Galería Santa Fe. Foto: Mathew Valbuena. Galería Santa Fe. Foto: Mathew Valbuena.

La Galería Santa Fe: la sala pública de artes plásticas más grande de Colombia

El nuevo edificio abre sus puertas ante un sector que valora y necesita lo público y que busca un balance entre la industria y la creación.

2019/06/27

Por Juan Pablo Pacheco Bejarano*

Este contenido insitucional surge de una alianza entre ARCADIA e Idartes

Con una inversión de más de seis mil millones de pesos, la nueva sede de la Galería Santa Fe abre sus puertas este 26 de junio con dos exposiciones simultáneas: Claustros, liceos y gimnasios, de Juan David Laserna, artista ganador del IX Premio Luis Caballero (2017); y Cuerpo social, político y crítico, de la VI Bienal de Performance Perfoartnet, proyecto ganador de la Beca Red Galería Santa Fe (2018).

Esta importante infraestructura pública, que se culmina en la Alcaldía de Enrique Peñalosa, genera expectativas significativas sobre el rol que cumplirá el escenario renovado, particularmente en el fortalecimiento de las prácticas artísticas que operan fuera de las lógicas del mercado del arte. Construida en pleno centro de la capital, excavada bajo el tradicional mercado La Concordia –que actualmente está en restauración y será entregado a la ciudad en el segundo semestre de este año–, la sala promete ser una bocanada de aire fresco para lo público, y para la ciudadanía y su apropiación de la ciudad, en un momento en que la privatización impera.

El nuevo edificio formará parte del atractivo turístico y cultural nodo la Concordia, y es el resultado del esfuerzo conjunto de varias entidades: la Secretaría de Educación, la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, el Instituto Distrital de las Artes (Idartes), el Instituto Distrital de Patrimonio (IDPC), el Instituto para la Economía Social (Ipes) y la Alcaldía Local de La Candelaria.

Le puede interesar: “Lo diferente puede parecernos desconcertante, pero está lleno de belleza”

Desde que abrió sus puertas en 1981, en el segundo piso del Planetario de Bogotá, la galería desempeñó un rol fundamental en la expansión de los confines del arte en Colombia, con proyectos como el Salón de Arte Joven –la primera convocatoria pública del distrito enfocada en artes– y el Barrio Bienal. Estas iniciativas integraron sectores históricamente relegados a la periferia de las dinámicas culturales de Bogotá, y lograron cimentar las bases para el reconocimiento de prácticas artísticas locales y de importantes colaboraciones con artistas de otras ciudades y países.

Catalina Rodríguez, gerente de Artes Plásticas de Idartes, dice que espera que “la galería y su Red Galería Santa Fe sigan siendo un espacio físico y conceptual en que creadores, investigadores, formadores y personas dedicadas a promover la circulación de contenidos en artes plásticas y visuales puedan concebir y hacer realidad sus proyectos sin estar sometidos a las dinámicas del mercado”. Esto supone alejarse de los discursos y las estéticas edificantes que suelen acompañar la mayoría de las iniciativas comerciales, para acercarse más a la crítica, tan necesaria en nuestro país.

Al finalizar la exposición de Laserna y la Bienal de Performance, en septiembre la galería será una de las sedes del 45 Salón Nacional de Artistas, El revés de la trama, y acogerá la exposición Contrainformación, curada por el Equipo TRansHisTor(ia). Es una bella coincidencia que la Galería Santa Fe y el Salón Nacional de Artistas, dos proyectos que han promovido prácticas artísticas que sacuden y renuevan los discursos culturales hegemónicos, lleguen este año juntos a Bogotá. Para el equipo del salón será un desafío realizar la primera exposición que ocupará en su totalidad el espacio de la nueva galería. 

EL ESPACIO: EL MERCADO LA CONCORDIA

La nueva sede en que se instalará la Galería Santa Fe supuso un ambicioso proyecto arquitectónico que quiso mantener, pero también renovar, el mercado La Concordia. En ese sentido, tendrá un rol determinante en el proceso de transformación y gentrificación que el barrio La Candelaria vive desde hace unos años, que ha llevado a la comunidad a convivir con un alto flujo turístico y sentir un interés cada vez más marcado en su desarrollo.

