RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

De nuevo Penélope

Una tela infinita, un mapa surcado por hilos de colores, un telar invisible, unas redes nerviosas más allá de los límites del cuerpo, unos cuerpos suspendidos, una mortaja funeraria… Las artistas colombianas zurcen como una obsesión y como un destino.

2010/03/15

Por Rodrigo Restrepo Ángel

María Angélica Medina teje desde que tiene memoria. Se tejió sus propias muñecas cuando era niña y les tejió la ropa a sus tres hijos hasta cuando crecieron. Teje sus propias prendas, tejió también las cortinas de su casa y luego, cuando la invitaron a exponer, tejió unos redondeles delgados en lino de coser zapatos, unos objetos sin función ni límites formales, y por lo tanto incómodos y contradictorios para la mente racional. “En realidad no eran objetos, por eso nadie entendió la exposición”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.