Foto: Santiago Ochoa Foto: Santiago Ochoa

Las calles secretas de Débora

Débora Arango ya tiene cien años. Por fin su obra alcanza un reconocimiento que le fue esquivo cuando vivía. Arcadia visitó su casa y recorrió los parajes de la transgresora más famosa del arte en el país.

2010/03/15

Por Mauricio Builes

Desde hace tres meses, detrás del Jardín Botánico de Medellín, se exhibe la cabeza de Débora Arango. Esculpida en bronce reposa sobre una superficie lisa e inclinada al lado de otras doce mujeres. A un concejal le pareció correcto rendirles un homenaje por su aporte a la ciudad y expidió un acuerdo para crear “La esquina de las mujeres”. Los historiadores lo apoyaron y los curadores lo único que lamentan es que la cabeza de la pintora no sobresalga sobre las demás.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.