José Roca, director artístico de Flora ars + natura, dice que la Galería Santa Fe y el mercado representan “actividades, vocaciones y públicos muy distintos, así que sería iluso pensar que deban integrarse; pero se tocarán en muchas ocasiones, y lo productivo de estos cruces depende de la creatividad de quienes programen”. Más allá de esto, la convivencia entre la plaza de mercado y la galería como plaza pública permite una reflexión sobre el arte como necesidad básica –tan básica como la comida– de la vida humana. Y así se convierte en una referencia permanente al hecho de que la cultura es un derecho público que incide en el bienestar común y el diálogo social, en especial cuando se expresa en sus formas no comerciales.

Le puede interesar: La nueva casa de la Galería Santa Fe: todo lo que debe saber

EL X PREMIO LUIS CABALLERO Y OTROS PROYECTOS

Entre finales de 2019 y comienzos de 2020, la Galería Santa Fe será la sede de tres de los ocho proyectos nominados al X Premio Luis Caballero. Se trata de Moradas, de Delcy Morelos, que se inaugura el próximo 28 de noviembre; Alguna vez comimos maíz y pescado, de María Buenaventura, que se abrirá al público el 13 de febrero de 2020, y Torcido, de Edwin Sánchez, a partir de la misma fecha. Según Catalina Rodríguez, estos proyectos “se estructuran en torno a esa idea de la galería como un espacio subterráneo que actúa como el sustrato para la vida o la última morada. Queremos que la relación entre los usos de los dos espacios sea íntima y cercana. Que el uno se alimente de las prácticas, los saberes y los conocimientos del otro”.

Los proyectos ganadores de las becas que alimentarán la programación de la galería deberían mantener el talante de fomentar las prácticas colectivas de producción de conocimiento, que encuentran en el arte una plataforma para generar relaciones de comunidad, empoderamiento de narrativas y cuerpos marginalizados, así como la constante regeneración crítica de la cultura y la sociedad. Jaime Cerón, subdirector de las Artes de Idartes, comenta que, “dado que la galería, el colegio y la plaza son parte de la Alcaldía de Bogotá, es factible construir diferentes tipos de proyectos o iniciativas que indaguen en formas de convivencia entre los residentes, los visitantes e incluso los mismos turistas internacionales que suelen recorrer esta zona”.

Cuando en 2010 la Galería Santa Fe salió de su sede en el Planetario, comenzó una itinerancia por algunas sedes temporales en Bogotá. A pesar de estar inmersa en esta dinámica, la galería se vio beneficiada precisamente por ese proceso de cambio; así logró expandir su rol como potenciador de proyectos de carácter interdisciplinario, público y experimental.

En 2015, la Alcaldía de Bogotá, a través de Idartes, creó la Beca Red Galería Santa Fe, que ha fortalecido la programación de iniciativas como El Parqueadero del Banco de la República, y también ha contribuido en la consolidación de espacios independientes como KB, Espacio Odeón y Miami como importantes referentes culturales del país. El apoyo a estas dinámicas emergentes ha oxigenado el panorama artístico de la ciudad y el país, por lo cual darles continuidad a ese apoyo y a esa red será uno de los mandatos de las labores de la galería renovada, de su vocación a revalorar lo público.

Le puede interesar: 10 eventos imperdibles en la nueva Cinemateca de Bogotá

La artista colombiana Luisa Ungar, coordinadora de la Galería Santa Fe entre 2005 y 2007, comenta que esta “ha sido desde el comienzo, y en sus diferentes sedes, un punto de encuentro para públicos diversos: estudiantes, profesores, artistas, gente que no gusta del arte contemporáneo, vigilantes, guías, públicos variados”. La galería ha sido un espacio que utiliza el arte como un medio social, comunitario, experimental e inclusivo, y no como un fin en sí mismo, como lo hace el sector más privado y comercial.

Nunca antes había sido tan importante replantearnos lo que contribuye el arte a la sociedad, especialmente desde lo público. El arte y la cultura son un derecho ciudadano, no necesariamente porque proveen espacios de esparcimiento y diversión, sino porque son parte fundamental de una sociedad libre, justa y democrática.

La nueva Galería Santa Fe abre sus puertas ante un sector que valora y necesita precisamente eso, lo público, y que busca un balance saludable entre la industria y la creación.

*Profesional en Cine y Estudios Culturales, y maestro en Bellas Artes del San Francisco Art Institute. Es profesor del Departamento de Artes Visuales de la Universidad Javeriana y coordinador del Programa Alternativo de Espacio Odeón
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.