RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Europa ya no es el centro

La madre de todas las bienales está abriéndose cada vez más al mundo. Robert Storr, su curador, eligió incluir regiones periféricas como África, Turquía o América Latina y ubicarlas en el centro de una de las exposiciones más relevantes del arte mundial. Crónica de un recorrido fascinante.

2010/03/15

Por Charbel Ackermann*?Venecia

“Dicen por ahí que el poderoso Don Dinero tiene siempre la última palabra, pero la verdad es que cuando se trata de la sustancia del arte realmente no tiene mucho que decir”, dice Robert Storr, primer estadounidense que llega a dirigir la Bienal de Venecia. El director de la quincuagésima segunda edición de la misma se considera un hijo de los sesenta y está convencido de que el espacio que crean las bienales es esencial para hacerle contrapeso al gigantesco mercado del arte que atiende en exclusiva a ese reducido puñado de “felices escogidos”. En una época en la que las finanzas mandan y los precios en el mercado del arte han adquirido proporciones astronómicas, y en la que se ha puesto en peligro incluso el papel que desempeñan los museos, Storr opina que la Bienal de Venecia puede convertirse en un espacio capaz de abrir nuevas perspectivas frente al arte que se realiza en distintas partes del globo y contribuir así a la creación de una comunidad del arte global. A pesar del número decreciente de visitantes a la Bienal a lo largo de la última década y media (con sus 250.000 visitantes la cifra no alcanza ni de lejos el número de los que se acercan a aquellos espectáculos supertaquilleros que montan los más importantes museos del mundo), Storr considera que el ciudadano común interesado en el arte es el público natural para la Bienal, una enorme exposición de arte que permanece abierta varios meses una vez cada dos años. Storr no solo quiere que el arte contemporáneo sea más asequible sino que la “madre de todas las bienales” refleje un mundo cada vez más y más policéntrico.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.