos por los que estos hombres deciden hacer de la agonía su camino a la santidad.

 

* Escritor.

LO MÁS VISTO