Un país suspendido en el tiempo

Cine

Un asunto de tierras, documental producido por Patricia Ayala.
El 27 de agosto se estrenó en el país ‘Un asunto de tierras’, el documental de Patricia Ayala que muestra cómo un grupo de desplazados de San Jacinto, Bolívar, se ve obligado a desalojar sus tierras al no encontrar garantías en la nueva Ley de Victimas y Restitución de Tierras que fue aprobada en 2011.
Por: Mónica Jaramillo Arias28/08/2015 00:00:00
El congreso y la población rural son los protagonistas de Un asunto de tierras: dos mundos opuestos que se mueven entre el lujo y la pobreza.  Mientras que en el primero los congresistas debaten la ‘Ley de Víctimas y Restitución de Tierras’, aprobada en junio de 2011, en San Jacinto, Bolívar, un grupo de campesinos desterrados revive la esperanza de que la nueva legislación les permita regresar a su tierra natal.

Aunque por momentos la realidad resulta muy amarga para quien lo ve, el largometraje de ochenta minutos es material valioso que logra captar la cotidianidad del conflicto colombiano sin ninguna intervención. Sin caer en ningún cliché, la directora Patricia Ayala presenta la realidad de un pueblo que parece estar condenado al olvido por el letargo y la espera que implica iniciar un proceso de restitución en Colombia.

Además de evidenciar la situación de este grupo de personas, quizá la mayor riqueza del documental es que, con un equipo de cuatro personas, Ayala logra visibilizar a las víctimas desde un lado inexplorado, pues Un asunto de tierras no tiene la intención de presentar a los sujetos como víctimas. Por el contrario, con el transcurso de la historia sus protagonistas se empoderan de la tragedia y se convierten en los héroes de su propia historia. Así, por más triste y desesperante que se torne la situación, la alegría y la esperanza no dejan de hacer parte de sus vidas.

Sin duda alguna, las historias de los campesinos contrastadas con el ambiente casi circense que se vive en el congreso hacen de este documental un instrumento de reflexión y análisis que, aunque doloroso, sirve para difundir una realidad que parece lejana. Desde el principio, Ayala presenta la realidad más cruda del país y cumple con el objetivo de denunciar dicha situación.

Un asunto de tierras es un documental que deja un sinsabor en la boca, pero también demuestra que el formato cinematográfico puede funcionar como elemento transformador.

Puede ver el trailer aquí:

LO MÁS VISTO