'Torturas voluntarias – Fracasos temporales' de Lina González, página web Premio Luis Caballero. 'Torturas voluntarias – Fracasos temporales' de Lina González, página web Premio Luis Caballero.

La primera muestra del Premio Luis Caballero

Hablamos con Lina González, una de los ocho artistas que expondrán en esta edición del premio.

2017/08/25

Por Revistaarcadia.com

Torturas voluntarias – Fracasos temporales son una serie de esculturas. Su técnica va del collage al ensamblaje, y sus formas parten de elementos propios del arte moderno (volúmenes, figuras geométricas, cubos blancos). Juntas crean un espacio virtual que ocupa quien las visita. En ese sentido, la obra contempla la presencia del público como un elemento fundamental, y a él le plantea una pregunta sobre la posición que ocupamos frente a ciertos temas actuales y sobre la capacidad de acción –o inacción– que tenemos frente a ellos.

Arcadia conversó con Lina González, la artista de esta, la primera de las muestras del ciclo artístico que sucede cada dos años en Bogotá y que pretende promover a artistas de mediana trayectoria elegidos mediante una convocatoria pública.

La exposición se inaugura hoy, 26 de agosto, en ArtNexus (carrera 8 N. 20-17), y la programación del premio irá hasta el 8 de enero de 2018.

Quisiera que empezara hablándonos un poco sobre usted y su obra.

Nací en Bogotá, en una familia muy bogotana y en una época en la que la ciudad era algo más pequeña. Mi familia es una familia que podríamos entender como de transición ideológica. Por un lado, unos abuelos católicos. Por el otro, unos padres ateos y socialistas. Supongo que eso generó un gran interés en mí por estar enterada de lo que sucedía a mi alrededor, y supongo que por eso leía la prensa desde muy pequeña y husmeaba los libros para entender las diferencias. Mis padres son economistas. Ambos han promovido siempre, incondicionalmente, mi pasión por el arte. Estudié Artes plásticas, y fue en mis años universitarios que empecé a trabajar. Pero, como muchos, no pude trabajar solamente haciendo arte. Empecé entonces a diseñar objetos y espacios para salir de la casa de mis padres, pagar la renta, no ver la nevera vacía… La anhelada independencia. La verdadera independencia, sin embargo, sería poder hacer obra solamente y no estar intentando hacer algo de dinero para pagarle a Codensa. En esas te das cuenta de que siempre estás perdiendo independencia, o que tal vez nunca la tienes en realidad. Y la cosa vuelve a empezar, se renueva la búsqueda por algo de libertad. Las obras que hago, entonces, tienen que ver con eso; tienen que ver con nosotros, con nuestras relaciones, con nuestra ética, con nuestra imposibilidad de libertad, con el poder.

¿Mas allá de sus características formales, en qué consiste lo que está exponiendo?

Yo diría que mi obra surge de mi percepción actual del mundo, de sus relaciones éticas y estéticas. La exposición gira alrededor de la seguridad e inseguridad en la que vivimos actualmente, de las estructuras éticas, y de las relaciones sociales y políticas que hacen posible o imposible nuestra libertad, nuestra independencia. Se trata de la ética difusa en un mundo estructurado hoy por el capital, el miedo, la inseguridad frente a tener o no la temida libertad.

¿Cómo se relaciona esta obra con su propia obra anterior?

La exposición que presenté en 2015 se titulaba Radiografía del vicio original, y en ella las piezas de nuevo señalaban las dificultades que tenemos para abordar conductas éticas. La seguridad como un fetiche, la frustración como un resultado. Asimismo, en exposiciones anteriores (Dolo, Polvo, No sople) las esculturas apuntaban a esa incertidumbre que genera nuestra sociedad actual.

¿Qué representa este premio en su medio?

Este premio es un reconocimiento al trabajo de los artistas que contra viento y marea logran desarrollar una obra con constancia y convicción. Se trata de la exposición de obras de arte contemporáneo realizadas por artistas maduros que reflejan el estado de las artes, independientemente de los circuitos comerciales o curatoriales. El arte no siempre es absorbida en los circuitos de circulación, porque tiene un impulso complejo que a veces necesita tiempo para su comprensión, “aprobación” y comercialización.

Los ocho artistas que expondrán harán obras de sitio específico en diferentes espacios de la ciudad. ¿Cómo interactúa su obra con el espacio en donde está?

Mi obra estará expuesta en el espacio ArtNexus, que queda en el barrio Las Nieves, a una cuadra de la plazoleta del sabio Caldas. En ese barrio conviven la delincuencia común y otras delincuencias más sofisticadas. Pero la relación de mis esculturas con el espacio, podríamos decir, es realmente con el lugar. ArtNexus está en un edificio muy interesante, con una arquitectura de los años cincuenta que desde hace algunos años funciona para exposiciones. La obra piensa el espacio desde allí. Pero el lugar, que es el barrio, la ciudad con su centro histórico, administrativo, religioso incluso, hace parte fundamental de la obra como contexto. Las Nieves es uno de los sectores históricos del centro de la ciudad, que incluye lugares como el parque Santander, una las zonas de fundación de la ciudad, donde estaban las primeras parroquias del casco urbano de la Santafé colonial. Allí se sentaron las bases administrativas, urbanas y legales de la ciudad. Es un lugar relacionado explícitamente con el poder, la economía y la política. Las nuevas generaciones conocemos el lugar como plaza de Las Nieves, que, como dicen algunos vecinos, es un remedo de espacio público: alcantarillas abiertas, adoquines levantados, rejas retorcidas que protegen jardines inexistentes y muchas, pero muchas polisombras. Las Nieves es un pedazo del centro de Bogotá donde confluyen todos y todo: la plaza de mercado, la iglesia, los marihuaneros, los Hare Krishna, la central de teléfonos, los ejecutivos de paso, la dulcería y el viejo hotel. También están los prostíbulos, las pescaderías, las papelerías, los pintores de carboncillo, el variado panorama comercial del “agáchese” y ArtNexus, que presenta esta exposición.

Para más información sobre el premio haga clic aquí.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.