‘Stranger Things’: un homenaje a los años ochenta

Televisión

La serie salió en Netflix el 15 de julio.
La nueva serie de Netflix es sin duda una de las mejores propuestas narrativas de este año. Entre dramas familiares, aventuras infantiles y dimensiones paralelas, recrea con asombro y nostalgia la última década previa al mundo digital.
Por: Christopher Tibble30/07/2016 15:35:00

Calabozos y Dragones, bailes escolares, paranoia soviética, adolescentes hormonales. Stranger Things, el más reciente fenómeno de Netflix, transcurre en un pueblo tan estadounidense como el apple pie. En la superficie, reúne los ingredientes del sueño americano que en los ochenta catapultó a Ronald Reagan a la presidencia: una comunidad blanca (con una o dos excepciones), segura y estable, donde los habitantes se saludan cuando se cruzan en la calle, los niños transitan las enverdecidas avenidas en sus bicicletas y la palabra violencia apenas surge en las clases de literatura e historia en el enorme y tan americano campus del bachillerato público.

Pero la apacible vida de Hawkins, Indiana, está a punto de cambiar. Un experimento científico, de índole sobrenatural, ha desatado a una extraña criatura que, en pocos días, convertirá la sosegada cotidianidad de un puñado de habitantes en una oscura pesadilla. En su nuevo y truculento entorno, unos niños desadaptados que se refugian en su imaginación para sortear su tortuosa vida escolar, unos adolescentes que se sienten atrapados en la desesperante monotonía y unos adultos atormentados por sus recuerdos tendrán que, cada uno a su modo, lidiar con la criatura y sus implicaciones extraterrestres.

Creada por los hermanos Duffer y protagonizada por Winona Ryder, Stranger Things es quizá la mejor serie de 2016. Tiene a su favor una casi interminable lista de factores. Desde su impecable producción –en especial la ambientación ochentera, el atinado ritmo de las secuencias y una espectacular ingeniería de sonido- hasta la manera en que, a pesar de contar con elementos fantásticos, no hay cabos sueltos o inconsistencias narrativas. Tampoco se puede pasar por alto las actuaciones, en especial la de Ryder y la de la pequeña Millie Bobby Brown (Eleven), cuyo personaje no solo protagoniza una tierna historia de amor, sino que ofrece algunas de las escenas sobrenaturales más emocionantes de esta primera temporada (la segunda ya se confirmó).

Puede que, para los críticos más estrictos, la serie caiga en un ingenuo maniqueísmo. No sin verdad podrán apuntar con cierto desdén a la bien definida línea entre buenos y malos, entre héroes y villanos. Pero quien incurra en esa crítica estará ignorando su intencionalidad, pues Stranger Things también es un homenaje a la cultura popular de los años ochenta: a la obra de Steven Spielberg, George Lucas y Stephen King, a monstruos malvados, a héroes improbables y a la valentía de un puñado de entrañables niños que, apenas equipados con su ingenuidad y deseo de aventura, deciden salir a salvar el mundo. 

Stranger Things tendrá una segunda temporada el 27 de octubre de 2017. 

LO MÁS VISTO