Expertos inspeccionan una de las obras de Botticelli en una cámara subterránea en Manod Quarry en 1942. HULTON ARCHIVE/GETTY IMAGES Expertos inspeccionan una de las obras de Botticelli en una cámara subterránea en Manod Quarry en 1942. HULTON ARCHIVE/GETTY IMAGES

Así lograron los británicos esconder sus tesoros artísticos de Hitler

Mientras las tropas aliadas huían de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial, las bombas caían sobre Londres y la invasión alemana parecía inevitable, parte de la atención se centró en cómo proteger la colección de la National Gallery británica.

2019/06/04

Por Neil Prior | BBC News

;
BBC

Hace casi 80 años, Snowdonia, una región montañosa de Gales, en Reino Unido, se preparaba para recibir algunas de las pinturas más preciadas del mundo.

En toda Europa, los nazis que avanzaban ya habían saqueado o destruido millonarias obras de arte.

Mientras las tropas aliadas huían de Dunkerque, las bombas caían sobre Londres y la invasión alemana parecía inevitable, parte de la atención se centró en cómo proteger la colección de la National Gallery británica.

Desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, las pinturas se habían almacenado en varias ubicaciones temporales de Gales, pero no eran del todo adecuadas para el largo plazo.

"Escóndanlas en cuevas y bodegas, pero ninguna pintura saldrá de esta isla", dijo Winston Churchill en 1940.


El almacenamiento de obras de arte en una cantera durante la Segunda Guerra Mundial aumentó el conocimiento sobre su preservación. HULTON ARCHIVE/GETTY IMAGES

Los expertos estuvieron buscando un escondite en Reino Unido hasta que encontraron Manod Quarry, en Blaenau Ffestiniog, Gales.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.