RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El abismo dentro del abismo

Beatriz González acaba de inaugurar una exposición en la que, como ya lo había hecho hace treinta años con Los suicidas del Sisga, cuestiona nuestra realidad nacional. Esta vez, la mártir Yolanda Izquierdo fue la inspiración para una artista que, además, acaba de vender una de sus más famosas obras a la Tate Gallery de Londres.

2010/07/13

Por Humberto Junca Casas

En su libro El largo instante de la percepción, Miguel Huertas propone una hipótesis que parece demostrar la razón del curioso rumbo que tomó el arte colombiano a partir de los años setenta. Según él, la pintura abandonó el marco e invadió el espacio real gracias a los experimentos de unos pocos pero notables artistas que habían estudiado arquitectura y que sentían la necesidad de ir más allá. Ese es el caso de Beatriz González, quien durante esa década pintó cunas, mesas, camas, tocadores, platones, canastos, tambores y demás objetos de metal, de madera, de mimbre; siempre relacionando con humor el motivo de la pintura y el uso original del objeto. Demostrando el valor de semejantes obras, la Tate Gallery de Londres acaba de comprar La última mesa, copia de La última cena de Leonardo da Vinci, realizada por González en 1970 sobre una mesa metálica de dos metros de largo. Mientras tanto y orgullosa, la artista santandereana exhibe en Bogotá, en la Galería Sextante, un conjunto de recortes de prensa, dibujos y grabados de su más reciente proyecto: Ondas de Rancho Grande.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.