RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Conozca a los 8 nominados al X Premio Luis Caballero

El más importante premio de artes visuales en Colombia se entregará en el 2019 a uno de los artistas escogidos por Juan David Laserna, Carolina Ponde de León y Santiago Rueda.

2018/09/07

Por RevistaArcadia.com

Los ocho nominados al Premio Luis Caballero fueron anunciados este viernes 7 de septiembre por Idartes, entidad encargada de entregar el galardón. El jurado encabezado por el ganador de la edición pasada del premio, Juan David Laserna, junto con la curadora Carolina Ponce de León y el inestigador Santiago Rueda, seleccionaron a los nominados de esta versión.

Le puede interesar: Del narcotráfico a la televisión, y a la pintura

Los nominados

La Decanatura (Elkin Calderón y Diego Piñeros)

De mula al avión

Se trata de una “exposición instalativa que se busca realizar en el espacio Monumento a los Héroes. La frase parte de un boceto que Le Corbusier hiciera durante una visita a Colombia refiriéndose a la evolución del transporte en nuestro país, señalando y haciendo énfasis en el salto abrupto y la falta de transición en los métodos y formas de transporte en nuestro país. Se evidenciaba la falta de planeación y el choque brusco entre un país agrario y lo que supuestamente debía ser o ‘llegar a convertirse’, queriendo pasar rápidamente ‘de la mula al avión’”.

Eduard Moreno

Provocarse el archivo

Moreno “espera acercarnos a la relación que se establece hoy, entre el arte y la mediación, pues no hay arte sin mediación, a la vez que la mediación debe estar permanentemente mediada por el arte. Siguiendo en este sentido, a Oriol Fontdevila, una articulación con la cual se pueda establecer una retroalimentación fluida entre su agencia material y la producción de sentido”. El espacio que eligió fue la Iglesia-Museo de Santa Clara, que, según explica, “dada su condición religiosa y posterior secularización manifiesta una serie de condicionamientos en donde la mediación ha pasado por una serie de reactualizaciones. Contrario a lo que podría pensarse, al suponer que la musealización puso fin a la mediación de lo sagrado (representación o intermediación de lo santo entre el mundo profano y el divino), lo que vino mostrando este proceso, es que, en su mediación actual, todavía actúan sagrados que, si bien no son los mismos religiosos, se comportan de modos similares”.

Gabriel Zea

Monumento al tornillo desconocido

Zea pretende, “desde un acto estético, servir para estimular la generación de preguntas en el público asistente, sobre de la forma que toma trabajo artístico y productivo en la actualidad, a la luz de referentes históricos y contemporáneos emplazados en imágenes instaladas al interior del Monumento a los Héroes”. El proyecto contempla la creación de cinco momentos ubicados en los diferentes pisos del edificio. Según explica el artista, “los tornillos son una imagen recurrente en los poemas de Xu Lizhi, un trabajador de las líneas de producción de FoxConn que en sus ratos libres escribía poesía. Un tornillo hace referencia a una persona, un trabajador como él que puede ser reemplazado por alguien más sin problema alguno. Una materia más de las líneas de producción que extraen incesantemente energía y tiempo de sus empleados para generar capital”.

Carlos Bonil

Suelo turboso

Bonil quiere realizar su proyecto en El Parqueadero, espacio del Museo Miguel Urrutia del Banco de la República. Según precisa, en su intervención “se asientan capas de material orgánico sobre componentes minerales: hojas, ramas, insectos, yacen unos encima de otros, convirtiéndose en capas de material de un color terroso. Esta disposición hace lenta, e incluso detiene, la descomposición del material. Un suelo turboso resulta siendo una metáfora de la acumulación de contenidos en la mente humana, disímiles entre sí. El valor de verdad adjudicado por años, décadas y siglos ha condensado aspectos irresolubles en ideas supuestamente unívocas, soportando discordancias y absurdos que se invisibilizan en la mezcla”.

Delcy Morelos

Moradas

La nueva Galería Santa Fe fue el espacio elegido por Morelos para su proyecto, en cuanto lo describe como “un amplio sótano, subterráneo, un espacio debajo de la línea del horizonte visible, oculto a la vista, debajo de la historia visible”. Para ella, “encima de la Galería Santa Fe está la otra galería, la comercial -la plaza de mercado- donde se venderán los productos de la tierra. ¡La tierra guarda muchos secretos y también restos humanos!, me pregunto entonces con qué tipo de sustancias orgánicas estarán nutridos estos vegetales: ¿estamos seguros de que no hay una fosa común nutriendo estas plantas?”. Se tratará, dice ella, de “una serie de formaciones de tierra en forma de cruz, seis montículos funerarios que se sobreponen al piso, cada montículo esta realizado con muchas capas de fieltro de algodón cubiertas con tierra aglutinada, los seis montículos estarán en el espacio creando un cuasi paisaje”.

Maria Buenaventura

Alguna vez comimos maíz y pescado

Según la artista, “la Galería Santa Fe, ubicada bajo la Plaza de la Concordia, se toma aquí como subsuelo del mercado. Lugar del mundo de abajo, de semillas, tierra, minas de sal o la profundidad barrosa de los ríos donde vive el pez Capitán. Y es con estas imágenes y la búsqueda de lo escondido, que se construye el proyecto.  “Tres elementos dan forma al espacio: un observatorio de maíz, un comedor conformado por una hilera de mesas usadas y los textos de una historia de búsqueda. La intervención ha sido proyectada para la Sala 1 de la Galería Santa Fe1, espacio de 11,55 x 38,07 x 4,30 de altura, con dos espacios diferenciados, el comedor con su texto y el observatorio de maíz con su texto. Así, la hilera del comer y su historia, se pone en continuidad con el mundo de semillas que lo hacen posible”.

Edwin Sánchez

Torcido

El proyecto Torcido, según el artista, “no pretende generar una reflexión o señalamiento directo sobre la situación actual de la Galería Santa Fe, por el contrario, busca generar un plano abierto de discusión sobre ciertos asuntos que se presentan en diferentes lugares de la ciudad y que nos desbordan como sociedad; Las políticas institucionales sobre el espacio público, la objetualización del cuerpo a partir de los medios, la instauración de un modelo económico basado en el individualismo y el dinero fácil, y otros asuntos que se hacen visibles en las dinámicas y construcción del espacio urbano”.

Maria Elvira Escallón

Iluminaciones

Esta propuesta es planteada por la creadora para las salas Sonia y Carlos Jaime del Museo de Arte Moderno de Bogotá. Se eligen, dice, “dado que su dimensión y carencia de luz natural, las hacen propicias para mostrar el proyecto que se basa en sombras. Este espacio también tiene un carácter de sótano, un contrapunto entre dos ambientes, dos espacios, dos fechas situados en dos espacios adyacentes, pero… el espacio anterior al salón”. La idea “es señalar una fecha altamente significativa en nuestra historia reciente a través de la presentación de una serie de elementos sensoriales inmateriales, es decir, indicios visuales y sonoros de unos hechos puntuales. El evento es la captura de Jesús Santrich en su residencia provisional del barrio Modelia en Bogotá, el pasado 9 de abril de 2018”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.